Guía para comenzar una práctica de yoga en casa

37

4 razones para comenzar una práctica en casa

Un rápido vistazo a los beneficios de establecer una práctica de yoga regular (significando esto que lo haces más días que los que no lo haces) debería motivarte para comenzar:

Conocimiento propio

“Practicar por ti misma te ayuda a regularte y a relajarte,” dice Crandell. “Es como manejar tu propio carro versus andar con un chofer – cuando estás manejando, tienes una mayor responsabilidad a prestar atención y a escoger donde quieres ir y a responder a lo que sucede durante tu viaje.”

Ayuda propia

Mientras más practicas, mejor puedes evaluar cómo te sientes, así que cuando te coloques sobre la alfombra de yoga, puedes escoger una práctica que contrarreste lo que sea que esté sucediendo – mentalmente, físicamente, y emocionalmente.

Consentimiento propio

¿Qué otros ejercicios te permiten hacer lo que sea que quieras? “Practicar por ti misma es una manera de consentirte,” dice Crandell.

“Puedes hacer tu practica desde 2 hasta 90 minutos y hacer lo que quieras al ritmo, tono e intensidad que quieras.”

Quizás te interese: Desayunos energéticos que te harán el día

Crecimiento exponencial

“Cuando se practica con regularidad, los efectos de cada sesión no tienen la oportunidad de desgastarse antes de volver a la alfombra de yoga,” dice Cyndi Lee, una profesora de Yoga de Nueva York y fundadora del OM Yoga Center.

Esa consistencia ofrece beneficios que se duplican y luego se duplican nuevamente.

No está mal para algo que puedes hacer en tu sala de estar sin gastar nada.

Incluso la mayor dosis de inspiración no hará que tu práctica en casa sea una realidad si no estás también armada con unas cuantas directrices para disipar el miedo de que no lo estés haciendo bien.

Cómo diseñar una práctica de yoga en casa

Estos tips puedes ayudarte a construir un curso para tu propia práctica en casa y te darán la confianza de que de hecho, sabes lo que estás haciendo.

Ellos también te proveen los medios para mantener tu practica fresca, de manera que no tengas que recurrir a hacer las mismas poses una y otra vez (a menos que así lo quieras, por supuesto – es tu practica en casa, después de todo).

Quizás te interese: Conoce los alimentos más consumidos que te quitarán energía

1Comienza con calma

Antes de que te sumerjas en el saludo al sol o en una pose en específico, comienza en una posición cómoda sentada o incluso en la postura del cadáver, sugiere Amy Pearce-Hayden, RYT, fundadora del The YogaScape y Spa en Carmel, Nueva York y youyoga.me – una página web dirigida a los practicantes de yoga en sus propias casas.

“Cuando comiences con calma, puedes ver cómo se siente tu cuerpo y mente y luego decidirás que hacer con base a eso,” dice ella.

2Escoge una dirección

Esto debería depender en cómo te sientes.

Si estás cansada y estas presionada por el tiempo, escoge una práctica corta y restauradora.

Si te sientes con muchas ganas, opta por una práctica más vigorosa.

Si necesitas estabilidad y conexión a la tierra, enfócate en las posturas de pie.

Si necesitas energía, incorpora las posturas donde doblas la espalda.

“Mientras más usas tu práctica para cuidar tus necesidades inmediatas, más fuerza y energía tendrás a la larga,” dice Crandell.

Quizás te interese: Productos esenciales para maquillarte que debes tener

3Establece una intención.

Esta simple sugerencia asegura que vas a usar tu tiempo – sin importar que tan corto sea – de manera constructiva.

Algunos ejemplos de intenciones que sugiere Pearce-Hayden incluyen el crear un sentido de amplitud en una parte especifica de tu cuerpo, trabajando en una práctica especifica o postura, o notar (y dejar ir) cualquier emoción que surja – sin ningún juicio.

4Escoge las posturas que ames

Hay una percepción común de que deberías usar la practica en casa para trabajar en las posturas que realmente te desafían.

Desecha esa idea por la ventana, sugiere Crandell. “Si quieres desarrollar una práctica en casa que sea consistente, tienen que haber más recompensas que castigos

Comienza por escoger cuatro o cinco posturas que se sientan muy bien, de manera que te sientas cómoda, en vez de sentirte obligada, para ir a tu alfombra de yoga.

5Presta atención en clase

Puedes comenzar a tomar notas mentales en clase, como por ejemplo: realmente me gusta cuando hacemos la postura del perro boca abajo, la estocada baja, el perro boca abajo otra vez, y la paloma, voy a hacer esos tres en casa.

“Estaría decepcionada si mis estudiantes no estuvieran tomando algunas de las cosas que hacemos regularmente y las incorporaran en sus vidas regularmente,” dice Crandell.

Quizás te interese: Cómo obtener un abdomen y oblicuos tonificados rápido

6Muévete en todas las direcciones

Lee sugiere que escojas por lo menos una postura para cada dirección en la que se mueve el cuerpo – inclinándote lado a lado, hacia adelante y hacia atrás, girando, y volteándote hacia abajo (lo cual puede ser tan simple como el perro boca abajo o doblarte hacia delante de pie).

“Si incorporas todas las direcciones,” dice ella, “creas una práctica completa.”

Compartir