Motivación para adelgazar: 4 métodos científicos

3445
Motivacion para adelgazar

¿Alguna vez has tratado alguno de los siguientes métodos para motivarte a bajar de peso?

  • Imaginarte tu cuerpo ideal
  • Usar un Afiche que te induzca a bajar de peso
  • Escribir una lista con tus propias metas
  • Retarte a ti misma a no comer mas
  • Mejorar tu fuerza de voluntad
  • Obsesionarte en busca de la dieta correcta

Si has intentado alguna de estas cosas, déjame decirte que no estás sola.

Ya sea a través de programas de autoayuda, dietas, libros que traten del tema entre otros el problema es que algunos de estos métodos no solo no son acertados sino que pueden generar el efecto contrario a nuestra meta de perder peso (hoy día hay un amplio grupo de científicos investigando sobre esta situación).

A continuación hemos seleccionado 4 de los métodos más populares para perder peso, promovidos por los “gurús del fitness” para ver si funcionan o no y cuáles son los más recomendables.

Sin embargo, lo que en verdad buscamos es que después de leer este artículo no te vuelvas a preocupar por conseguir motivación para bajar de peso.

Así que comencemos…

1. Visualizando lo fabulosa que te verás después de perder peso

 

Todas hemos escuchado de la técnica de autoayuda que consiste en visualizarte a ti misma como la persona ideal en que deseas convertirte.

La teoría dice que si haces esto lo suficiente eventualmente tu comportamiento e imagen llegarán a corresponder con el de la persona en tu mente.

Es una idea interesante pero,  ¿Funciona?

Para hallar la respuesta los investigadores Gabriele Oettingen y Thomas Walden de la universidad de Pennsylvania buscaron un grupo de mujeres con sobrepeso que implementaron esta técnica.

Durante la investigación se le pidió a cada participante que imaginaran dos tipos de situaciones hipotéticas.

Dos acerca de ellas perdiendo peso y dos acerca de escenarios con comida tentadora donde ellas se pudieran encontrar.

Quizás te interese: 8 Hábitos que te impiden adelgazar

Los investigadores midieron las respuestas en una escala positiva.

El resultado de su investigación arrojo que contrario a lo que muchos pudieran pensar, aquellas que tuvieron fantasías o pensamientos negativos con respecto a perder peso al imaginarse la comida perdieron 12 kilos más que aquellas que tuvieron fantasías positivas con respecto a su apariencia ideal.

Los investigadores concluyeron que la razón por la que se produjo este resultado es debido a que las personas que fantasean solo con un futuro positivo no están preparadas para manejar los inevitables contratiempos y problemas que se presenten (como en el caso de estas mujeres lo fue la comida).

Imaginar tu figura ideal simplemente no te deja perder peso. Es cuestión un tanto psicológica.

La Manera Correcta de Visualizarte para perder peso

Después de ver estos resultados, Oettingen especuló sobre cuál es la manera más efectiva de pensar para lograr una meta, determinando que se debe ser optimista pero a la vez realista y tomar en cuenta todos los obstáculos y problemas que se pueden presentar para lograrla.

Quizás te interese: ¿Bajar de peso tomando agua?

Para poner esta teoría a prueba, ella desarrollo un estudio empleando un procedimiento que denominó “doble pensamiento” (que es el nombre de una técnica de control mental que George Orwel acuño en su novel 1984).

Ella le pidió a los participantes que emplearan unos minutos en fantasear con respecto a lograr una meta y anotar dos beneficios que obtendrían al lograrla.

Luego les pidió que imaginasen dos grandes obstáculos que probablemente enfrentarían al intentar conseguir su meta.

De allí en adelante ella alentó a los participantes a mantener en su mente los dos beneficios y los dos obstáculos, como si fueran una sola imagen y  pensar en los beneficios y obstáculos en la misma proporción y al mismo tiempo.

Esto hace honor al nombre de doble pensamiento.

Esta oración puede ser un ejemplo de doble pensamiento para perder peso:

Me voy a ver muy bien en ropa deportiva cuando pierda peso. Cuando alguien me ofrezca una dona en el trabajo debo esforzarme para poder decir siempre que no.

El doble pensamiento ha sido probado con una amplia variedad de metas y ha dado mejores resultados en aquellos que lo emplean con respecto a las personas que piensan en los beneficios y los obstáculos de manera separada.

Quizás te interese: Qué comer durante el fin de semana

Para llevar esto a la práctica, de ahora en adelante cuando visualices algo a futuro piensa en los beneficios pero a la vez piensa y considera los obstáculos que se te pueden presentar para lograr tu meta.

Ser realista no suena divertido pero te dará la motivación necesaria para bajar de peso.

2. Apoyarte en tu fuerza de voluntad para perder peso

 

Roy Baunneister, es un científico de la Universidad Estatal de Florida que ha conducido numerosos programas de autocontrol y fuerza de voluntad.

Hoy en día está convencido que la fuerza de voluntad es muy similar a un musculo.

En el libro de Kelly McGonigals titulado “El instinto de la fuerza de Voluntad”, ella aborda el tema diciendo que aquellos que usan su fuerza de voluntad parece que paulatinamente la van perdiendo.

Por ejemplo, un fumador que pase más de 24 horas sin fumar un cigarrillo es más propenso a sucumbir a la debilidad de comer helado excesivamente.

De la misma manera, un alcohólico que resista el impulso de tomar su coctel favorito se vuelve físicamente débil en una prueba de resistencia.

De igual forma, aquellas mujeres que están en una dieta son más proclives a engañar a su esposo.

Es como si entre más fuerza de voluntad usaras para unas cosas, más débil te volvieras para enfrentar otras, o como si entre más fuerza de voluntad uses más desprotegida vas a estar para afrontar otras tentaciones que se te puedan presentar.

Usar tu fuerza de voluntad para lograr perder peso es un truco de balance.

Por ejemplo, si para alcanzar la meta de perder peso debes dormir un poco menos, esto requerirá esfuerzo y todo esfuerzo tiende a debilitar tu fuerza de voluntad.

Quizás te interese: ¡Adelgaza bailando!

No podemos ignorar  que la fuerza de voluntad es necesaria para realizar cualquier dieta o programa de ejercicio pero no debe ser tu único motivador.

Debido a esto, para que puedas lograr tu objetivo de esforzarte para perder peso, debes balancear tus “requerimientos” de fuerza de voluntad (es decir ajustar tu entorno para que no tengas que usar mucho de ella).

Por ejemplo, si te dijeran que van a matar a todos tus seres queridos si no logras bajar de peso, te aseguro que no tendrías que usar tu fuerza de voluntad para lograr rebajar, porque ya estarías motivada por las circunstancias y la tentación de comer se vería anulada por la amenaza inminente.

Bueno… ese ejemplo fue un caso extremo pero vamos a ver algunas maneras para motivarte a perder peso que no requieran que uses de más tu fuerza de voluntad.

Esta es mi favorita 🙂

Has un compromiso público

Hay cada vez más evidencia que aquellos que hacen un compromiso público (es decir se comprometen ante familiares y amigos a lograr un objetivo) son más propensos a cumplir sus metas.

El apoyo de nuestros familiares y amigos es una gran ayuda en nuestra motivación pero no podemos dejar de lado que lo que también nos motiva es la vergüenza de fracasar frente a ellos.

Quizás te interese: 15 Secretos para adelgazar

Comienza diciéndoles a las personas acerca de tus esfuerzos para perder peso y publica estatus en Facebook y twitter que tengan que ver con tus metas.

Recientemente en una investigación hecha sobre personas que querían dejar de fumar se comprobó que aquellos fumadores que publicaron varias veces en twitter con el hashtag “#givingupsmoking” (dejando de fumar) tuvieron mejor éxito en dejar el habito.

3. Cómo programar tus metas para perder peso

 

En el estudio de Richard Wiseman sobre la psicología de la motivación participaron unas 5000 personas de las cuales solo un 10% tuvo éxito en conseguir las metas que se habían propuesto al iniciar el estudio.

Después de analizar los resultados, Wiseman descubrió que la manera como programas tus metas hace la diferencia.

Los participantes que tuvieron éxito dividieron su meta principal en una serie de sub-metas, creando así una serie de escalones que fueron alcanzando paulatinamente hasta llegar a su meta principal.

De esta manera enfrentaron de forma exitosa el miedo y la duda que frecuentemente se asocia con un cambio grande en la vida.

Estos planes fueron muy efectivos especialmente en los casos en que cada sub-meta era concreta, medible y basada en un tiempo específico.

Quizás te interese: Descubre los secretos de las dietas de los famosos

Así que no es suficiente con desear bajar de peso o escribir acerca de ello, es necesario que tu meta se pueda dividir en una serie de tareas que puedas medir y que te lleven a alcanzar una serie de sub-metas que desemboquen finalmente en tu objetivo definitivo.

Por lo tanto, no basta con decir que quieres, debes decir como lo vas a lograr.

Por ejemplo, podrías decirlo de la siguiente manera:

Mi objetivo es hacer ejercicio los lunes y  los miércoles. También voy a comer solo ensalada en el almuerzo cada día y a cambiar mi refresco regular por agua. Adicional a esto voy a pesarme y medirme al final de cada semana y tomar fotos para ver mi progreso, ajustando mi dieta y régimen de ejercicio hasta que pierda de manera consistente de 1 o 2 kilogramos por semana.

4. Elige la dieta perfecta para Bajar de Peso

 

Comer de más nos engorda y todos estamos de acuerdo en que si una persona con sobrepeso deja de comer basura procesada y se alimenta con proteínas naturales, frutas y vegetales frescos y hace algo de ejercicio empezaría a perder peso.

Enfrentémoslo, todas las dietas efectivas se basan en el principio anterior, y funcionan si la persona tiene la motivación para seguirla.

Una investigación dirigida por el Centro Kasier de investigación permanente en materia de salud, mostró que las personas que tienen una programación de comida pierden más peso que aquellas que no lo poseen.

Así que escribe lo que vas a comer en tu teléfono, o en un calendario, libreta  o descarga una aplicación para planear y monitorear tus comidas.

Las personas distraídas tienden a comer más, así que ponle más atención a lo que estás comiendo y comerás mucho menos.

¡Es mágico!

Un resumen de como motivarte de manera efectiva para perder peso

  1. No te concentres en fantasías futuristas positivas o negativas. Piensa en ambas, recuerda el concepto de doble pensamiento.
  2. Recuerda que tu fuerza de voluntad eventualmente decaerá, así que cuéntale a los demás acerca de tus metas, así obtendrás apoyo y aumentarás la presión en ti para no fallar.
  3. Elige el mejor modelo para bajar de peso que se adapte a ti. Así que si fallar te afecta, elije un modelo que contemple esa posibilidad. Si el éxito te inspira, elige un modelo centrado en el éxito.
  4. No solo te conformes con elegir una meta, debes identificar y elegir aquellas sub-metas o metas secundarias que te llevarán a tu meta primordial. Saber qué es lo que quieres es el primer paso, saber cómo lo vas a lograr es el segundo.
  5. No te retes o regañes después de haber comido alimentos no saludables, usa toda tu fuerza de voluntad para evitar acercarte a hacerlo, de nada sirve juzgarte después de haberlo hecho.
  6. Mantén un programa de comidas y toma nota de aquello que comes. Aprende acerca de lo básico de la nutrición y ten en cuenta que la pérdida de peso viene dada cuando comes solo lo que tu cuerpo necesita.
  7. Y finalmente, recuerda que estas técnicas no son píldoras mágicas que te harán bajar de peso instantáneamente, para que funcionen debes tener el verdadero deseo de bajar de peso y constancia. Así que si de verdad quieres bajar de peso estas técnicas harán que hacerlo sea un poco más fácil.

¡Pone en práctica estas técnicas y cuéntanos como te ha ido!

 

Compartir