Naúseas en el embarazo: Así puedes evitarlas

353
nauseas embarazo

Estar embarazada es un viaje increíble. Pero cuando se presentan las náuseas en el embarazo, el trayecto se nos complica y se nos hace turbulento.

De acuerdo con estadísticas internacionales, 7 de cada 10 mujeres experimentan náuseas en el embarazo temprano y alrededor de 5 de cada 10, también presentan vómitos.

Las náuseas en el embarazo pueden comenzar tan pronto como en las primeras seis semanas de la gestación y tienden a alcanzar su punto máximo alrededor de las semanas ocho y nueve.

Muchas mujeres encuentran que estas molestas ganas de vomitar desaparecen por completo después de la semana 12 ó 14.

Estos consejos te ayudarán a manejar de mejor forma las náuseas en el embarazo, para que lo que debe ser la etapa más feliz de tu vida no se convierta en una pesadilla.

Quizás te interese: Por estas razones debes evitar el alcohol en el embarazo

1Toma unos días de descanso

Si estás en una de esas mañanas en las que te cuesta hasta poner el pensamiento fuera de cama, entonces, ¡No trabajes!

Los días de licencia por enfermedad durante el embarazo deben ser considerados por tu entorno laboral. Si las náuseas se presentan muy seguido, entonces, algunos ginecólogos sugieren reposo o fragmentar horarios de trabajo a la futura mamá.

Te convendría mirar calendario de días pendientes y cuadrar unas pequeñas vacaciones durante la séptima u octava semana de la gestación,  cuando las náuseas por lo general  llegan a su tope.

2Aspira olores frescos

Cuando estamos embarazadas, somos un cóctel ambulante de hormonas. Eso hace que nuestro olfato se ponga súper agudo y los olores los percibamos con mayor intensidad.

Así que desde el paso del camión que recoge la basura –con su estela desagradable- hasta el tan concentrado perfume de tus compañeros de trabajo o de tu propia pareja, te pueden pegar mucho en la pancita. ¡Y te marean!

Échale la culpa a la alta carga de estrógeno que tienes durante el embarazo, pero también, toma medidas para no tener ganas de vomitar frecuentes: aléjate de los olores fuertes o potentes.

Procura estar siempre junto a las ventanas en tu casa, cuando viajes en autos o mientras estés en la oficina.

Si es difícil estar cerca de una ventana, intenta aspirar olores frescos. Una buena alternativa es que lleves contigo una botella con extracto de limón o una ramita de romero fresco en una bolsa.

Cuando un aroma muy intenso te ataque, aspira furtivamente. Y así lograrás controlar un poco la sensación de naúsea.

3Pide cooperación a tu entorno

Con mucha amabilidad, puedes integrar a las personas que te rodean a que te ayuden a controlar las naúseas en el embarazo.

Pero, ¿cómo? ¡Hablándoles! A lo mejor no saben que sus perfumes te hacen daño; o que si comen algo muy condimentado cerca de ti también te puede activar el reflejo de vomitar.

Si les haces saber cómo estos pequeños cambios te pueden hacer sentir mejor, te aseguramos que encontrarás cooperación. Si por ejemplo, preparar comida se convierte en un karma para ti, delega la preparación en tu pareja.

Así, también disminuirá tu ansiedad y las náuseas tendrán que replegarse.

Quizás te interese: ¿Se puede hacer ejercicio durante el embarazo?

4Rastrea tus náuseas

A lo mejor piensas que es un síntoma inevitable, pero si las inspeccionas lo suficiente, te darás cuenta de que tus náuseas se acentúan o disminuyen con ciertos estímulos.

Lleva una agenda detallada de las horas del día en las que más sientes náuseas y cuáles son los olores que más la activan. ¿Son los olores de la cocina de tus vecino? ¿Es el perfume de tu jefe? ¿O la loción que usa tu esposo?

Una vez que hayas identificado los factores desencadenantes de las náuseas, puedes tomar las medidas apropiadas para evitarlas siempre que sea posible.

5Permanece lo suficientemente hidratada

Tal vez te parezca obvio, pero es que es muy difícil tomar los ocho vasos de agua al día que todos requerimos cuando tu estómago no quiere tolerar nada.

Por eso, hay que insistir en que permanezcas hidratada, porque se crearía entonces otro círculo vicioso: A menos hidratación, más náuseas.

Hay alternativas para hidratarte: Algunas mujeres comen algún bocadillo salado o papas fritas para que sus cuerpos les pidan agua y así puedan tolerarla y no devolverla cuando la toman.

Otras, mastican cubitos de hielo u optan por tomar bebidas o muy frías, o lo más caliente que puedan. Al parecer, así “engañan” al estómago y al cerebro y se reduce el instinto de vomitar.

Quizás te interese: Los beneficios de tomar agua para la salud

6Que la comida trabaje en tu favor

Cada cabeza es un mundo; cada embarazo también lo es. Es muy difícil recomendar un tipo de comida que se adapte a todas las embarazadas, pero hay comidas que en general traen alivio a buena parte de las embarazadas.

Comer galletas saladas, cereales secos, hielo, helados y frutas “frías” (como la patilla) parece ayudar a controlar las náuseas en el embarazo.

En general, hay que evitar las comidas que de por sí ocasionan trastornos estomacales, como aquellas muy grasas o picantes.

7Come frecuentemente

“Picar” cada cierto rato puede ayudar a controlar las ganas de vomitar. Los doctores recomiendan hacer al menos, seis comidas al día, ya que cuando el estómago está vacío, los ácidos que se producen en él hacen fiesta y agravan las naúseas.

Si mantienes tu estómago prudentemente lleno durante el día y lo suficientemente lleno toda la noche, ayudarás también a prevenir las náuseas en la mañana.

Mantén siempre a la mano un alijo de aperitivos, como galletas saladas o frutos secos. Mordisquea un poco antes de levantarte en la mañana, eso te ayudará mucho a estabilizar el azúcar en sangre después de una larga noche.

Quizás te interese: Cómo evitar ganancia de peso en el embarazo

8Ajusta tu computadora

A lo mejor creas que distraerte navegando largas horas en internet te puede ayudar a controlar las náuseas y resulta que el remedio puede ser peor que la enfermedad.

Estudios han demostrado que el brillo de la pantalla y el efecto estroboscópico indetectable de ellas puede causarte más náuseas. ¡Así como lo oyes!

Para combatir este indeseable efecto, coloca las letras más negritas y más grandes y cambia el fondo de tu computador a un color rosado claro o marrón claro.

No está de más que tomes descansos cortos alejada del ordenador. Levántate a hacer algo más o, simplemente, cierra los ojos.

Quizás te interese: ¿Pasas mucho tiempo frente al computador? Reduce la fatiga visual

9Masticar chicle y otras raras creencias

A lo mejor, tu familia tiene uno de esos raros tips que le ha funcionado a sus embarazadas.

Algunas mujeres reportan que la goma de mascar con sabor a pasta de dientes las ayuda a controlar las náuseas en el embarazo. Otras, incluso, saborean un poco de la propia pasta dental para controlar las ganas de vomitar.  

Hay quienes aconsejan que comer un puñado de arroz crudo, una bebida con jengibre o una taza de agua caliente podría ayudar a controlar las molestas náuseas en el embarazo.

Lo importante es que cualquiera de estas alternativas excéntricas no interfieran con la salud de tu bebé. Siempre que no sea algo dañino, se puede intentar.

10  Visita al médico si nada funciona

Cuando pruebas todas estas opciones y aún así, no puedes mantener nada en tu estómago, quizá sea el momento de ver a un médico para que determine si necesites tomar algún medicamento.

La combinación de vitamina B con algún inductor del sueño puede ayudar a reducir las náuseas en el embarazo. También, funcionan los bloqueadores de reflujo y estimulantes del intestino, pero recuerda, solo tu médico puede indicarlos, no te automediques.

En los casos extremos, es mejor recurrir a la ciencia, porque la deshidratación, la privación de calorías y el estado de hambre es muy poco saludable para el bebé.

Compartir