Panque de chocolate

252
Panque de chocolate

Este es ideal para que todos podamos disfrutar de su gran sabor, ya que es libre de gluten, libre de lactosa y libre de azúcar, así que es el indicado para que la coman celíacos, intolerantes a la lactosa y diabéticos.

Recuerda que el chocolate oscuro, eso sí, que sea oscuro, es rico en antioxidantes, nos ayuda a proteger el corazón y estimula el flujo sanguíneo en el cerebro. Contrario a lo que todos piensan el chocolate es beneficioso para nuestra salud, proporciona una piel saludable, es bueno para los dientes, combate la fatiga crónica, entre  otros, por eso debemos consumirlo de manera frecuente en porciones pequeñas.

Quizás te interese: Crepes de nutella y fresaHelado de yogurt griego y frutos rojos

El chocolate recomendado es el negro, con un mínimo de 70% cacao, así que sin miedo, a comerse un buen chocolate.

Ingredientes

  • 150gr harina de arroz
  • 3 huevos
  • 1/3 taza de stevia
  • 1 cdita de polvo de hornear
  • ¼ de taza de cacao en polvo
  • 1 barra de chocolate oscuro
  • Vainilla
  • ½ taza de leche vegetal
  • 2 cda aceite de coco

Preparación

  1. Pre calienta el horno a 200°c
  2. Separa las claras de las yemas, crema las yemas con la stevia (es decir, batirlas hasta obtener un color amarillo claro) luego agrega un chorrito de vainilla al gusto.
  3. Tamiza la harina de arroz, añádela a la mezcla, al igual que el polvo de hornear, cacao en polvo.
  4. Seguidamente adiciona el aceite de coco, la leche vegetal y el chocolate oscuro (que debes derretir previamente a baño maría con un toque de leche o licor) integrar bien.
  5. Por último, levanta las claras a punto de nieve, cuando ya casi esté agrega una pizca de sal para que no se baje, sigue batiendo, cuando estén listas, agrega a la mezcla, con movimientos envolventes, hasta que la mezcla esté homogénea.
  6. Coloca en el molde papel encerado y vierte la mezcla
  7. Lleva al horno a 180° por 30 o 35 minutos (realiza la prueba del palillo o cuchillo)
  8. Retira y deja enfriar para luego cortar y servir.

¡Mejor imposible!

Compartir