Antes y después de bajar 95kg de peso – una historia motivadora

19866
antes y despues de perder peso

Cuando el esposo de Jamie Morgan subió a Internet la historia sobre cómo Jamie había logrado bajar 96 kilogramos para convertirse en una figura de competición no sabia todo el revuelo que esto causaría.

Miles de comentarios de mujeres que se sintieron muy motivadas por esta historia. “Fue realmente hermosos ver a las personas motivadas e inspiradas a causa de mi historia”, nos cuenta Jamie, “Quiero que la gente sepa que esto puede lograrse, sin importar tu peso o edad.”

A pesar de tener 38 años y ser obesa durante toda su vida (y ser consciente de ello), Jamie siempre se mantuvo positiva y con ánimos de cambiar. Pero a veces necesitamos algún empujón o algo que nos de ánimos para dar ese salto inicial.

Quizás te interese: Motivación para adelgazar – Métodos comprobados

Así fue como luego de la muerte de su madre, las cosas cambiaron para Jamie. “Estaba comiendo más de lo normal debido a mis cuestiones emocionales y eso me estaba llevando por un camino oscuro y de depresión, extraño en mi.”

En el 2009, luego de que ella perdiera su trabajo, una amiga le dijo que pensaba que ella estaba deprimida y que necesitaba ayuda. “Necesitaba atacar esta depresión para lograr una salud emocional y física,” nos cuenta.

Quizás te interese: Tonifica tu abdomen hoy

“6 meses en terapia me mostraron que podía haber una relación entre la comida y mis emociones,” explica Jamie, “Comencé a tener ganas de moverme y a preocuparme por mi cuerpo, fijándome en las cosas con que lo alimentaba.”

En su niñez, Jamie asoció siempre a la comida con confort y amor y nunca se preocupo por el tamaño de las porciones y los nutrientes de los alimentos. Este era el primer paso a resolver, por lo que buscó un buen nutricionista para aprender como comer de una forma saludable y positiva para el cuerpo.

Quizás te interese: Pilates- Destruyendo la grasa

“Una vez que adquirí estas bases, comencé a interesarme por el mundo del fitness. Nunca he sido una atleta, pero de repente, encontré una dentro mío. Me enamore del ejercicio y el entrenamiento.”

Al principio se sentía avergonzada de su figura, por lo que costaba entrar al gimnasio. Para eliminar este obstáculo, Jamie comenzó a entrenarse en casa hasta que se sintió cómoda como para pisar un gimnasio.

En él, dedico la mayor parte del tiempo a realizar ejercicios cardiovasculares, hasta que una amiga le recomendó que probara algunas clases de TRX. Luego de un par de clases, Jamie contrató a una entrenadora personal, con la cual trabajaba algunos días a la semana, “me ayudó a sentirme más segura con mi cuerpo y con las cosas que podía hacer.”

Cuando pesaba alrededor de 90 kg, una figura de competición le preguntó a Jamie si alguna vez había pensado en competir.

Ella se rió al comienzo, sabiendo que nunca se sentiría cómoda usando un bikini de dos piezas en un escenario mientras todos la miraban. Pero esta idea quedo dando vueltas en su mente y en noviembre del 2013 – con 20 kg más de peso de lo actual – le comentó a su entrenadora que quería competir.

Quizás te interese: Tomar agua para perder peso

Así comenzó a entrenar de forma más pesada, realizando rutinas tradicionales de fuerza, ejercicios con el peso del cuerpo, kettlebells y ejercicios para abdominales.

Ella tenía otro amigo que entrenaba culturistas, el cual la ayudó con su nutrición y el resto de las piezas del rompecabezas para ponerse a tiro para la competición. “Las personas en mi gimnasio comenzaron a notar las cosas que yo hacía y empezaron a ofrecerme ayuda,” nos cuenta “Es increíble lo generosa que ha sido al gente.”

Jamie participó de su primer torneo el 18 de octubre de este año pesando 71 kg, 4 años después de empezar su camino para perder peso. A pesar de no haber ganado – y ella sabe que le descontaron algunos puntos por el exceso de piel – Jamie dice que la experiencia ha sido fantástica y espera aprender más acerca de competir en su próxima participación el 22 de noviembre.

“La clave para perder todo este peso sin dietas extremas, pastillas o rutinas locas fueron pequeños cambios, los cuales mantuve a lo largo de los años”, revela Jamie “no podría haber pasado de 0 a 100 y haber tenido éxito.

El éxito no es lineal y no puede ser medido en una escala, se trata de siempre estar progresando,” revela Jamie. “A veces el éxito era lograr completar el plan de alimentos para el día o beber todo el agua que debía.” nos dice.

[quote_center]“Es muy valioso saber que le puedo demostrar a las personas que esto es posible. Es una cuestión interna y tenemos un 100% de control sobre nuestra dieta y los ejercicios que realizamos. Es algo realmente poderoso una vez que te das cuenta”[/quote_center]

Compartir