Las razones más comunes por las que hay hombres infieles

525
corazonroto
  • ¿Los hombres son más infieles que las mujeres?

  • ¿Están condicionados genéticamente para engañar?

  • ¿Quieren vivir la parte apasionada del romance una y otra vez por presión social, o por condiciones individuales?

Un popular BestSeller sobre el tema, escrito por el consejero de parejas, Gary Neuman, da luces sobre esta inclinación por las aventuras. Y los resultados son sorprendentes.

El libro, titulado The Truth about Cheating: Why Men Stray and What You Can Do to Prevent It  (La verdad sobre el engaño: Por que los hombres lo hacen y cómo puede prevenirlo) se basa en entrevistas a decenas de hombres que fueron infieles a su pareja.

Quizás te interese: ¿Quieres ser feliz? No te cases con estos cinco tipos de hombres

¡9 de cada 10 hombres no engaña solo por sexo!

Este es el primer dato contundente de este trabajo. La mayoría de los hombres infieles afirman que lo hacen por desconexión emocional con su pareja, y no buscando inicialmente sexo.

De acuerdo con estos datos, casi todas las aventuras de los chicos comienzan en el trabajo o en sitios a los que acuden para practicar un hobby, lo que denota que antes de que la relación se concrete en las sábanas, hay una especie de “nexo o vínculo emocional”.

Los hombres alegan que engañan porque se sienten solos en su relación o matrimonio; no reciben la suficiente atención de sus mujeres o son poco valorados por ellas.

Los infieles afirman que la “otra mujer” los deja ganar, una sensación que denuncian, han perdido en sus relaciones estables. Con la “otra”, se sienten valorados, seguros y apreciados y siempre al control.

Los hombres aman ganar”, dice Neuman. Si quieres hacer que ellos se sientan seguros, “dales un poco de ventaja, permíteles que sientan que, de vez en cuando, están ganando”.Se sienten poco atractivos y deseados

 

Los hombres son seres sexuales, cargados de testosterona y hormonas que los incentivan a sexualizar casi todos sus comportamientos. Eso para nadie es un secreto.

Cuando hay crisis de pareja, los primeros sacrificados son los contactos sexuales. Las mujeres se distancian y evitan la intimidad y eso solo puede arrojarlos a otros brazos.

Y no se trata solo del acto sexual, sino de gestos de amor y de reconocimiento de su atractivo: ellos buscarán alguien que les devuelva su seguridad, que los haga sentirse de nuevo “el macho alfa”.

La falta de autoestima y un ego herido –por crisis de pareja, despido del trabajo, entre otras causas- puede llevar a tu hombre a refugiarse en otra mujer.

Más química que físico 

Neuman expresa que 88% de los hombres reafirma que no buscó otra mujer porque esta fuese mejor parecida o con mejor cuerpo que su esposa. Simplemente, necesitaban sentirse mejor en pareja.

El autor sorprende con otra revelación: Los hombres son seres muy emocionales. Hay una errada percepción de que son un iceberg, pero la verdad es que son bien sentimentales, solo que se expresan de manera muy diferente.

Por inclinación social, los hombres sienten que deben proveer y complacer. Si reciben el mensaje de que están fallando en esta labor, se sienten inseguros, ansiosos e inconscientemente, buscarán “desviarse” hasta encontrar reconocimiento en otro lado.

Quizás te interese: Enamorarse de dos personas, situación incómoda

 

LA INFIDELIDAD LLENA SUS VACÍOS

Una investigación de Archives of Sexual Behavior (2011) concluyó que las personas inquietas, ansiosas y buscadoras de novedades (los llamados “novelty seeking) son más propensos a conductas de infidelidad.

¿La razón? Se distraen y aburren con facilidad y siempre le quieren imprimir novedad a sus vidas.

Estas personas esperan mucho más de las relaciones, las “idealizan” tanto que nunca consiguen una persona que les brinde todo lo que anhelan.

Por eso, siempre sentirán que a su pareja le “falta algo” que buscarán en otra persona, cuando el problema está internamente.

Muchos de los hombres infieles lo hacen para solucionar ciertas carencias que no son de su pareja, sino suyas. Pero cambian equivocadamente el diván por una cama.

En esta gama se puede incluir a todos aquellos que viven con una condición mental y no han recibido el tratamiento ni la orientación psicológica o psiquiátrica adecuada.

¿Tus celos lo arriman a la infidelidad?

No buscamos justificarlos, pero sí es cierto que en la vida, muchas de las cosas que ocurren en el mundo material son resultado de la proyección de nuestros propios miedos.

Si transmitimos una y otra vez el mensaje de desconfianza y el temor a ser engañadas a nuestra pareja, a pesar de que la relación sea sana, feliz y él sea fiel, sentaremos la relación sobre arenas movedizas.

A nadie le gusta sentirse perseguido, ni tampoco ser cuestionado o señalado y menos por cosas que no está haciendo. ¡Mucho menos si es hombre, ellos tienen el ego del tamaño de su deseo sexual!

Si siempre discuten –sin razón- sobre el tema, si te molestas con todas sus amigas o compañeras de trabajo por el solo hecho de que respiren cerca de él y le prohíbes salir eventualmente con sus amigos, lo más seguro es que busque huir de la situación.

Lo riesgoso es que en ese camino de huida, se puede encontrar con alguien que lo comprenda y lo haga recuperar la sensación de paz y comprensión en una relación.

Quizás te interese: 23 consejos de pareja para salvar tu relación

Confusión sobre el amor:

Esto le pasa no solo a ellos, sino también a algunas de nosotras: creemos que el amor debe ser siempre pasional y visceral: matamos el tigre y le tenemos miedo al cuero.

La ciencia ha demostrado que ese amor pasional”, en el que no queremos quitarnos las manos de encima, nos llamamos y escribimos varias veces al día y anhelamos encontrarnos siempre, dura poco más de dos años y está relacionado con una activación hormonal específica.

Luego de ese tiempo, el organismo va segregando otras hormonas que te hacen mantenerte con una pareja por sentimientos de honestidad, compromiso e intimidad emocional, distintos a las sensaciones más corporales que los unieron.

Hay chicos que corren después de esta etapa y se vuelven hombre infieles, pues creen que dejaron de querer a sus novias o esposas. Y lo que no saben es que el amor es energía y, como tal, se transforma.

Inmadurez, falta de compromiso…o porque sí

No todos se sienten incomprendidos, ni merecen más valoración o respeto. Hay un porcentaje cercano a 15% de los hombres que engañarán porque sí, sin importar lo bien que se porten sus mujeres. 

El consejero matrimonial afirma que aunque la novia o esposa sea espléndida, estos hombres han asimilado una pauta cultural que los lleva a “polinizar” de flor en flor, pues ameritan vivir una y otra vez la experiencia límite del cortejo, para probar su masculinidad. 

Estos hombres infieles por naturaleza social, tienen la errada percepción de que solo pueden mejorar sus cualidades de amante experimentando con varias mujeres. Además, no piensan en las consecuencias de sus actos, ni son considerados con los sentimientos de ningunas de las involucradas.

Estos individuos ven la conquista como una estrategia casi de trabajo. Se divierten engañando y seduciendo; anhelan sentir una piel nueva; experimentar otra primera cita, otra primera noche; y asumen a cada nueva mujer como un reto.

Esta peligrosa “especie” masculina es tan contradictoria que en lugar de asumir una soltería feliz y sin compromisos, mantienen a su pareja “oficial” y la colocan en un pedestal.

Pero aún si son descubiertos, intentan convencer, tanto a sus parejas convencionales como a las eventuales, de que es “natural y normal” tener una relación oficial y otras como alternativa.

Quiere acabar la relación y no se atreve a decirlo

Aunque parezca mentira, hay chicos que no tienen la suficiente valentía para hablar de frente y dar por concluida una relación: se acaba la magia, se acaba el amor, pero no se atreven a hablar de ello.

Así, optan por la salida fácil de tener una aventura y dejar todas las pistas para ser descubiertos.

Una conducta quizás “maquiavélica”, o a lo mejor inconsciente, pero pasan a formar la lista de hombres infieles para zafarse de un compromiso en el que ya no quieren estar.

Y a ti, ¿te ha sucedido? ¿nos cuentas tu experiencia? ¿por cuál de estas u otras razones crees que hay hombres infieles?

 

Compartir