¡8 mitos del gimnasio al descubierto!

1928

Algunas de las teorías de salud y ejercicios suenan posibles, mientras otras parecen poco probables. De ambas maneras, siempre estamos lo suficientemente interesados como para probar esas teorías y en poco tiempo recomendárselas a otras personas.

Como las teorías y consejos van pasando de boca en boca, regularmente terminamos con información que es más ficción que realidad.

Aquí, el entrenador Kristoph Thompson nos ayuda a dejar las cosas claras:

«Vamos a eliminar la mala información para que puedas ayudarte a entrenar de manera más inteligente y con más fuerza.»

3. Reducción localizada es posible

Simplemente no es posible eliminar grasa en un área específica, al ejercitar esa parte del cuerpo.

El exceso de grasa corporal tiende a alojarse alrededor de la cintura, estómago y caderas; frustrándote durante la pérdida de peso, pues estos son los últimos sitios que adelgazas.

Quizás te interese:Comenzando con entrenamientos al aire libre

La única forma de reducir estos acumulados de grasa es a través de ejercicios aeróbicos y de resistencia regulares combinados con una dieta saludable.

Para ayudar a acelerar la pérdida de peso, escoge ejercicios que enfoquen grupos musculares grandes como sentadillas para las piernas. Puedes escoger ejercicios aeróbicos como natación, que trabajen la parte alta y baja de tu cuerpo.

Este tipo de ejercicios, hechos con alta intensidad, van a elevar tu ritmo cardíaco y van a quemar un montón de kilojulios (unidad que define aporte calórico de un alimento).