6 razones por las que debes tomar una ducha fría

49

Tal vez estés pensando “¿por qué alguien tomaría una ducha fría?”

Es cierto que muy pocas personas que se despiertan en la mañana en realidad están buscando ese tipo de tortura.

Pero saltar al agua fría es esencialmente una clase de terapia – conocida como hidroterapia.

La premisa subyacente de este tratamiento de agua fría es que someter tu cuerpo regularmente al esfuerzo puede traer mejoras a la salud en un número de formas.

Desafortunadamente, estos beneficios solo son vistos una vez que te adaptas al régimen.

Una ducha de agua fría una vez al año no te hará mucho bien.

Si piensas que estás lista para descartar tu ducha diaria caliente en favor de una mejor salud mental y física, continua leyendo para descubrir más acerca de la hidroterapia y lo que puedes esperar de ella.

1Beneficia el cabello y la piel

Obtén esa piel brillante y esa melena larga y reluciente que siempre has querido.

Los expertos dicen que enjuagar el cabello con agua fría lo beneficia al causar que las capas externas de las hebras se aplaquen, haciendo que se vean más suaves y brillantes.

Esto también ayuda a disminuir la perdida de humectación y a prevenir la rotura – ambas vitales para un cabello saludable.

Quizás te interese: Cómo cuidar tu cabello a la hora de nadar

La dermatóloga certificada Jessica Krant dice que el agua fría o tibia ayuda a la piel a prevenir que sea desprovista de sus aceites naturales esenciales demasiado rápido. ¿Qué te parecen estos beneficios?

2Permanecer alerta y energizada

Como puedes imaginar, ser golpeada con un chorro de agua helada a las 7 am ¡va a despertarte bastante rápido!

También incrementa la atención física y mental porque el choque del torrente frío incrementará tu tasa de respiración, aumentando tu consumo de oxígeno, frecuencia cardiaca y flujo sanguíneo.

Todas estas acciones fisiológicas funcionan para mantener tu mente aguda y tu cuerpo energizado.

3Detén el estrés

Dado que nuestras vidas se están inherentemente convirtiendo más estresantes, deberíamos estar haciendo todo lo que podamos para disminuir los niveles de estrés antes de que tomen su parte en nuestra mente y cuerpo.

El estrés crónico conlleva a dolores de cabeza, malestares y dolores, fatiga, problemas digestivos, problemas de sueño, ansiedad, perdida de motivación y mucho más.

Aquí es donde entran las duchas frías – la exposición a estímulos fríos ha sido demostrada que provee tolerancia al estrés e incluso disminuye las enfermedades.

Lo hace al disminuir los niveles de ácido úrico en el cuerpo durante y después de la exposición al agua fría, junto con aumentar los niveles del antioxidante importante glutatión en la sangre.

Quizás te interese: Beneficios de la Vitamina E para la piel y el cabello

Ambas de estas acciones sirven para disminuir los niveles generales de estrés, y equiparte para que lidies con los futuros factores ambientales de estrés más efectivamente.

4Aumenta la circulación

Una tasa incrementada de respiración, consumo de oxígeno y frecuencia cardíaca llevan todas a una cosa – un incremento del flujo sanguíneo.

Tomar una ducha fría diariamente servirá para mejorar la mala circulación y todos los síntomas que van con eso como entumecimiento de las extremidades, disminución de la capacidad cognitiva, fatiga, inmunidad debilitada y extremidades frías.

Otro beneficio de aumentar la circulación es que ayudará a disminuir la celulitis – esa masa de piel con hoyuelos que se parece al queso cottage o a cáscara de naranja.

La mala circulación es una de las causas principales de la celulitis y puede seriamente acelerar su formación.

Si tienes mala circulación, adicionalmente a las duchas frías tal vez quieras probar algunos tratamientos para esa condición.

Quizás te interese: Como usar aceite de bebé para el pelo y piel

5Disminuye la depresión

Posiblemente uno de los mejores beneficios de tomar duchas frías es su beneficio de mejorar el estado de ánimo.

Ellas estimulan lo que se conoce como “el punto azul” – la fuente principal del cerebro de noradrenalina, un químico que juega un rol en disminuir la depresión.

Los receptores fríos de la piel también enviarán una gran cantidad de impulsos eléctricos al cerebro, resultando en un efecto anti-depresivo.

El investigador Nikolai Shevchuk dice, que para obtener ese levante psicológico, toma una ducha fría de unos 20ºC por 2 a 3 minutos una o dos veces al día.

Afortunadamente, puedes disfrutar de una adaptación gradual de cinco minutos a la temperatura antes de que esté a 20ºC.

6Disminuye los dolores musculares

Los atletas saben que tomar un baño frío después de un entrenamiento intenso acelera la recuperación al disminuir la inflamación y eliminar el ácido láctico – el cual causa la fatiga muscular – fuera del cuerpo.

Quizás te interese: 9 formas de perder grasa y conservar músculo

En un análisis del 2009 de 17 estudios encontró que los atletas que bien descansaron o se sumergieron en el agua fría después de un entrenamiento de resistencia, manejar bicicleta, o correr disfrutaron de un alivio de los músculos adoloridos por uno a cuatro días después del ejercicio.

Todo eso es bueno para aquellos competidores rudos de allí afuera, pero ¿Qué hay acerca de nosotras que simplemente queremos algo de alivio del dolor después de nuestra sesión diaria en el gimnasio?

Mientras que tal vez no sea tan efectivo como una bañera de hielo, una ducha fría puede hacer bastante para prevenir el dolor muscular de aparición tardía en estas situaciones.

Las bajas temperaturas ayudarán a disminuir la inflamación, remover el ácido láctico y hacer que la sangre fluya.

Compartir