Cómo aplicar rubor de manera sencilla

51

Saber cómo aplicar rubor es un paso necesario en tu rutina de maquillaje.

Con un movimiento de la muñeca el rubor transforma tus mejillas en dos  globos de color.

Desafortunadamente, después de mucho color algunas veces después de pasar un tiempo preciado creando tu maquillaje del día, tendrás entonces como resultado unas mejillas de payaso.

¿Cómo puede ser que algo que parece ser tan sencillo y simple cause tanta complicación?

Es suficiente para convencer a cualquier mujer de nunca aplicar rubor nuevamente.

Ahora eso sería una pena porque el rubor aplicado apropiadamente, le da un brillo saludable a tu cara.

Vamos a ver lo que necesitamos saber para ayudarte a aplicarte rubor de manera sencilla.

Tu color perfecto de rubor

¿Cómo encuentras el color perfecto de rubor para ti?

Una forma es guiándote por el color de tus mejillas después de ejercitarte o de haber estado afuera en el frío.

Quizás te interese: 6 excelentes ejercicios para brazos que puedes hacer sin pesas

En el caso de que no te ejercites y que sea verano, puedes descubrirlo al simplemente darte unas palmaditas en las mejillas (es mejor que lo hagas en privado).

Sin embargo, si el darte palmaditas no es algo que te llame la atención, usa el método probado y verdadero de pellizcar tus mejillas, eso debería hacer que el color se manifieste.

Si ninguno de estos métodos funciona para ti entonces haz un puño con tu mano por unos diez segundos, el color de tus dedos es el color que quieres igualar.

Otras formas de descubrir tu color perfecto de rubor

Piel clara: tonos de color rosa, oliva, durazno y coral.

Piel oscura: tonos de color albaricoque, rosados bayas, vinotinto, tonos de vinos, e incluso el rojo.

Piel de apariencia cansada: caliéntala un poco con un toque de rubor rosado oscuro.

Esto también va a depender del color de matiz de tu piel.

Si tienes un matiz frío vas a querer aplicar color de rubores que sean fríos tales como rosa, ciruela o malva.

Si tu piel es de matiz cálido vas a estar más cómoda con colores que tengan tonos amarillos o naranjas.

Quizás te interese: Seis frutos secos excelentes para la salud

Aquellas con la piel de un matiz neutral pueden usar cualquier color, aunque los recomendados son los rosas y malvas.

Otra guía es que las mejillas y los colores de labio correspondan. Ellos no tienen que ser una coincidencia exacta, pero deben ser de la misma familia de colores.

Tip: los colores mate naturales son los mejores. Si debes tener algo brillante, es mejor guardarlo para usarlo en las noches.

Formulas de rubores

Rubor en crema

Contiene aceites humectantes por lo que es mejor para la piel madura y reseca.

Los rubores en crema se derriten en tu piel dándote un acabado más natural y ligeramente húmedo.

Rubor en polvo

El más fácil de manejar, mejor para la piel aceitosa y mixta.

Rubor líquido y en gel

Es genial para pieles grasosas (bien humectadas); tiende a secar muy rápido por lo que se difumina rápidamente.

Ten cuidado con las manchas que puede causar.

Tip: aplicar capas de rubor en crema y luego en polvo “establece” tu rubor de manera que pueda permanecer más tiempo y se vea más luminoso.

Cómo aplicar rubor

Muchos aconsejan aplicar rubor como el penúltimo paso del maquillaje (el último paso es el aplicar el polvo traslúcido).

Trata de aplicar rubor antes de la base ya que esto te da una apariencia más natural, lo cual es genial para usar en el día.

Quizás te interese: Alimentos que potenciarán tu memoria ¡Conócelos!

Muchos artistas de maquillaje aconsejan que la forma más sencilla es verse en el espejo – sonreír – y luego aplicar rubor a las partes carnosas (las manzanas) de tus mejillas con un movimiento suave de la brocha de rubor por el hueso de las mejillas (un ángulo de 45 grados).

El estilo que quieres es un rubor saludable.

Tip: Aplicar rubor a las manzanas de mis mejillas no funciona para ciertas personas. El resultado es demasiado color y un parecido embarazoso a una cara de payaso.

Lo que si funciona para algunas personas: la línea mágica, una línea imaginaria, vertical, punteada desde la esquina exterior de tu ojo y derecho hacia abajo al lado de tu cara. Ningún rubor debe pasar esta “línea mágica”.

Prueba y ve cual forma de aplicar el rubor es la que funciona mejor para ti: las manzanas de las mejillas o la línea mágica.

¿Prefieres aplicar tu rubor con una brocha o con tus dedos?

Quizás te interese: Excelente y sencillo entrenamiento de fuerza y cardiovascular: subir escaleras

¡Oh no! Demasiado color

A muchas de nosotras nos ha sucedido que se nos ha pasado la mano cuando nos aplicamos el rubor.

Así es como debes arreglarlo:

Rubor en polvo: un poco de polvo traslúcido lo aliviará un poco.

Rubor en crema: da golpecitos con una esponja de maquillaje o toallita de papel para remover el exceso de color.

Rubor en gel y líquido: estos manchan las mejillas por lo que la única forma de aclararlos es lavar tu base, humectar y luego re aplicar el rubor.

El rubor tiene la tendencia a oscurecerse con el calor del cuerpo; asegúrate de que lo aplicas de forma escasa.

Tip: bota cualquier brocha que no estés usando después de seis meses para evitar las infecciones bacterianas.

Compartir