Cómo perder peso sin pasar hambre (¡si se puede!)

495

Pasar hambre con la esperanza de mover los números en la balanza y perder algunos kilos parece ser una buena idea, pero hay una trampa en eso.

Mientras más pases hambre, más resistente se hacen tus almacenamientos de grasa

La razón por la que sucede esto la podemos ubicar desde nuestros ancestros, quienes vivían sin la conveniencia de tener locales de comida rápida y a menudo no sabían cuando volverían a comer.

Quizás te interese: Cómo perder peso con el té verde

Como resultado, el cuerpo humano evolucionó  para almacenar esas reservas de grasa para prevenir que nuestro almacenamiento de energía se agote muy rápido y para aumentar la supervivencia.

Todo es acerca de la preservación de la especie, en realidad.

Las malas noticias es que el botón de seguridad de supervivencia todavía esta encendido, lo que significa que hay un diferente alcance para una pérdida de peso efectiva.

El problema principal con respecto a pasar hambre no es que no vas a perder peso, si vas a perder peso, el problema es que no es sustentable (ni saludable).

Las buenas noticias es que la respuesta a este acertijo para perder peso es sencilla – comer alimentos y seguir estrategias que enciendan tu metabolismo y te dejen una sensación de llenura y de satisfacción.

Puedes perder peso de manera segura y efectiva sin tener un enfrentamiento de calorías o comer una simple torta de arroz, solo sigue los siguientes consejos simples.

1Nunca (jamás) te saltes el desayuno

Hay una razón por la cual se le llama desayuno.

Mientras estas durmiendo, tu cuerpo ha estado en ayunas sin alimento durante 8 horas, tus reservas de energía se están agotando y tu metabolismo se ha ralentizado hasta casi detenerse.

Ahora es el mejor momento para darle un impulso a tu cuerpo al modo de quema de grasa.

Antes de que revelemos los ganadores para la mesa del desayuno, esto es lo que vamos a evitar: donas, bagels, danesas, magdalenas, galletas y pan tostado (blanco) con mantequilla.

Quizás te interese: Receta helado de yogurt

Cargados con carbohidratos simples (refinados), estos alimentos elevan muy alto tus niveles de azúcar haciendo que te sientas insatisfecha, irritable y hambrienta.

En vez de eso, mantén tus niveles de azúcar en la sangre estables con alimentos como huevos en una tostada, una ensalada de frutas con un aderezo de yogurt (griego) bajo en grasa, Müsli o un tazón de harina de avena con miel y frutas.

La falta de tiempo en las mañanas no es una excusa.

Aquí hay unas cuantas opciones sin complicaciones para cuando estés apurada

  • Cereal de granos enteros: Busca cereales (como los All-Bran) con las palabras “granos enteros” al final de los ingredientes. Mantente alejada de los cereales que contengan la palabra “hidrogenado”. Segundo, busca aquellos con un alto contenido de fibra (por lo menos 3-6 gr por cada porción de 30gr.)
  • Batidos: Los batidos no solo tienen un excelente sabor, también su textura cremosa y espesa ocupa un buen espacio en tu estómago, manteniéndote satisfecha. Abastécete con bayas congeladas o frescas, avena, mantequilla de maní y algún polvo de proteína. Coloca tus ingredientes favoritos en una licuadora con unos cuantos cubos de hielo y leche baja en grasa y ¡listo!

2Come alimentos con un bajo nivel de glucosa

Cuando se trata del escoger los buenos alimentos para la pérdida de peso, debes separar los ganadores de los perdedores por medio del uso de la escala del nivel de glucosa.

Los alimentos con un alto nivel de glucosa son descompuestos rápidamente por el cuerpo y suministran un breve y agudo estallido de energía.

Los alimentos con un nivel de glucosa bajo toman más tiempo en ser descompuestos, haciendo que te sientas satisfecha por más tiempo.

Cambia tu pan blanco, arroz, pasta y galletas a base de arroz por las alternativas de grano completo y trigo con un bajo nivel de glucosa.

Haz lo mismo con las papas, cambia las blancas por las dulces – ¡pero no las comas demasiado!

Alternativamente, escoger una dieta baja en carbohidratos es una manera segura de perder peso rápidamente, solo hazlo despacio para minimizar los antojos.

3Date un lujo (Ocasionalmente)

Si te sientes muy restringida con tu nuevo plan de comida, no lo vas a disfrutar, es por eso que de vez en cuando es bueno disfrutar de tus alimentos favoritos (con sensatez).

Quizás te interese: 5 recetas para parrilladas fáciles y deliciosas

Se tiene la creencia de que para perder peso hay que eliminar las comidas favoritas para siempre y tal vez puedas fallar con tu nuevo plan completamente.

Lo más importante es divertirse, entonces comete ese pedazo de pizza – ¡pero no la pizza completa!

4Dile NO al refresco

Aléjate lentamente del refresco y nadie saldrá herido.

Cargado con azúcar y calorías vacías, tomarse solo una de esas bebidas destructoras de la dieta puede fácilmente arruinar lo que hubiera sido un día saludable.

Esto no es una exageración, tampoco. Solo observa la imagen en el título, y ve la cantidad de cucharadas de azúcar que contienen.

Si eso no es suficiente para que pienses mejor lo que estas tomando, considera el hecho de que el azúcar es el principal culpable de causar la grasa no deseada y puede causar enfermedades, incluyendo diabetes y enfermedades del corazón.

Tener una botella de agua a la mano en casa o en el trabajo te da algo que tomar y mantiene tu mente lejos de las máquinas expendedoras de refrescos.

Añádele cosas como un jugo de lima o de limón fresco y hierbabuena para un sabor extra.

Recuerda, la sed es a menudo interpretada como hambre, así que mantente hidratada; te sentirás más satisfecha sin ningún sacrificio.

Quizás te interese: Increíbles beneficios del zumo de limón – 11 distintas formas de usarlo

El mismo principio se aplica al alcohol – aunque algún vaso de vino o de una cerveza baja en calorías no te va a hacer daño.

5Sobrevive a un ataque de merienda

Adicional a las 3 comidas saludables y ricas en nutrientes que deberías tener cada día, querrás además una variedad de meriendas saludables para cuando sientas hambre.

Los pasteles y las galletas no encajan aquí.

Debes tener botanas que contengan proteínas, carbohidratos complejos y grasas saludables.

Opta por opciones saludables como yogures bajos en grasa, frutas frescas o secas, un puñado de frutos secos mezclados, aguacates, pequeñas latas de atún o de salmón y un par de galletas de grano entero con pepino y porciones de pavo.

Te sentirás satisfecha, tendrás energía para quemar y controlar tu hambre, haciendo más fácil el comer saludable cuando se acerque el tiempo de las comidas.

6Muévete más, come más, pierde más pes

Ok, sabemos que no es técnicamente una regla de alimentación, pero es importante darse cuenta que ser activo regularmente puede permitirte el comer y disfrutar más mientras estás perdiendo peso.

Una buena manera de entender la pérdida de peso es pensar en tu cuerpo como en si fuera un banco.

Tus depósitos representan las comidas (la energía que entra) y tus retiros representan el ejercicio (energía que sale).

La pérdida de peso comienza cuando empiezas a gastar más calorías de las que depositas, entonces, mientras más te mueves, más pierdes.

Como bono, más ejercicio significa una tasa metabólica mas alta lo que significa que vas a disfrutar de las comidas que amas más a menudo ¡libre de culpa!

Aquí hay algunas buenas maneras de ponerse en movimiento

  • Bombéalo: Tus músculos son los quemadores de grasa naturales de tu cuerpo así que tu meta debería ser utilizarlos y comprometerlos lo más que puedas. Haz esto al ejecutar unos movimientos grandes “multi-músculos” tales como prensas de pecho, ejercicios de tríceps y bíceps, sentadillas y zancadas. Las clases de pesa (BodyPump) son muy buenas también y ofrecen los mismos beneficios con impulsos cardiovasculares.
  • Comienza a sudar: Nadar, saltar, trotar, hacer aeróbicos, montar bicicleta son todas grandes formas de acelerar tu corazón y quemar grasa. Para maximizar tus resultados y ahorrar tiempo, sube la línea de intensidad y disminuye tu tiempo total de ejercicio. El resultado: Vas a quemar más calorías tanto durante como después de tu rutina de ejercicio.

Recuerda, cada día se te presentan oportunidades de quemar unas cuantas calorías extras.

Utilizar las escaleras en vez del ascensor y estacionar lejos del trabajo son buenas maneras de comenzar a moverte

VíaLean Runner Bean
Compartir