7 Tips para perder peso después del embarazo

523

Si recientemente tuviste un bebe y estás dispuesta a bajar de peso, tenemos siete tips para perder peso después del embarazo para ayudarte en el camino.

Escribes “perder peso después del embarazo” en Google y aparecen más de 51 millones de resultados. Esas son un montón de personas hablando y escribiendo acerca de cómo hacer que tu cuerpo “antes del embarazo” regrese.

Y eso significa, que también hay por ahí probablemente una cantidad de consejos poco fiables acerca de perder peso después del embarazo.

Pero no te desesperes y no te rindas.

Acepta tus pantalones elásticos por el momento (quédate con nosotros aquí). Tú y tu cuerpo han pasado por una gran serie de ajustes y te tomará un poco de tiempo volver a lucir tus jeans ajustados.

Ejercitarte, dormir lo suficiente y seguir una dieta sana mientras estás amamantando (Incluso tendrás que cocinar una comida sana en vez de simplemente comerte una tostada) es todo un poco complicado con un recién nacido en la casa, pero la pérdida de peso es posible – solo necesitas un plan.

Decídete a hacerlo y guíate por nuestros siete tips para perder peso después del embarazo.

1Despídete de la dieta

Primero, las dietas no funcionan, se trata de constancia y compromiso con un estilo de vida saludable.

Segundo, recientemente has pasado por una hazaña extenuante – y estás experimentando la retracción de las hormonas del embarazo, lo cual puede ser muy agotador.

Quizás te interese: Desayuno ideal para adelgazar

Las dietas son generalmente basadas en una privación y tienden a poner tu cuerpo bajo más estrés, el cual no necesitas en estos momentos (ni nunca)

Para las madres que están buscando algunos consejos de expertos por los momentos, aquí hay unas cosas prácticas que puedes introducir de inmediato:

  • Deshazte de toda la comida chatarra de tu cocina – algunos estudios han demostrado que cuando estás privada del sueño te verás más tentada a comerlos.
  • Llena la nevera y la despensa con una gran cantidad de vegetales y frutas, carnes magras, pescados y mariscos, cereales integrales (avena, panes granulados, frijoles, legumbres) huevos, y aperitivos saludables como el yogurt, nueces y semillas (las semillas de chía, por ejemplo, son maravillosas en un batido y son grandes estimulantes de la fibra)
  • Aunque probablemente ahora estés un poco limitada de tiempo, un diario de comidas puede ser de gran ayuda si quieres hacerle seguimiento a lo que estás comiendo. Algunas investigaciones han mostrado que las mujeres que monitorean sus comidas obtienen una mayor pérdida de peso que aquellas que no lo hacen – porque te hace más consciente de lo que te estás colocando en la boca.

2Olvídate de las celebridades que son madres

Todos hemos visto fotos en portadas de revistas (probablemente retocadas con Photoshop) de celebridades que son nuevas madres que parecen haber vuelto a su peso anterior a tan solo semanas de haber dado a luz.

La triste verdad es que, muchas celebridades se van a extremos peligrosos en el juego de la pérdida de peso, y no solo después de haber tenido un bebé.

No debes de verlas a ellas como una meta.

Muchas celebridades pierden el peso del embarazo a través de rutinas de ejercicio intensivas o dietas aterradoramente estrictas, antes de que su cuerpo esté preparado para eso.

Las primeras seis semanas no son el tiempo para estar toda entusiasta acerca de un programa para pérdida de peso.

En vez, deberías enfocarte en crear un vínculo con tu nuevo bebé lleno de alegría.

Deberías también consultar con un doctor antes de hacer cualquier cambio en tu dieta o actividad, o embarcarte en un plan de pérdida de peso después del embarazo.

Pero para tu información, la madre naturaleza ya está haciendo su trabajo en esas tres primeras semanas, encogiendo tu útero, cuello uterino y vagina a su tamaño previo al embarazo.

Y las contracciones del útero ayudan a aplanar la barriga, así que no te preocupes si después de un tiempo todavía sigues sintiéndote embarazada.

Las hormonas del embarazo también han suavizado tus ligamentos y articulaciones – tomará un tiempo hasta que vuelvan a la normalidad también.

Después del chequeo de las seis semanas con tu doctor, puedes empezar a añadir de una manera consistente y regular, un poco de ejercicio para ayudarte a ponerte en forma más rápido.

Antes de eso, sal a caminar o haz unos estiramientos suaves si te sientes de ánimo.

Los ejercicios para el piso pélvico pueden ayudar a tu vagina a fortalecerse y recuperarse, y puedes empezar inmediatamente después del parto.

Si has tenido un desgarro o una episiotomía, no hagas estiramientos hasta que hayas cicatrizado abajo

Las madres que se recuperan de una cesárea no deberían hacer ningún ejercicio abdominal hasta que la herida haya sanado – y solo después de que la hayas chequeado con tu doctor.

3Considera la lactancia materna.

¿La lactancia materna conduce a una pérdida de peso después del embarazo? Claro, para algunas madres sí, porque quema las calorías extras.

Otras madres descubren que no pierden peso hasta que hayan parado de darle de lactar a sus bebes. Depende de muchas variables, como cuantas calorías estas comiendo en comparación a las cuales estas trabajando.

Quizás te interese: Quemadores de grasa naturales – Top 36 alimentos

Un consejo general es que las madres que dan de lactar no deberían participar en dietas con calorías restringidas, pues se cree que afecta la calidad de tu leche materna, pero asegúrate de hablar con tu doctor acerca de lo que es mejor para ti

4Ponte en forma con tu bebé

El ejercicio debería estar en el kit de herramientas de toda nueva mamá.

No solo te ayuda con la pérdida de peso después del embarazo, sino que estudios han demostrado que mejora la capacidad cardiovascular y la fuerza de los músculos, aumenta la energía y el humor, ayuda a liberar estrés y puede ayudar con la depresión postparto.

Algunos estudios sugieren también que las mujeres que se ejercitan después de haber tenido un bebe son menos probables en convertirse en obesas a un largo plazo.

Si ya pasaste tu chequeo de las seis semanas y tienes la aprobación de tu doctor para volver al ejercicio (especialmente si te hicieron una cesárea), hay un montón de opciones de entrenamiento que puedes probar.

Puedes unirte a un grupo de ejercicio entre madres y amigos, ver si hay otras madres que quieran ser tus aliadas al momento de ejercitarse o salir a caminar, o inscribirte en un gimnasio – lo ideal sería uno con una buena guardería.

Además, no pases por alto la sala de pesaje – debería ser una parte esencial de tu programa.

Numerosos estudios indican que el entrenamiento de resistencia ayuda a desarrollar masa muscular, la cual mantiene a tu metabolismo andando – y quema calorías – mucho después de que hayas salido del gimnasio.

¿El resultado? Vas a adelgazar de manera más rápida.

5Duerme un poco (No, no estamos bromeando)

Ok, sabemos que probablemente estás sosteniéndote los párpados con un poco de cinta adhesiva en estos momentos

Porque no hay nada como un recién nacido en la casa para asegurarse de que nadie pueda conciliar el sueño.

Pero es importante intentarlo y sacar algo de tiempo para dormir en alguna parte – incluso si eso significa irte a la cama muy temprano, tomar una siesta al mismo tiempo que tu bebé, o tomar turnos entre tú y tu compañero durante las comidas de la noche y de primera hora por la mañana.

¿Por qué? Bueno, estudios demuestran que las madres que duermen cinco horas o menos por noche son más probables de mantener su peso extra por el embarazo.

Simplemente porque cuando estás privada del sueño, tu cuerpo libera cortisol, la hormona del estrés, la cual puede fomentar la ganancia de peso alrededor de tu barriga.

Quizás te interese: Consecuencias del estrés y como evitarlas

Otras investigaciones indican que cuando estás con falta de sueño eres más probable de optar por comidas grasosas y carbohidratos.

Y, por supuesto que esto no funciona muy bien para los entrenamientos, ¿cierto?

6Considera una faja para el vientre

Las fajas post parto para el abdomen han sido utilizadas alrededor del mundo por siglos.

Algunos obstetras todavía recomiendan a las madres post parto utilizar una para ayudar con la postura y con el soporte abdominal durante las primeras 6-8 semanas después del parto.

Existe también la teoría de que una suave compresión en tus abdominales ayudara a tu útero a regresar a su tamaño normal más rápido, y adelgazará a tu estómago más rápido también – ayudando con la diástasis (separación de los músculos abdominales, la cual sucede durante el embarazo)

Quizás te interese: 15 secretos para quemar más grasa

Por supuesto, otros piensan que las fajas de compresión son un truco o que en realidad ocasionan que utilices menos tus músculos abdominales, y que nada puede superar el comer sanamente y el ejercicio constante. ¡Es tu decisión!

7Busca ayuda

Si han pasado meses y haz hecho todos los pasos correctamente, ejercitarte regularmente y comer de manera correcta, y aun así no pierdes peso o en realidad estás aumentando, habla con tu doctor.

Él o ella pueden hacerte exámenes para ciertas condiciones (tales como resistencia a la insulina, diabetes o hipotiroidismo) que pueden hacer más difícil la pérdida de peso.

Una vez que sepas con lo que estás tratando, puedes entonces tomar ciertas medidas para remediar el problema y hacer que tu pérdida de peso se ponga en marcha.

Compartir