Como cuidar la piel sensible

24

Los dermatólogos definen a la piel sensible como una piel muy reseca, la cual es propensa a reacciones de la piel tal como pústulas, protuberancias o erosiones en la piel y tiene la tendencia a sonrojarse y al enrojecimiento de la piel.

Las pieles excesivamente secas no pueden proteger las terminaciones nerviosas, por lo que lleva  una reacción sensible de la piel.

Adicionalmente a la resequedad, algunas otras causas de las reacciones de la piel sensible son los desórdenes de la piel o las reacciones alérgicas de la piel, tales como eczema, la rosácea o dermatitis alérgica de contacto.

La exposición excesiva a factores ambientales como el sol y el viento o al calor o frio excesivo puede causar también que la piel sensible reaccione.

Los factores subyacentes así como la genética pueden causar que tu piel tenga una sensibilidad incrementada.

La piel sensible reacciona de mala manera a la luz del sol, a los químicos en los productos del cuidado de la piel, al uso excesivo del maquillaje y a la deshidratación.

Además, es más propensa a la resequedad, la picazón y el enrojecimiento.

El grado de sensibilidad varía de persona a persona.

Debido a que la piel sensible es altamente reactiva y delicada, necesita un cuidado extra y una atención especial.

Tener cuidado de la piel sensible requiere paciencia, pero una vez que sabes cómo cuidarla, nada puede evitar que disfrutes de una piel saludable y resplandeciente.

Quizás te interese: 4 pasos para usar un corsé y verte maravillosa

1Bebe agua de limón diariamente

Aquellas con una piel sensible deben comenzar su día con un vaso de agua de limón.

La vitamina C así como otros antioxidantes en el limón ayudan a combatir el daño de los radicales libres.

Adicionalmente, el agua de limón purga las toxinas de tu sangre, lo cual ayuda a mantener la piel brillante y libre de acné, manchas, arrugas y otros problemas.

  1. Para hacer agua de limón, exprime el jugo de ½ limón a un vaso de agua tibia.
  2. Añade miel cruda y bébelo con un estómago vacío cada mañana.
  3. Espera por lo menos 30 minutos, luego disfruta de tu desayuno.

Adicionalmente, bebe agua durante todo el día a intervalos regulares para mantener tu piel hidratada y humectada desde adentro.

También ayuda a que el cuerpo elimine las toxinas.

2Usa protector solar todo el año

El protector solar es muy importante para proteger la piel sensible de los rayos ultravioletas dañinos (UV) del sol.

Como la mayoría de los ingredientes contienen ingredientes tóxicos o químicos disruptores endocrinos que pueden dañar la piel sensible, usa un protector solar con ingredientes como el óxido de zinc y el dióxido de titanio.

Quizás te interese: Importancia de tomar agua diariamente

Estos ingredientes ofrecen una protección amplia sin causar ningún efecto secundario. Es mejor optar por una formula física o minera.

También, apégate a un factor de protección solar (SPF) de 30, lo cual bloquea el 97% de los rayos UV.

Bien sea verano, invierno o un día nublado, no salgas de casa sin usar un protector solar. Aplícalo unos 20 a 30 minutos antes de que salgas al sol.

También, evita estar afuera durante la mitad del día cuando los rayos del sol son más fuertes, usa un sombrero de gran ala ancha y usa ropa suelta para cubrir la piel expuesta.

3Escoge productos del cuidado de la piel cuidadosamente

Bien sea un humectante, un limpiador, un jabón o una mascarilla para la cara, necesitas comprar los productos adecuados para tu piel sensible.

Evita usar productos de cuidado personal y cosméticos que tengan alcohol, exfoliantes duros, lauril sulfato de sodio, productos petroquímicos, ácidos, agentes colorantes o fragancias sintéticas porque estas pueden irritar la piel.

Quizás te interese: 17 trucos de maquillaje para ojos marrones

En vez de eso, escoge productos que tengan antioxidantes poderosos así como ingredientes antiinflamatorios como té blanco, té verde, aloe vera, camomila, plantas marinas, caléndula y avena.

Además, mientras menos ingredientes tengan un producto de cuidado de la piel, mejor es para tu piel sensible.

Si tienes problemas encontrando el tipo correcto de cosmético y producto para el cuidado de la piel, opta por productos etiquetados como “hipo alergénicos” y “libres de fragancias”.

Siempre haz la prueba del parche antes de comprar cualquier producto nuevo para el cuidado de la piel. Si no estás segura acerca de un producto, busca el consejo de un experto antes de comprarlo.

4Se cuidadosa con los cosméticos

Las mujeres que tienen piel sensible deben ser muy cuidadosas cuando compren así como cuando usen maquillaje.

Si tienes piel sensible, usa un polvo facial que contenga pocos conservantes, una base con base de silicona para una mínima irritación de la piel, lápiz de ojos y de cejas, y evita usar productos a prueba de agua.

Además, mantente alejada de los productos complejos de anti envejecimiento.

Tira los productos viejos y no compartas el maquillaje con otras.

También, siempre que sea posible, evita usar demasiado maquillaje.

5Humecta con aceite de coco

El aceite de coco puro extra virgen es un humectante natural para pieles sensibles.

Tiene una buena cantidad de ácidos grasos que ayudan a mantener tu piel bien humectada y previene la resequedad.

El aceite de coco penetra profundamente en los poros, nutriendo y humectando desde adentro.

Quizás te interese: Como usar aceite de bebé para el pelo y piel

Adicionalmente, el aceite de coco trata condiciones como psoriasis, dermatitis y eczema debido a sus propiedades antiinflamatorias y anti microbiales.

Incluso puede proteger la piel del daño del sol.

Antes de ir a dormir, simplemente aplica aceite de coco sobre tu cara, brazos y piernas y masajea.

Lávalo en la mañana. Haz esto diariamente para hacer tu piel suave y sedosa.

Para un baño suavizante, mezcla una taza de aceite de coco crudo extra virgen en el agua caliente del baño.

Remójate por unos 15 minutos y luego seca muy bien dando palmaditas.

Compartir