Cheesecake sin hornear – Receta

365
Cheessecake

Cuando tenemos una reunión es un postre rico y sencillo que podemos armar en poco tiempo o tal vez querer tenerlo listo en segundos, para disfrutar de un dulce y quitarnos algún antojo, no creerás lo fácil que es hacerlo, además obtendrás una opción super fresca excelente para el verano.

Quizás te interese: Evita las naúseas en el embarazoEvita ganar exceso de peso en el embarazo

Sin pasar hora interminables en la cocina, obtendrás este resultado, que encantará hasta a quien no le agrade mucho este tipo de postre.

Tiempo de preparación 45 minutos

Ingredientes

  • 200 g de galletas tipo integral
  • 80 g de mantequilla de maní
  • 250 g de agua
  • 1 sobre de gelatina sin sabor
  • 400 g de queso crema
  • 200 g de nata líquida
  • 40 g de stevia

Para la cubierta

  • 160 g de stevia
  • 2 limones
  • 60 g de mantequilla
  • 2 huevos

Preparación

  1. Comienza por hacer la cubierta. Lava y seca los limones. Ralla las cáscaras finamente y reserva. Exprime el zumo y cuélalo.
  2. En un cazo pequeño, pon los huevos, la stevia y el zumo. Calienta al baño María revolviendo constantemente (así no se pega). Añade la mantequilla cortada en cubitos. Cuando esté todo integrado, echa la ralladura del limón, remueve un poco más. Retira del fuego y deja que se enfríe
  3. Para la base tritura las galletas usando un procesador de alimentos o licuadora, para que te queden completamente molidas. Derrite la mantequilla al baño María o en el microondas y echa al recipiente con galletas. Vuelca un poco de esta masa en cada copa o tazón que usarás para las porciones, llevar al refrigerador.
  4. En un bol mezcla el queso, la nata y la stevia, usando las varillas eléctricas. Aparte, calienta un poco de agua (puede ser en el fuego o en el microondas) y añade el polvo de gelatina hasta que se haya disuelto completamente.
  5. Incorpora a la mezcla anterior. Echa sobre las tazas que habías puesto en la nevera. Llena hasta tres cuartas partes de la capacidad. Lleva al frigorífico y deja que se enfríe por lo menos 3 horas (hasta que se haya solidificado)
  6. Retira del frío y vierte un poco de la cubierta a temperatura ambiente.
  7. Antes de servir decora cada copa con una cucharada de nata montada y una rebanada de limón o una mermelada de fresas con trozos de ellas.

¡Disfrútalo con los pequeños de la casa!

Compartir