7 posturas de yoga para un buen estiramiento en la mañana

53

Estirarse en la mañana es totalmente una buena forma de empezar con buen pie el resto del día.

Dale un poco de movimiento a tu cuerpo, despierta tus articulaciones y músculos, y la mente los seguirá. Eso tal vez suene como algo muy sencillo, pero en la realidad, mi cama me domina por las mañanas.

La cama se hace suave y deliciosa y normalmente hace que me quede más tiempo acostada del que debería.

Entonces, ¿cómo combates el hecho de no querer salir de la cama en las mañanas? Es fácil: evita continuar posponiendo la alarma y simplemente estírate en la cama.

Quítate las cobijas y disfruta de estas siete posturas de yoga para la mañana desde la comodidad de tus sábanas.

¿Compartes tu cama con tu pareja? ¡Ambos pueden disfrutar de estos estiramientos!

1Rodillas adentro

Trae tus rodillas a tu pecho y date a ti misma un pequeño abrazo apretado por la mañana.

Ligeramente muévete de lado a lado o en círculos pequeños, despertando de forma sutil las caderas y la parte baja de la espalda.

2Doble giro de la pierna acostada

Trae tus rodillas por sobre tus caderas, las pantorrillas paralelas a la cama, coloca tus brazos extendidos hacia afuera, y lentamente deja caer tus rodillas a un lado a medida que diriges tu mirada al hombro opuesto.

Mantén tus hombros apoyados en tu cama y respira a medida que permites que tus caderas y espalda baja se despierten mucho más con este estiramiento.

Cuando exhales, trae tus rodillas nuevamente al centro y bájalas al otro lado, cambiando tu mirada hacia el otro hombro.

Quizás te interese: 15 alimentos que te darán una piel hermosa y cabello reluciente

3Abrazo de una sola pierna (Postura de alivio al viento)

¡Un estiramiento muy bueno especialmente para las corredoras! Acuéstate sobre tu espalda y trae una rodilla a tu pecho y abrázala fuertemente.

A medida que inhalas flexiona el pie de tu otra pierna (la que esta estirada todavía) y a medida que exhalas apunta los dedos.

Esto despertará la región de tus glúteos así como tus tobillos y otros músculos de la pierna entre ellos.

Sostén este estiramiento por tres respiraciones profundas y cambia las piernas.

4Giro sentada

Colócate en una posición sentada en tu cama, con las piernas cruzadas de forma cómoda.

Toma una respiración profunda, y a medida que exhalas, gira de manera que tu mano derecha este sobre tu rodilla izquierda, y dirige la mirada hacia atrás de ti. Inhala y regresa al centro, y exhala para moverte al otro lado del cuerpo.

Toma unas cuantas respiraciones aquí.

Crear movimientos en la columna vertebral es lo que realmente te ayudará a despertarte en las mañanas.

Quizás te interese: Ideas ingeniosas para hacerte hermosos diseños en tus uñas

5Círculos sentada

Desde una posición sentada, comienza por mover tus costillas del lado derecho por sobre la cadera izquierda, lentamente mueve el pecho hacia adelante sobre tus piernas cruzadas y luego trae tus costillas del lado derecho sobre la cadera derecha, creando un movimiento circular con la parte superior de tu cuerpo.

A medida que haces círculos con la espalda para completar el ciclo, agárrate en tus rodillas o pantorrillas para apoyarte y permite que la parte superior de tu espalda se libere.

Sigue haciendo respiraciones por unas cuantas vueltas, luego cambia de dirección.

6Postura Gato-Vaca

Colócate sobre tus manos y rodillas.

En una cama blanda, esta posición puede ser más cómoda si colocas tus muñecas sobre los nudillos en vez de sobre la palma abierta de la mano.

Quizás te interese: Como sentirte hermosa y segura – ¡Deja de sufrir!

Esto protegerá las muñecas y no deberá dolerte en los nudillos, debido a que estás en la cama.

Endereza la espalda y toma una respiración profunda; cuando exhales arquea tu espalda, trae tu barbilla a tu pecho, presiona a través de los hombros y mete el trasero.

Cuando inhales presiona tu pelvis en dirección a la cama, mira hacia arriba, permite que los hombros caigan ligeramente lejos de las orejas a medida que presionas por tus hombros y abres tu pecho. Completa por lo menos por unas tres respiraciones completas.

7Patada hacia atrás

Después de hacer la postura Vaca-Gato regresa a la posición con la espalda derecha sobre tus manos y rodillas.

Cuando inhales, extiende tu pierna izquierda hacia atrás detrás de ti, con el pie flexionado, presionando con el talón hacia atrás.

Aquí estas estirando la columna vertebral, así que mantén esa pierna en línea con tu cuerpo y permite que tu cuello permanezca derecho, mirando hacia abajo, los ojos paralelos a la cama, los hombros lejos de las orejas.

Cuando exhales, baja tu barbilla y trae de regreso esa pierna como si estuvieras tratando de tocar tu frente con tu rodilla. Haz esto unas cuantas veces, repite con la pierna opuesta.

Quizás te interese: ¿Cómo tener una hermosa sonrisa?

Tips para relajarte y no dormirte nuevamente en la cama

Lleva tu atención a escuchar tu cuerpo.

Usa esto como un tiempo para conocerte mejor.

Haz una pausa si en algunos sitios se siente rígido y deja que se aflojen.

Estírate con tu respiración para mantener la mente consciente, y también evita saltarte este paso en tu lista de tareas diarias.

Piensa en el estiramiento por las mañanas como si fuera tu calentamiento para todo el día.

Estos estiramientos están diseñados para ligeramente poner el cuerpo en movimiento, y cuando los completes, te dejarán sintiéndote mas despierta y lista para empezar el día.

Compartir