Alcohol en el embarazo: Razones para evitarlo

365
tomar vitaminas

Evitar el alcohol en el embarazo es prioritario para el adecuado crecimiento de tu bebé y para prevenir otros trastornos que se pueden presentar, incluso, después de su nacimiento.

Recientes estudios publicados en España dieron a conocer que cerca de 40% de las mujeres toman alcohol en los primeros tres meses de embarazo, mientras que 1 de cada 10 lo siguen haciendo hasta los últimos meses.

La recomendación de no tomar alcohol en el embarazo no es un capricho. No se sabe a ciencia cierta cuánto alcohol es seguro para ti y tu bebé, así que no se puede determinar aún cuánto pudieses tomar sin afectar a tu retoño.

Quizás te interese: Así puedes evitar ganar peso en el embarazo

¿Por qué el alcohol es un problema durante el embarazo?

La mayor parte de los estudios que se han desarrollado sobre el tema, indican que el riesgo de defectos de nacimiento es más alto cuando la madre toma con frecuencia y con un alto nivel durante el primer trimestre del embarazo.

Los riesgos para el bebé aumentan con el nivel de alcohol que se tome en cualquier momento del embarazo, no solo en los primeros meses de vida, que sí son los más importantes porque en ellos se desarrollan los órganos de tu bebé.

¿Y sabes por qué? Porque el alcohol es una toxina. Cuando se bebe, llega rápidamente al pequeñito que está creciendo a través de su torrente sanguíneo y a través de la placenta.

Dado que el organismo del feto aún es inmaduro, tarda mucho más tiempo en metabolizar el alcohol que un adulto.

El exceso de alcohol puede causar daño permanente a las células de un bebé en desarrollo. También, puede causar problemas durante el embarazo, como parto prematuro y aborto involuntario. O elevar la tensión arterial de la futura mamá.

El exceso de alcohol en el embarazo puede cambiar la forma de la cara, los órganos y el cerebro de un bebé que está en pleno crecimiento y desarrollo.

También, puede afectar el sistema nervioso, por lo que el bebé puede presentar dificultades de aprendizaje y problemas de coordinación al nacer.

Los científicos han establecido un síndrome de alcoholismo fetal (TEAF). Se llama así a un espectro de problemas que pueden variar desde leves dificultades de aprendizaje, hasta defectos faciales y problemas de comportamiento de por vida.

¿Y si bebo ocasionalmente, también daño a mi bebé?

Los investigadores no saben con certeza si un par de copas en un corto período de tiempo pueden incidir en el desarrollo de un niño.

Es por eso que los expertos están de acuerdo en que una vez que hayas comenzado a buscar un bebé o sospeches que puedas estar embarazada, lo mejor es que dejes de tomar alcohol.

No se ha determinado aún lo que podría ser un “nivel seguro de consumo de alcohol”.

Algunos estudios han dado “luz verde” al consumo de ciertas bebidas. Pero ninguna gran investigación ha dicho otra cosa distinta a que el alcohol es perjudicial durante el embarazo. 

daños feto alcohol embarazo¿Cuáles son los principales daños del alcohol en la salud de mi bebé?

  • Aumenta el daño cerebral y el riesgo de dificultades de discapacidad intelectual y retraso en el desarrollo del niño.
  • Eleva las posibilidades de que tu neonato tenga malformaciones, como anomalías faciales, cardiacas o microcefalia –cerebro menor desarollado-.
  • Incide en el comportamiento del pequeño e induce problemas de adaptación en la escuela o familia; trastornos por déficit de atención e hiperactividad.
  • Varios estudios han concluido que puede alterar el sistema nervioso central del feto. Algunos han indicados que las embarazadas que toman una bebida por semana, tienen más probabilidades de que sus hijos tengan comportamientos
  • En casos extremos, puede incluso ocasionar la muerte del feto, ya que propicia abortos espontáneos

Quizás te interese: 8 maneras distintas de reforzar tu sistema inmunológico

Si tomaba mucho antes de quedar embarazada,  ¿debo preocuparme?

Debes estar tranquila.  Lo importante es reducir el consumo de alcohol tan pronto como te enteres de que estás en la dulce espera.

Muchas mujeres han tomado un par de copas antes de darse cuenta de que están embarazadas y eso no ha afectado a largo plazo la salud del feto.

Los bebés tienen la costumbre de aparecer cuando menos lo esperamos, además, ¿cuántos bebés no son concebidos en una noche de copas y han estado bien al nacer?

Sin embargo, como la concepción de un niño y su protección no es un tema para dejar al azar, es mejor que planifiques tu embarazo y dejes de beber cuando estás en la búsqueda.

¿Qué puedo tomar en lugar de alcohol?

No beber alcohol, o reducir su consumo, puede ser fácil si se te presentan las comunes naúseas desde los primero meses. Por sí misma, aborrecerás cualquier comida o alimento que te haga sentir más estos síntomas.

Para las mujeres que usan el alcohol como medio para relajarse, puede ser más difícil dejar de lado la bebida. Pero nada es imposible.

Trata de reemplazar un vaso de cerveza o vino con otros placeres que te ayuden a reducir el estrés, tales como un baño caliente, música suave, un tratamiento de belleza, el ejercicio o la lectura.

Puedes optar por tomar cervezas artesanales sin alcohol, o eventualmente, una copa de vino en la cena.

Aún así, ¡ojo! Aunque algunas bebidas supuestamente se califiquen de “no alcohólicas”, ese término puede resultar un tanto engañoso.

La realidad es que todas las bebidas “no alcohólicas”  que así se autodenominan, contienen algo de alcohol, normalmente menos del 0,5%.

Así que aunque un vaso de ellas no te causaría problemas, hay que tener cuidado, especialmente si tomas estas bebidas a menudo o en grandes cantidades.

También hay muchos cócteles que puedes preparar sin añadirles alcohol. Puedes prepararlos a base de frutas saludables y tendrás triple beneficio:  degustarás del sabor, no pondrás en riesgo la salud de tu bebé y aprovecharás los nutrientes de las frutas.

Tu pareja es fundamental para ayudarte a controlar tu ingesta de alcohol durante el embarazo. Pónganse de acuerdo en establecer una rutina de celebraciones “cero alcohol” para evitar caer en tentaciones.

Quizás te interese: 7 recetas de jugos verdes muy saludables

evitar alcohol en el embarazo

No puedo dejar el alcohol en el embarazo, ¿qué hago?

Si encuentras muy difícil el hecho de dejar de tomar, o sospechas que puedes tener un problema con la bebida, hay que hablar con tu médico o partera.

No te van a juzgar. Es su trabajo ayudarte a mantener un embarazo saludable. El pedir ayuda demuestra lo mucho que te preocupas por tu bebé.

Así que si consideras que por ti misma no puedes controlar el hábito, enciende las alarmas y busca ayuda especializada.

Piensa en la salud de tu bebé y evita el alcohol en el embarazo. Así tendrás un pequeño más saludable y tú también estarás mucho mejor.

Compartir