8 formas sorprendentes en que tus hormonas afectan tu peso

508

La mayoría de nosotras sabemos que nuestras hormonas pueden hacernos ganar peso, pero muy raramente pensamos en el proceso real que ocurre detrás de cómo las hormonas afectan tu peso.

Las hormonas son responsables de cientos de reacciones químicas dentro de tu cuerpo que ocurren sin que te des cuenta, o sin siquiera saber donde dichas hormonas están localizadas

Por supuesto, sabemos cuando estamos estresadas, o cuando nuestro apetito es mayor en “cierta época del mes”, pero lo que no sabemos es como esas cosas nos hacen ganar peso, o por qué.

Cuando descubrí como mis hormonas estaban afectando mi peso, me di cuenta de que tenían mucho que ver con mi bajo peso y sobre peso en ciertos momentos de mi vida.

Estas formas en que las hormonas afectan tu cuerpo te mostraran que es lo que esta sucediendo dentro de tu cuerpo y las cosas que puedes hacer para compensar el daño.

1El cortisol en tu cerebro

La hormona cortisol es responsable del estrés crónico, el cual es una de formas más conocidas de cómo las hormonas afectan tu peso.

Todo el mundo sabe que el estrés puede causar aumento de peso, o perdida de peso si la persona en realidad no come porque esta muy estresada.

El problema con el cortisol es que confunde tu cuerpo a pensar que estas en peligro, incluso aunque solo estés agotada.

El cerebro envía cortisol en tu flujo sanguíneo, incrementando tu frecuencia cardiaca y liberando energía desde tus depósitos de grasa y glucosa, lo cual esta bien si estas corriendo de un ladrón.

Sin embargo, si solo estas estresada y estas teniendo un mal día y tu cortisol es alto, vas a quedar sin reservas de grasa y glucosa (azúcar), así que ¿adivina que?

¡Vas a tener antojos como una mujer enloquecida!

Así es como esto nos guía a ganar peso cuando estamos estresadas.

Nuestros cuerpos se acostumbran tanto a la intensidad del cortisol si estas estresada crónicamente, que nos acostumbramos a almacenar mas grasa corporal porque nuestros cuerpos están utilizando todo el alimento que comemos y lo almacenan como combustible para el cortisol.

Para eliminar el estrés de tu vida y bajar tus niveles de cortisol, se ha probado que el ejercitarse por lo menos 5 días a la semana disminuye dramáticamente el cortisol.

La próxima ves que te estés quejando por un mal día en el trabajo, ve al gimnasio y no al escondite donde tienes el helado.

2La hormona del sueño

Créelo o no, en realidad tienes una hormona que le dice a tu cuerpo que necesitas y estas lista para dormir.

Quizás te interese: Panquecas verdes

La melatonina es la hormona asociada con el sueño, producida en el cerebro.

Si tus niveles están bajos, o no vas a poder dormir o vas a dormir mucho.

Cuando llega la puesta de sol, las glándulas pineales del cerebro segregan melatonina a nuestro flujo sanguíneo, así que sentimos que el sueño esta aproximándose.

La producción de melatonina es mayor mientras mas oscuro sea el cuarto, así que es recomendable dormir en completa oscuridad.

La melatonina bien puede ayudar o dañar tus metas de perdida de peso debido a que contrarresta el estrés e incluso actúa como un antioxidante.

¡Esto es por lo que el termino “dormir para ser bella” tiene mucho de cierto!

Los bajos niveles de melatonina han sido ligados con la obesidad, diabetes y cáncer.

Si no puedes dormir, pregúntale a tu doctor acerca de tomar un suplemento de melatonina para reiniciar tus niveles.

Mientras que no pienso que sea bueno a largo plazo, eso en realidad me ayudó por un tiempo cuando no podía dormir después de una tragedia que ocurrió en mi familia.

Asegúrate de desaparecer toda luz en tu cuarto por lo menos 30 minutos antes de que vayas a dormir en tu ropa cómoda, lo cual va a calmar tu cuerpo, ayudándote a que te quedes dormida mas rápidamente.

3La hormona del amor

La oxitocina es llamada la hormona del amor y tu cuerpo la libera cuando tocas a alguien (un amante, un amigo) o incluso cuando comes chocolate, lo cual ha sido probado que libera oxitocina en el cerebro.

Supongo que es por eso que asociamos tanto al chocolate con amor y porque recurrimos a el cuando estamos deprimidas.

Los altos niveles de oxitocina pueden ser geniales por unas cuantas razones.

Primero, detiene tu apetito, puede impulsar tu deseo sexual, aumenta tu confianza, hace retroceder el estrés y la presión arterial.

El estrógeno mejora enormemente los efectos de la oxitocina, haciendo que las mujeres tengan un vínculo de mayor intensidad después del sexo, y haciendo que una caricia normal sea algo excitante durante la ovulación.

¿Alguna vez has notado como cuando te enamoras, en lo último en lo que piensas es en la comida?

El increíble poder de la oxitocina para aumentar el sentido de saciedad prueba que cuando las mujeres sufren una ruptura amorosa o se sienten solas, ellas recurren a la comida y están mas estresadas, llevándolas a aumentar de peso.

Para mejorar tus niveles de oxitocina sin comer toneladas de chocolate, simplemente incrementa las relaciones de tu vida.

La oxitocina es liberada cada vez que abrazamos o tocamos a alguien, no solo a nuestro amante.

También se puede incrementar cuando mas nos comprometemos con arreglos sociales, y cuando nos reímos con otros alrededor de nosotras.

Mientras mas feliz estés y te sientas mas conectada con otros, mas oxitocina vas a producir.

4Problemas de tiroides

Todo el mundo sabe que una tiroides que no funcione muy bien puede detener tus esfuerzos por perder peso, y la complejidad detrás de este asunto es muy alucinante si me preguntas.

La Tiroxina (T4) y triyodotironina (T3) son las hormonas de la glándula tiroides.

Ellas actúan como el termostato interno del cuerpo, lo cual bien puede incrementar o disminuir tu metabolismo, junto con tus niveles de energía.

Quizás te interese: Ponquesitos de zanahoria

Desafortunadamente, los factores tales como el estrés crónico, deficiencias nutricionales, e inflamación puede hacer que esas hormonas no funcionen bien, dejándote con mucho o con poco, y sintiéndote fatigada, constipada o con frio constantemente.

Pueden hacer que ganes peso si están con baja actividad, o perder peso si las hormonas tienen una alta actividad.

Para equilibrar esto, elimina las toxinas ambientales lo mas que puedas al evitar el bisfenol A (BPA), el químico presente en ciertos plásticos, los cuales pueden también interrumpir la función tiroidea, y nunca calientes tus alimentos en contenedores plásticos.

Otros tips que puedes intentar son seguir una dieta amigable con la tiroides, y evitar los metales pesados tales como el mercurio, el cual es a menudo encontrado en pescados grandes como el atun y el pez espada, y ha sido asociada con un desequilibrio de la tiroides.

5Esenciales de estrógeno

El estrógeno y la progesterona son las dos hormonas producidas por tus ovarios, y esas dos hormonas bien pueden hacerte perder o ganar peso, por lo cual la menopausia y la pubertad son tan a menudo asociadas con la ganancia de peso y los cambios en el cuerpo.

A medida que tus ovarios producen más de una de estas hormonas sexuales femeninas, ellas simultáneamente disminuyen la producción de la otra.

¿Suena confuso?

Espera, ¡se pone mejor!

Este proceso es en realidad una reacción crucial de sube y baja que mantiene a tu sistema reproductivo andando, y desafortunadamente, resulta en el SPM (síndrome premenstrual)

Esta asociación puede estar comprometida por la ganancia de peso, el estrés crónico, y la exposición a químicos tóxicos como BPA.

Los niveles de estrógeno sin control pueden arruinar tu libido y llevarte a irritabilidad, migrañas, depresión, SPM extremo y una clase de desordenes reproductivos.

Comer muy poco puede ser también una señal de perdida de estrógeno en el cuerpo, resultando en una menopausia temprana.

Tu mejor defensa en contra de un desequilibrio es comer una dieta orgánica, de alimentos completos y mantener tu peso a un nivel saludable.

El exceso de grasa corporal segrega más estrógeno, llevándolo a un desequilibrio.

Come mas vegetales crucíferos como brócoli y coliflor y cocina con más col y repollo.

Las frutas cítricas son también maravillosas para liberar el exceso de estrógeno fuera del cuerpo..

Es también algo obligatorio el eliminar la chatarra procesada y comer granos completos como el arroz dorado, el cual combate el SPM y ayuda en la producción de estrógeno.

6Problemas de testosterona

Tu hombre no es el único con testosterona; ¡ustedes también la tienen chicas!

La testosterona es una jugadora importante en nuestro peso, aunque sepamos o no que tenemos esta hormona.

Mientras que tus ovarios y tus glándulas suprarrenales producen un mínimo de 10 por ciento de la testosterona que tienen los hombres, la hormona sexual masculina juega el mismo rol en cualquier cuerpo tal como en los hombres.

La testosterona impulsa el deseo sexual, la fuerza de los músculos y la densidad de los huesos, y lo mejor de todo, mejora tu metabolismo.

Los bajos niveles de testosterona pueden dejarte lenta, deprimida, y darte una baja libido, pero altos niveles pueden ocasionarte acné y vello facial, entre otros males antiestéticos, los cuales son síntomas comunes de SOP, un desorden hormonal en las mujeres obesas.

El enlace entre esta hormona y el peso es tan crucial que muchas mujeres están ahora colocándose inyecciones de testosterona para equilibrar sus niveles, o están comiendo una dieta que ayude a incrementar los niveles.

Si crees que tienes síntomas de baja testosterona, visita a tu ginecólogo, quien puede ayudarte.

Si piensas que tienes SOP (síndrome de ovario poliquístico), busca ayuda profesional en como tratarlo y mejorarlo.

7Respuestas del apetito

No es un secreto que nuestro estomago es al que siempre culpamos por las calorías extras que sentimos que necesitamos cada día.

Alguna vez te has dicho a ti misma, ¿pero es que estoy hambrienta todo el tiempo?

No es tu culpa y tus hormonas son las responsables.

Tenemos dos hormonas claves en nuestro estomago que nos dicen si estamos hambrientas o satisfechas.

La leptina y la grelina son tus hormonas del hambre y siempre están bien dispuestas.

Quizás te interese: Pole Fitness, el último ejercicio

La grelina es producida en el estomago y en el páncreas. Alerta a tu cerebro cuando tu barriga esta vacía, indicándote que necesitas comer.

La leptina, la cual es segregada por las células de grasa, dispara las hormonas supresoras del apetito cuando ya has comido lo suficiente de manera que puedas parar de comer cuando ya estás satisfecha.

Esta hermosa armonía es fácilmente derribada por supuesto al comer mucha azúcar, la cual impide la producción de la leptina, dejando que la grelina envíe señales injustificadas de hambre.

Dormir poco también puede interferir con la producción de leptina, así que nunca te sentirás satisfecha, sin importar lo mucho que comas.

Esta es la razón por la cual un sueño de 7-8 horas es un gran aliado en la perdida de peso.

Para equilibrar tus niveles, corta con todas las fuentes de azucares refinados o añadidos en tu dieta.

Deberías estar obteniendo azúcar de los alimentos como frutas y vegetales y productos lácteos naturales.

Asegúrate de tener por lo menos unas 7 horas de sueño para que tus hormonas de leptina y grelina se arreglen solas.

8La hormona de la felicidad

Por ultimo, una hormona muy importante producida en tu estomago es la responsable de tu peso en una gran manera debido a que afecta directamente desde tu felicidad, y es en si responsable por tu felicidad.

La serotonina es en parte responsable por el estado de animo y la memoria, y es a menudo llamada la hormona de sentirse bien o neurotransmisora.

La serotonina también ayuda a controlar la habilidad de hacer varias cosas a la vez.

Si tus niveles están bajos, puedes sufrir de comportamiento obsesivo, como estar estancada en una idea, preocupación, o fijación todo el día, o puedes sufrir de depresión.

Estas pueden dar como señal un bajo apetito, mientras que un alto incremento de serotonina puede llevarte a la ganancia de peso, lo cual es posiblemente la razón por la que muchos antidepresivos pueden causar un aumento de peso, dependiendo de la persona.

Para equilibrar tus niveles de serotonina, asegúrate de que no elimines demasiados carbohidratos de tu dieta.

Una dieta extremadamente baja en carbohidratos puede resultar en depresión.

Come más del aminoácido triptófano, el cual necesitas para la producción de hormonas para hacer serotonina, al comer alimentos como yogurt, papas dulces, pavo y bananas,

Todas podemos tener diferentes reacciones hormonales en nuestro cuerpo, pero aun así todas tenemos las mismas hormonas.

Chequea las tuyas y descubre como pueden tal vez estar afectando tu peso.

Compartir