Como eliminar la ansiedad de comer, entérate ahora

3502
comer por estres

Se comer emocional a cuando recurrimos a los alimentos para sentirnos mejor y no por tener hambre.

Ese paquete de papas fritas o las galletas con chispas de chocolate puede proporcionar alivio a corto plazo cuando te sientes aburrida, sola, ansiosa, deprimida, enojada o estresada.

Pero el comer emocional generalmente produce que uno coma en exceso y por lo tanto así aumente de peso sin darse cuenta. Estudios realizados estiman que el 75% de exceso de comida que uno come es por sus emociones.

La buena noticia es que tú puedes aprender ciertas formas alternativas para poder hacerle frente a tus emociones, sin que estas te lleven a consumir ciertos alimentos que no son saludables.

como no romper la dieta

Identificar los disparadores que producen la ansiedad

Cuando logres identificar los disparadores que hacen que comas, podrás elaborar una plan para mantenerte al margen de estos. Lo principal es que te analices a vos misma y te preguntes:

¿Tengo ansiedad por comer?

Si la respuesta es afirmativa, deberás analizar las razones por las cuales se está generando ese sentimiento dentro tuyo. A estas razones se las llamen disparadores y se dividen típicamente en 4 categorías:

  • Social: Ser alentado por otras personas, o simplemente intentar pertenecer a un grupo y por eso alimentarse más de lo necesario.
  • Emocional: Es una reacción en respuesta a los sentimientos desagradables que se tienen. Una de las formas más comunes es el comer por estrés, aunque también son muy comunes los sentimientos de ansiedad, soledad, etc.
  • Situacional: Ingerir alimentos simplemente porque la comida está ahí, es decir al alcance. También es muy común que esto suceda cuando se realizan ciertas actividades como ir al cine, ver televisión, etc.
  • Fisiológico: Cuando existe una sobrealimentación a causa de un problemas físico, como dolor de cabeza o aumento de apetito por saltearse alguna comida.

Para poder facilitar la detección de estos disparadores, es recomendable llevar un “diario de alimentos”, para escribir que fue lo que se comió, cuándo, bajo que sentimientos y por qué.  Es vital reconocer estos patrones, para luego poder modificarlos.

Quizás te interese: Algunos secretos para adelgazar

¿Cómo reducir la ansiedad por comer?

comer por comer

 

Ya has aceptado el problema, ya te has dicho a ti misma: “Si, tengo ansiedad por comer”. Una vez que hayas identificado con éxito cuales son los disparadores o las emociones que hacen que comas, seguramente querrás cambiarlas por tu propio bien.

Las situaciones mas difíciles son aquellas en las que uno siente que necesita comer por ansiedad o nervios, aunque hacerlo por depresión es muy común también.

He aquí una serie de actividades que podrás realizar para distraer tu mente:

  • Lee un buen libro, revista o también escucha música.
  • Sal a caminar o trotar.
  • Toma un baño de burbujas.
  • Haz ejercicios de respiración.
  • Juega a las cartas o algún tipo de juego de mesa.
  • Habla con algún amigo.
  • Haz los quehaceres.
  • Lava el coche.
  • Escribe una carta.

O realiza simplemente cualquier actividad de la que disfrutes de manera de no ir a buscar comida a la heladera porque no tienes nada mejor que hacer.

Quizás te interese: ¡Encuentra mas actividades que te ayudaran aquí!

Encuentra ayuda

A veces el desarrollo de actividades para distraerse no es suficiente. Intenta probar con asesoramiento, o hable con su médico para ver qué es lo que este te recomienda para poder lidiar tus emociones.

Recuerde que no solo debes intentar cambiar estos hábitos, sino que también es necesario hacerse de otras rutinas y mantenerlas.

Para esto es muy importante que encuentres una motivación los suficientemente fuerte como para poder mantenerte por el camino indicado, que es de la salud. El comer emocional solo deteriora tu cuerpo y te hace sentir mal en el corto plazo.

El cerebro solo recibe una satisfacción instantánea, para solo dejarte peor de lo que estabas antes de ingerir todo ese alimento.

Cómo evitar la ansiedad de comer debe ser una de tus prioridades, ya que no podrás seguir ninguna dieta siempre que este problema no esté resuelto en tu vida.

¡Ahora que lo sabes, aplica estos consejos y come cuando tu cuerpo (y no tu cabeza) te lo pide!

Compartir