Como tener buen cuidado de la piel sensible

39

Los dermatólogos definen la piel sensible como una piel muy reseca, la cual es propensa a las reacciones de la piel tales como pústulas, bultos en la piel o erosión y tiene la tendencia a sonrojarse.

La piel excesivamente reseca no puede proteger las terminaciones nerviosas, por lo que lleva a reacciones sensibles de la piel.

Adicionalmente a la resequedad, algunas otras causas de reacciones sensibles de la piel son los desordenes de la piel o las reacciones alérgicas, tales como eczema, rosácea o dermatitis de contacto alérgica.

La exposición excesiva a factores ambientales como el sol y el viento o el calor excesivo o frio pueden también causar que la piel sensible reacciones.

Los factores subyacentes así como la genética pueden causar que tu piel tenga una sensibilidad incrementada.

La piel sensible reacciona mal a la luz solar, los químicos en los productos de la piel, el uso excesivo del maquillaje y a la deshidratación.

Además, es más propensa a la resequedad, picazón y enrojecimiento. El grado de sensibilidad varía de persona a persona.

Debido a que la piel es altamente reactiva y delicada, necesita un cuidado extra y una atención especial.

Tener cuidado de la piel sensible requiere de paciencia, pero una vez que sabes cómo cuidarla, nada puede evitar que disfrutes de una piel saludable y radiante.

Quizás te interese: Peinados recogidos fáciles, femeninos y elegantes para ir a una boda

1Límpiala con leche

La leche cruda es un limpiador excelente para la piel sensible.

Adicionalmente la leche tiene propiedades antiinflamatorias y suavizantes que ayudan a deshacerse de la piel seca y con picazón.

También ayuda a mantener la piel humectada y mejora la tez.

Para usar la leche como un limpiador, sumerge una almohadilla de algodón y aplícala sobre tu cara dando golpecitos.

Déjala por 5 a 15 minutos, luego enjuaga tu cara con agua tibia.

Para hacer una mascarilla facial humectante con leche cruda, añade ½ cucharadita de harina de garbanzos, a suficiente leche cruda para hacer una pasta.

Mezcla unas pocas gotas de miel cruda y agua de rosas.

Aplícala sobre tu cara y cuello, déjala por 10 minutos y luego enjuaga usando agua tibia.

Usa esta mascarilla facial una vez a la semana.

Quizás te interese: Cómo hacerte unos labios degradados tipo “ombré”

2Consiente tu piel con agua de rosas

Las propiedades naturales de enfriamiento, astringentes, antisépticas y antiinflamatorias del agua de rosas son buenas para la piel sensible.

También ayuda a equilibrar el nivel de pH de la piel sin hacerla muy grasosa o reseca.

Además, al ser natural, no causa ninguna clase de reacción en la piel.

El agua de rosas trabaja como el mejor tónico para la piel sensible.

El uso regular de agua de rosas como tónico puede ayudar a prevenir las arrugas, endurecer los poros y añadir un brillo maravilloso.

Antes de que vayas a la cama, rocía un poco de agua de rosas en tu cara y masajea suavemente.

También funciona como un removedor natural de maquillaje.

Solo humedece una bola de algodón en agua de rosas y úsala para remover suavemente el maquillaje.

Puedes también añadir 2 tazas de agua de rosas a tu baño para una experiencia divina que suavizará y le añadirá frescura a tu piel.

Quizás te interese: Conoce los alimentos más consumidos que te quitarán energía

3Come alimentos saludables

Comer una dieta saludable es bueno para la piel sensible así como  para tu cuerpo entero.

Préstale atención a obtener el equilibrio adecuado de vitaminas, minerales, antioxidantes, proteínas, omega-3 y grasas mono saturadas en tu dieta para mantener tu piel viéndose saludable y evitar la piel reseca e irritada.

Incrementa tu consumo de comidas antiinflamatorias, tales como aceite de oliva, ajo, cúrcuma, jengibre, tartas de cereza, salmón silvestre, espinaca, papas dulces, arándanos, nueces y aguacates.

Estos alimentos disminuirán la inflamación y beneficiarán la piel sensible.

Algunos alimentos que pueden causar reacciones en la piel en las personas con pieles sensibles son los alimentos basados en gluten como el pan de trigo, la salsa de soya, la cerveza, cereales y cualquier otra cosa que contenga harina de trigo, centeno y cebada.

La soya y los alimentos con base de soya, huevos, vino rojo y alimentos con colores artificiales y conservantes pueden también causar problemas.

4Cámbiate a té verde

El té verde es bueno para las personas con pieles sensibles.

Está lleno de antioxidantes, los cuales ayudan a proteger la piel de los radicales libres dañinos y la mantienen rejuvenecida.

También ayuda a suavizar la piel.

Bebe unas pocas tazas de té verde diariamente para ayudar a combatir varios signos de envejecimiento y disminuir el daño por el sol.

Además, puedes mantener té verde elaborado en el refrigerador y usarlo para limpiar tu cara.

Puedes también optar por productos de cuidado de la piel que tengan té verde como uno de los principales ingredientes.

Quizás te interese: Beneficios un cuerpo flexible y tips para resultados efectivos

5Exfolia semanalmente

Exfoliar la piel es importante para todos los tipos de pieles, incluyendo la piel sensible. Ayuda a remover las células muertas de la superficie de la piel, como consecuencia acelera el proceso de renovación de la piel y mejora la textura de la piel.

La exfoliación también ayuda a disminuir la ocurrencia de puntos negros y brotes de acné.

Adicionalmente, la exfoliación regular permite que la piel absorba mejor el serum y los humectantes.

Una forma muy suave de exfoliar la piel sensible es hacer tu propia mascarilla exfoliante usando productos naturales.

Tritura unas fresas y añade un poco de yogur y arena molida para hacer una pasta espesa.

Aplica esta pasta sobre tu cara limpia y suavemente masajea haciendo movimientos circulares. Enjuaga usando una toalla remojada en agua fría. Finalmente, aplica un humectante suave.

No exfolies en exceso la piel sensible. Una vez cada 8 a 14 días es suficiente.

Compartir