Comer en la oficina de manera saludable ¡Sí se puede!

248
Comida de oficina

Cuando trabajamos en una oficina, se torna complicado el tema de la alimentación, más cuando estamos cuidando nuestra figura. La clave para resolver esta situación es organizar tu tiempo, planificarte, para así disfrutar de una deliciosa comida saludable en tu trabajo, ahorrando tiempo y dinero.


Para trabajar y llevar una vida saludable se necesita mucha disciplina, pero también es cierto que a través de lo que consumimos podemos obtener energía extra para lograr nuestra meta.

Ya sea que lleves tu comida o comas en un sitio cerca del trabajo, igual puedes tomar en cuenta estos datos para llevar un estilo de vida saludable aún en la oficina, primero nos centraremos en el desayuno, el cual es una de las comidas más importantes del día, por lo que nunca debes saltártelo, ni tomar solo una taza de café.

En el desayuno debemos consumir carbohidratos de absorción lenta, para inyectarle a nuestro cerebro energía a lo largo del día, para que esto ocurra, debemos comer pan de granos, avena natural, semillas, huevos, frutas combinadas (no las consumas solas) con quesos bajos en grasas, proteínas y grasas naturales para una absorción más paulatina.

En horas de mediodía, consume proteínas (pollo, carne y pescados) acompañados de vegetales (lechuga, berro, espinacas, apio, pimentón, brócoli, calabaza, tomate, entre otros) si comes en un restaurante pide el aderezo aparte.

Consume agua mineral o combinada con zumo de limón o naranja y una pizca de azúcar, una fruta entera también servirá.

Quizás te interesa: Inicia un estilo de vida saludable – Como calentar para hacer ejercicio

Al finalizar el día debes cenar, es necesario, así hayas comido mal durante el día, procura que sean alimentos ligeros, es decir, que no sean difíciles de digerir, vegetales y proteínas son recomendables, un sándwich de pan integral con atún, pollo, pescado; una tortilla de huevo, sardinas, cebolla y perejil, son excelentes para esta hora.

Los jugos verdes también nos ayudarán un montón, apio, perejil, pepino, piña, sin agregarles azúcar, así sustituiremos los jugos de frutas.

Para que nada interrumpa tu camino hacia una vida saludable, evita consumir las cremas de todo tipo, pastas con salsas, refrescos de soda, incluyendo los “light”, si quieres comer postre no debes excederte de un  tercio de la porción que comes normalmente.

Recuerda que es importante consultar a un especialista, más si tienes alguna condición, también el ejercicio es fundamental.

Compartir