La importancia del ejercicio

238

Todas sabemos que el ejercicio es importante en nuestras vidas diarias, pero tal vez no sepamos porque o que el ejercicio puede hacer por cada una de nosotras.

Es importante recordar que hemos evolucionado de ancestros nómadas que pasaban todo su tiempo moviéndose de un lado a otro en la búsqueda de comida o abrigo, viajando largas distancias en su vida diaria.

Nuestros cuerpos están diseñados y han evolucionado para ser activos de forma regular.

En la misma manera en que un carro deportivo está diseñado para ir rápido, nosotros somos diseñados para movernos.

Si un carro deportivo es tomado una vez a la semana a un viaje de 3 millas por el centro de la ciudad, probablemente desarrollará problemas en el motor muy rápidamente.

Con el tiempo las personas también desarrollan problemas si se la pasan todo el día sentadas en un escritorio o al frente de la TV y minimizan la cantidad de ejercicio que hacen.

Los beneficios del ejercicio

Hay muchos beneficios del ejercicio regular y de mantener el acondicionamiento físico, entre ellos se incluyen:

El ejercicio incrementa los niveles de energía

El ejercicio mejora tano la fuerza y la eficiencia de tu sistema cardiovascular para obtener los oxígenos y nutrientes para tus músculos.

Quizás te interese: Formas de perder peso y divertirte al mismo tiempo

Cuando tu sistema cardiovascular trabaja mejor todo parece más sencillo y tienes más energía para los momentos divertidos de la vida.

El ejercicio mejora la fuerza muscular

Mantenerse activa mantiene  a los músculos fuertes, y a las articulaciones, tendones y ligamentos flexibles, permitiendo que te muevas de una manera más fácil y evites las lesiones.

Los músculos y ligamentos fuertes reducen tu riesgo de dolor en las articulaciones y en la espalda baja al mantener las articulaciones en una alineación apropiada.

Ellos también mejoran la coordinación y el equilibrio.

El ejercicio puede ayudarte a mantener un peso saludable

Mientras más te ejercites, más calorías vas a quemar.

Adicionalmente, vas a desarrollar más músculos, tu tasa metabólica se incrementara, así que quemaras más calorías incluso cuando no estés ejercitándote.

¿Cuál es el resultado? Vas a perder peso y te vas a ver mejor físicamente lo cual aumentará tu autoestima.

El ejercicio mejora la función cerebral

El ejercicio incrementa el flujo sanguíneo y los niveles de oxigeno en el cerebro.

También promueve la liberación de químicos del cerebro (hormonas) que son responsables de la producción de células en el hipocampo, la parte del cerebro que controla la memoria y el aprendizaje.

Quizás te interese: Mitos sobre la alimentación ¡Descúbrelos!

Esto, como resultado, aumentará tus niveles de concentración y tu habilidad cognitiva, y ayudará a reducir el riesgo de enfermedades cognitivas degenerativas tales como el Alzheimer.

El ejercicio es bueno para tu corazón

El ejercicio disminuye el colesterol LDL (el tipo que tapona tus arterias), incrementa el HDL (el colesterol bueno) y disminuye la presión sanguínea, lo que baja el esfuerzo en tu corazón.

Añadido a esto, también fortalece los músculos de tu corazón.

Combinado con una dieta saludable, el ejercicio disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades coronarias al corazón.

El ejercicio regular disminuye tu riesgo de desarrollar diabetes tipo 2

El ejercicio regular ayuda a controlar los niveles de glucosa en la sangre, lo cual ayuda a prevenir o a retrasar el comienzo de la diabetes tipo 2.

Adicionalmente, el ejercicio ayuda a prevenir la obesidad, lo cual es un factor importante en el desarrollo de la diabetes tipo 2.

Quizás te interese: 7 tips para el cuidado de la piel en mujeres mayores

El ejercicio mejora tu sistema inmunológico

El ejercicio mejora la habilidad de tu cuerpo de bombear el oxigeno y los nutrientes por todo tu cuerpo que son requeridos para recargar las células que pelean contra las bacterias y los virus.

Mantenerse activa disminuye la probabilidad de desarrollar algunas enfermedades degenerativas de los huesos

Los ejercicios con carga de peso como correr, caminar, o levantamiento de pesas disminuyen tu riesgo de osteoartritis y osteoporosis – el dicho de “úsalo o piérdelo” realmente se aplica a los huesos.

El ejercicio puede reducir el riesgo de ciertos canceres

Ser activa significa que el riesgo de cáncer de colon, cáncer de seno y posiblemente también el cáncer de pulmón y endometrial sea bajo.

Los estudios por el Centro de Investigación de Cáncer de Seattle han sugerido que el 35% de las muertes por cáncer están asociados con el sobrepeso y el sedentarismo.

Las personas activas tienden a dormir mejor

La actividad física hace que te sientas mas cansada así que estás más preparada para dormir. Un buen sueño de calidad ayuda a mejorar el bienestar general y puede disminuir el estrés.

El ejercicio mejora tu humor y te da un sentido mejorado de bienestar

La actividad física estimula la liberación de endorfinas las cuales hacen que te sientas mejor y más relajada.

Quizás te interese: Los mejores trucos de maquillaje que debes conocer

Esto como resultado mejorará tu humor y disminuirá tus niveles de estrés.

El ejercicio puede ayudar a prevenir y tratar enfermedades mentales como depresión

La actividad física puede ayudar a que conozcas personas, disminuir los niveles de estrés, lidiar con la frustración, darte un sentido de realización personal, y proveerte algo de “tiempo individual” importante, todos estos ayudan con la depresión.

Mantenerte en forma puede disminuir algunos efectos del envejecimiento.

Compartir