Consumo de grasas para una alimentación sana

351
Aceite de oliva

El consumo de grasas a través de nuestra alimentación es necesario, quizá te parezca una locura, pero no lo es, las grasas conforman uno de los nutrientes que aportan energía a nuestro organismo, por lo que si las eliminas de tu dieta diaria, cometes un enorme error.

Quizás te interese: Pérdida de peso o grasa conoce la diferencia

En nuestro día a día utilizamos la grasa visible, aquella que usamos para cocinar o que simplemente añades a verduras, pan o ensalada para condimentar como el aceite de oliva y por otra parte, tenemos la grasa invisible que es la que se encuentra naturalmente dentro de los alimentos como frutos secos, carnes y productos lácteos o también la encontraremos en alimentos procesados que se le agregó durante su elaboración.

Existen dos tipos de grasas, las que son dañinas para nuestra salud y las que otorgan beneficios; aquellas que nos produce enfermedades son las Grasas trans son las grasas hidrogenadas, se obtienen a través de esa hidrogenización para crear una masa semisólida, como las margarinas, son las más perjudiciales, desde 1957 se realizan estudios que cada vez confirman con mayor fuerza que nos ocasionan enfermedades del corazón; las Grasas saturadas se encuentran en alimentos de origen animal como carnes embutidos, leche y sus derivados, son grasas que se solidifican a temperatura ambiente, también pueden estar presentes en aceites de origen vegetal como el de coco y palma, estas causan principalmente el aumento de colesterol en la sangre lo que lleva a desarrollar enfermedades.

Quizás te interesa: Evita ganar exceso de peso en el embarazo

De igual manera, encontramos en los alimentos las Grasas insaturadas que las contienen aquellos que son de origen vegetal como aceites de oliva, girasol o maíz, en frutos secos como almendras y nueces, en semillas como sésamo y girasol, son grasas líquidas a temperatura ambiente, ayudan a mantener niveles normales de colesterol, además son esenciales para nuestro organismo ya que no las puede sintetizar, se obtiene a través de la dieta diaria regulando procesos metabólicos de los sistemas cardiovascular,  inmune y pulmonar.

Aunque te parezca imposible, la sociedad actualmente se está alejando de los alimentos naturales, de llevar una dieta basada en el consumo de productos frescos que poseen menor contenido graso, prefiriendo los alimentos más calóricos y comidas preparadas que resultan dañinos para la salud.

Como mencioné anteriormente, el consumo de grasa es obligatorio para estar sanos, lógicamente cuidando que sean los niveles apropiados para no causar enfermedades, la Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo diario entre el 15 – 30% de la ingesta calórica total.

Es fundamental que elijas el tipo de grasa que consumes y la calidad de las mismas, para que mantengas una dieta sana, a través del consumo de los alimentos indicados y cuidando las cantidades que ingieres de ellos.

Compartir