Como perder esa grasa abdominal del centro del cuerpo

165

Si tu forma corporal es más parecida a una manzana que a una pera, con una tendencia a ganar grasa en el centro del cuerpo, seguro sabes lo difícil que es mantenerte delgada.

Lo que tal vez no sepas es lo peligrosa que es la grasa alrededor de tu centro (más peligrosa que la grasa de tus muslos o parte inferior), incrementa tu riesgo de diabetes, enfermedades al corazón, infartos, alta presión sanguínea y ciertos tipos de cáncer.

Debido al sitio donde se asienta la grasa en tu cuerpo, las dietas normales, incluso los regímenes rigurosos de ejercicio raramente funcionan.

Sin embargo, he ideado un simple plan de estilo de vida que funciona.

Mis recomendaciones no solo te ayudarán a deshacerte de la grasa alrededor del centro de tu cuerpo, sino que también estarás haciendo lo mejor que puedes hacer para prevenir problemas de salud en el futuro.

A corto plazo, terminarás viéndote mejor. ¿A largo plazo? Vivirás más. Es tan simple como eso.

Quizás te interese: Pérdida de peso vs. pérdida de grasa – Conoce la diferencia

¿Cuáles son tus opciones?

He diseñado un alcance de cuatro puntos para deshacerse de esa grasa peligrosa y nada atractiva.

Se compone de simples cambios de manera que:

  1. Comas
  2. Tomes suplementos
  3. Elimines el estrés
  4. Hagas ejercicio.

SI sigues mis recomendaciones de cerca por tres meses estoy convencida de que veras un cambio significativo en la forma de tu cuerpo, y como consecuencia, mejorarás dramáticamente tu salud a un largo plazo.

Comer saludable – ¡No hacer dieta!

Hay una probabilidad de que tu patrón de alimentación le esté diciendo de forma subconsciente a tu cuerpo que está bajo estrés.

Si restringes tu dieta o cortas caloría tu cuerpo inevitablemente piensa que hay una hambruna allí afuera y eso le causa estrés.

Disminuirá tu metabolismo y mantendrá los depósitos de grasa.

Además, si tus niveles de azúcar en la sangre fluctúan (como sucede en la mayoría de las mujeres), tu cuerpo estará liberando adrenalina la cual es la misma hormona que liberas cuando estás bajo estrés.

Una vez más, incentiva a tu cuerpo a almacenar grasa.

La solución es encontrar una forma de comer que le diga a tu cuerpo que todo está bien – y re asegurarle de que no está bajo estrés.

Quizás te interese: Lupus: 10 cosas que debes saber sobre esta enfermedad autoinmune

El plan de alimentación de 3 meses

Procura apegarte al plan de alimentación un 80% del tiempo y permítete a ti misma un 20% libre para buen comportamiento, y no hables acerca de alimentos “buenos” y “malos” (esto induce culpa).

En vez de eso, trata de pensar en los alimentos como saludables y chatarras (no saludables).

Trata de apegarte a estas reglas simples:

Deja de hacer dietas

Deja de hacer dietas, y no cuentes calorías, de otra forma tu cuerpo pensará que hay una hambruna y elevará los niveles de estrés (los cuales contribuyen con el almacenamiento de grasa).

Si te saltas el desayuno completamente, tu cuerpo pensará inmediatamente que hay hambruna y se aferrará a mantener amplios tus depósitos de grasa.

Come poco y frecuentemente

Trata de mantener estables tus niveles de azúcar en la sangre y tus niveles de energía al comer algo cada tres horas.

Solo come el desayuno, almuerzo y cena mas una merienda a media mañana y una a media tarde, con no más de tres horas entre ellas.

Quizás te interese: Así deben lavarse las manos para prevenir enfermedades

Trata de no comer carbohidratos después de las 6pm.

Esto detendrá esos antojos por los alimentos dulces. Debido a que no permites que tus niveles de azúcar caigan, tu cuerpo no tendrá que pedirte que los repongas.

A medida que el azúcar en la sangre permanece estable, los cambios de humor también estarán estables.

A medida que tus niveles de cortisol se disminuyen, automáticamente comenzaras a sentirte más feliz y calmada.

No te saltes el desayuno

Si te saltas el desayuno completamente tu cuerpo inmediatamente registrará que hay hambruna y mantendrá los depósitos de grasa.

Elimina todas las azucares y los carbohidratos refinados

Evita cualquier alimento que haga que el azúcar en tu sangre se eleve rápidamente porque a medida que el azúcar en la sangre cae nuevamente tu cuerpo libera adrenalina y cortisol para estabilizarlo una vez más.

Cámbiate a alternativas de grano completo.

Quizás te interese: ¿Cómo volver a correr después de una lesión o enfermedad?

Añade proteínas a cada comida

La proteína disminuye la tasa a la cual el estomago procesa los alimentos y disminuye el paso de carbohidratos con ella.

Tan pronto como añadas proteína (sea animal o vegetal) a un carbohidrato, lo cambias a un carbohidrato de liberación lenta, lo cual es algo bueno.

La proteína ayuda a controlar la insulina porque disminuye la tasa de digestión.

También incentiva la producción de glucagón el cual funciona de manera opuesta a la insulina, incrementando la glucosa en la sangre al motivar al cuerpo a quemar grasa por energía.

Come grasas esenciales

Una dependencia de toda la vida a dietas bajas en grasa significa que estás consumiendo menos grasas saturadas, pero la mayoría de las mujeres hoy en día se han hecho inconscientemente deficientes a sí mismas de grasas saludables – los ácidos grasos esenciales.

Como el nombre lo implica, estos ácidos grasos esenciales son esenciales y solo los puedes obtenerlos por medio de tu dieta.

Tu cuerpo no puede crearlos por lo que tienes que comerlos.

Las grasas esenciales son tan importantes porque te ayudan en un gran número de formas:

  • Disminuyen la tasa a la cual el estómago se vacía, haciendo que los carbohidratos sean de liberación más lenta.
  • Aumentan tu metabolismo.
  • Te hacen menos resistente a la insulina.
  • Disminuyen la inflamación.
Compartir