Método alimenticio: Dieta paleo

316
Salmón y vegetales

Muchas son las bondades que se le atribuyen a la dieta paleolítica, quienes la han probado concuerdan en que mejora la vida en muchos aspectos, como por ejemplo, la concentración y mayor energía.

La dieta paleo, como su nombre lo indica, se trata de un método de alimentación igual al que tenían en la edad de piedra,  el doctor Eaton un médico americano, deduce que por ser nuestros genes idénticos a los de nuestros antepasados, la manera en la que se alimentaban nos convendría totalmente.

Este régimen alimenticio, elimina los productos lácteos y cereales por completo, es bajo en carbohidratos, solo comprende un 20 o 40% de ellos, aquí no se contaran calorías solo se dejará de comer en cuanto estés llena.

Generalmente cuando las personas deciden probar esta dieta, suelen quedar enganchadas de inmediato, por los beneficios que otorga al organismo, al no consumir productos procesados, ni azúcares, reducir el consumo de cereales, legumbres y lácteos, potenciando así, la ingesta de carnes magras, pescados, mariscos, frutas y verduras.

Quizás te interese: Pérdida de peso vs. pérdida de grasa

Hay personas que adoptan esta forma de alimentación menos estricta, es decir, hacen un balance entre los alimentos que no les caen bien para ir descartándolos de la dieta, existen otros tantos que procuran ponerlo en práctica una vez al día o solo por unos días.

Aunque el objetivo principal de esta dieta no es bajar de peso, un gran número de personas la practican por esta razón, se presenta una pérdida de peso continua y gradual.

Otros atributos que se le asigna a la dieta paleo, es el mantenimiento de la masa muscular, debido a  que aporta aminoácidos esenciales, cubre las necesidades de macro y micronutrientes, también se mantienen los niveles de colesterol bajos, al igual que un menor riesgo en  enfermedades cardíacas, aumenta la capacidad de dormir.

Esta manera de alimentarte, no concuerda con las cinco comidas al día, sugiere que se hagan tres o cuatro, incluyendo proteínas magras, vegetales y grasas saludables, por lo cual, vamos a sentir saciedad por mayor tiempo.

Quizás te interese: Razones para amar el ejercicio

El objetivo de esta dieta es estar sano, mediante la eliminación o restricción de aquellos alimentos que nos podrían causar ciertas enfermedades a largo plazo, la idea es consumir alimentos ricos en nutrientes y muy poco procesados, que no agredan nuestro sistema inmunológico, debido a que la mayoría de las personas actualmente llevan una dieta alta en carbohidratos.

Como debes comer

Para llevar este tipo de alimentación, primeramente debes comer verduras, luego carne, pescado, huevos y fruta, semillas, frutos secos, semillas, aceite (oliva o coco) hierbas y especias.

Lo que significa que las frutas, verduras, hierbas y especies, serían la principal fuente de los pocos carbohidratos que vas a consumir, mientras que las semillas, frutos secos y productos animales son calóricamente densos, siendo una fuente de proteínas y grasas saludables.

Para añadir un beneficio nutricional a tu dieta sin consecuencias negativas, puedes consumir moderadamente café, productos lácteos, chocolate y arroz, también las legumbres que son bajas en proteínas comparadas con la carne y bastante altas en carbohidratos.

Y si decides seguir la dieta paleo

Principalmente debes gozar de un excelente estado de salud, debes hacerlo de manera progresiva, ya que puede ser un cambio drástico para tu cuerpo, inicia cambiando una de tus comidas diarias por comida paleo, puedes desayunar frutas y frutos secos o cenar pescado a la plancha y hortalizas frescas, así lograrás ir agarrándole el gusto a esta dieta.

Menú ejemplo de comida paleo

Desayuno: Huevos revueltos, tocino y ciruelas

Almuerzo: Sopa de pollo y vegetales, ensalada de frutas

Merienda: Fresas y moras con leche de coco

Cena: Lomito con salsa de tomates asados y berenjenas con zucchini

Es importante acotar, que si estás embarazada, no puedes llevar a cabo esta dieta, ya que la mayor fuente de calcio son los lácteos. De igual manera, si tienes problemas renales y te recomendaron reducir la ingesta de proteína animal.

Recuerda que debes consultar con tú médico de cabecera, cualquier cambio que vayas hacer en tu alimentación, más aún cuando tomas algún medicamento o tienes algún problema de salud, toma en cuenta que en la alimentación que tengamos está nuestra salud, ya que somos lo que comemos.

Compartir