Dieta mediterránea una alimentación variada

396
Dieta mediterránea

Al iniciar la semana, como meta de año nuevo, porque ya se acerca el verano, son muchas las veces que durante el año decimos o nos decidimos (no sabemos durante cuánto tiempo) a seguir una dieta, un estilo de alimentación, quizá muchas veces cayendo en dietas erradas que no son para nosotros, lo que nos desencanta, para que esto no ocurra es importante que indaguemos sobre cual plan alimenticio se adapta más a nuestra manera de vivir, ya que mientras más similar sea, las probabilidades de que lo abandonemos serán menores.

Quizás te interese: Ejercicios pilates para el abdomen – Como reforzar el sistema inmunológico

Comenzar con una vida saludable, implica administrar muy bien tu tiempo, ya que debes comer sanamente y hacer ejercicio, lo cual quita tiempo, no es fácil pero tampoco imposible, con un poco de esfuerzo (como todo en la vida) lograrás mantener este ritmo de vida.

La dieta mediterránea se basa en consumir vegetales y grasas monoinsaturadas (que son buenas) incluyen carnes y carbohidratos pero en menor cantidad, por lo que no es una dieta restrictiva, durante muchos años personas que viven en España, Italia y otros países de la región mediterránea precisamente han comido de este modo.

Es una opción equilibrada y variada para alimentarte, rica en fibra, antioxidante y baja en grasas, que aportará a tu cuerpo minerales y vitaminas necesarios para su normal funcionamiento.

Variedad de alimentos

Es tan diversa que cualquier persona puede adaptarla a sus gustos, por ejemplo, las aves de corral, pescados, mariscos y productos lácteos son básicos, más porciones de frutas, verduras frescas, frutos secos, cereales y legumbres, el aceite de oliva es la grasa principal para cocinar y condimentar, el vino se consume generalmente a mediodía.

Los productos elaborados con cereales como pan, pasta y arroz, en su presentación integral, también son incluidos en la dieta mediterránea, solo que su consumo se recomienda en el desayuno o almuerzo, es decir, en las primeras horas del día, debido a que su alto contenido de carbohidratos nos proporciona mucha energía.

Los alimentos que se consumen poco o que son un NO rotundo comprenden, carnes rojas, dulces (cualquier postre), huevos y mantequilla.

Repercusiones en tu salud

En los últimos años este estilo de alimentación se ha vuelto popular, gracias a los grandes beneficios que ofrece a la salud, entre los que podemos resaltar, menor probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares, obesidad (que comprende diabetes, hipertensión arterial y accidentes cerebrovasculares), problemas de infertilidad, deterioro cognitivo por envejecimiento, ayuda a mejorar el tránsito intestinal, reduce el colesterol en la sangre y triglicéridos, entre otros.

Por otro lado, debes tomar en cuenta que tienes que vigilar ciertos aspectos para evitar problemas de salud, como los niveles de hierro reducidos, por lo que debes asegurarte de comer alimentos que te proporcionen vitamina C, pérdida de calcio por el consumo mínimo de productos lácteos, debes tomar algún suplemento vitamínico, en esta dieta se consume vino, lo cual no es necesario, si sufres de alguna enfermedad que el alcohol pueda empeorar, evítalo.

La dieta mediterránea es reconocida por científicos a nivel mundial, tanto que este tipo de alimentación fue declarada en el 2010 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco y es recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para conseguir una mejor calidad de vida y evitar enfermedades de tipo degenerativas, por su aporte natural de nutrientes.

Menú modelo de dieta mediterránea

Desayuno: Una taza de avena con dos nueces y una ciruela

Media mañana: Yogurt descremado

Almuerzo: Ensalada de pasta con tomates, albahaca, aceitunas negras y aceite de oliva. Puré de calabacín con orégano y pimienta

Media tarde: Una tacita de mermelada de manzana

Cena: Berenjenas al horno, ensalada de lechuga y zanahoria rallada, una infusión de manzanilla

Recuerda que dietas hay muchas, unas que te hacen bajar de peso de manera más agresiva que otras, pero recuerda que siempre tu prioridad debe ser, tu salud, es válido que quieras verte mejor, pero sin dejar a un lado tu bienestar.

Como última recomendación, procura comer siempre a la misma hora, que las frutas y verduras estén siempre frescas, al igual que la fruta de los jugos, si te da hambre entre comidas recurre a los frutos secos, un puñado te sacará del apuro, come con tranquilidad y por supuesto consulta a tu médico que opina de este tipo de alimentación para ti.

Compartir