Cómo reducir la fatiga visual: Aplica estos tips infalibles

411
fatiga visual

Por múltiples razones, son nuestros ojos los que más resienten el cansancio del día a día. Aprender a reducir la fatiga visual es clave para que tengamos mejor rendimiento en nuestras actividades.

La fatiga visual es un problema común. Muchas son las razones, pero como casi todos los problemas de salud de la nueva era, tiene que ver con dinámicas de trabajo prolongadas y pasar mucho tiempo con dispositivos electrónicos. 

Podemos presentar fatiga visual por falta de sueño, leer durante largos periodo de tiempo los dispositivos digitales sin tomar descanso; leer con poca luz, alergias, corrección inadecuada de problemas oftalmológicos y exposición a luz brillante, entre otros.

La fatiga visual puede causar mucho malestar. Algunos síntomas de vista cansada suelen ser: enrojecimiento o irritación, dificultad para concentrarse, ojos secos o llorosos, visión borrosa, aumento de la sensibilidad a la luz, dolor de cabeza y dolor en el cuello, hombros o espalda.

Quizás te interese: ¿Cuál es la mejor almohada para dormir bien?

¿Cómo reducir la fatiga visual?

 Para mejorar una vista cansada es necesario tomar medidas de cuidado de los ojos, pero también, mejorar condiciones de tu entorno como distancia de los objetos electrónicos, e iluminación.

Acá te brindamos siete tips para reducir la fatiga visual. Tu vista agradecerá estos consejos, porque trabajará con menos sacrificio.

1Masaje de los ojos

 Para nadie es un secreto que los masajes tienen sobrados beneficios en nuestra salud. Y los ojos no escapan de esos beneficios.

Intenta colar en tu rutina un suave masaje diario de los párpados para reducir la fatiga visual. Con los masajes, activarás una mejor circulación sanguínea y relajarás los músculos alrededor de los ojos.

Al mismo tiempo, estimularás las glándulas lagrimales, algo importantísimo para eliminar esa molesta sensación de la sequedad de los ojos.

¿Cómo debes hacerlo? Usa la yema de tus dedos. Cierra los ojos y masajea los párpados y los músculos encima de las cejas, durante al menos 10 a 20 segundos.

Masajea también los huesos de la cara y la mejilla. Hazlo una o dos veces al día para que veas cómo se hace menor la fatiga.

Quizás te interese: ¿Quieres estar más saludable? 8 maneras de reforzar tu sistema inmunológico

2Palmas milagrosas

Colocar las palmas de las manos sobre nuestros párpados es ideal para relajar ojos tensos, especialmente, después de leer o de pasar mucho tiempo frente a tu escritorio, portátil o pantalla de televisión.Manos “milagrosas”:

Las palmas ayudan a tus ojos a “soportar” un poco la carga o presión impuesta, pero debes ser extremadamente cuidadosa antes de llevarlas a tus ojos, así estén cerrados.

Consejo de la abuela: Puedes usar unas gotas de aceite de oliva o una crema de ojos para un masaje suave. ¡Eso sí! Evita que las sustancias entren en contacto con tus ojos.

Recuerdas que nuestras manos entran en contacto con muchos objetos y suelen tener gérmenes. Así que antes de ponerlas sobre tus ojos, te recomendamos usar un gel antibacterial.

3¿Terapia de Sol?

Te parecerá de los más extraño, pero exponerse al sol con precauciones es una técnica beneficiosa para ayudar a prevenir el cansancio visual.

El sol te ayuda a producir vitamina D, que ayuda a tu piel y salud en general. Para evitar quemaduras, hazlo entre las 8am y las 10 am. Mientras más temprano, mejor. De pie, cierra los ojos y permite que la luz del sol caiga sobre tus párpados.

Siente el calor sobre tus ojos y lentamente, muévelos de arriba hacia abajo, de derecha hacia izquierda; y en sentido contrario. Repite el proceso durante unos cinco minutos y luego, coloca las palmas de tus manos sobre los ojos.

Nota: No hacer este ejercicio con los lentes de contacto puesto, ni con lentes de sol.

Quizás te interese: El sol es bueno para tu piel y te decimos por qué

4Ejercicios oculares:

Cuando ejercitamos nuestra vista, los músculos estarán mejor preparados para el estrés. Además, con ciertos ejercicios visuales, mejoraremos también otros síntomas como el vértigo, así como nuestra atención y concentración.

Sostén un bolígrafo a la distancia que te permita tu brazo extendido. Poco a poco, lleva el objeto lo más cerca que puedas de tus ojos y enfócate en el recorrido. Luego, muévelo de nuevo hasta la distancia inicial.

Repite el ejercicio de 10 a 15 veces cuando tengas la vista muy cansada.

Otro ejercicio que resulta, es mover los ojos en el sentido de las agujas del reloj y en sentido contrario durante unos segundos. Toma un descanso después de hacerlo y abre y cierra los ojos.

Repítelo 4 o 5 veces consecutivas y hazlos cada tres o cuatro horas.

Cada una hora al menos, toma pausa lejos de la pantalla de monitor o computadora y mira objetos alejados. Eso hace descansar los músculos de la vista que se usan para concentrarse en objetos cercanos.

También, parpadea frecuentemente –apaga y enciende la vista- cuando estés mucho rato frente a una pantalla.

Al hacer estos ejercicios de los ojos todos los días, evitarás que tu vista se canse.

5Agua fría o hielo

Es un elemento ideal para aliviar la tensión ocular leve y relajar esos músculos cansados de los ojos, sometidos a estrés.

Salpica un poco de agua fría en la cara y sobre tus ojos cerrados cada vez que los sientas pesados, o casados. Tendrás un efecto relajante y muy rápido en tus ojos.

Si quieres concentrar sus efectos, moja un paño suave en agua fría y escurre el exceso de humedad. Coloca la toalla fría sobre los párpados cerrados durante un minuto y repite si es necesario.

El hielo es otro de esos grandes aliados para reducir la hinchazón. Envuelve unos cubitos de hielo en un paño limpio y colócalos sobre los párpados cerrados.

Quizás te interese: Beneficios del agua para el organismo

6Compresas tibias:

No solo el frío, sino también unas compresas tibias le pueden quitar el cansancio a tu vista.

Sumerge un paño limpio en agua tibia, escurre el exceso de humedad y acuéstate, o siéntate con la cabeza hacia atrás.

Cierra los ojos y coloca la toalla caliente sobre sus párpados. Relájate y respira lentamente durante 1 minuto. Cambia la toalla y repite  el proceso 3 o 4 veces. Haz este tratamiento al menos dos veces al día.

Quizás te interese: Remedios caseros para aliviar el dolor menstrual

7Ajusta tus aparatos y entorno

En este último punto, hay varias técnicas que tienen que ver con la forma en la que trabajas y cómo usas objetos, como el monitor de tu computadora:

  • Usa una buena resolución. Intenta colocarlo a 75 HZ si tu monitor lo soporta.
  • No trabajes con la luz del sol detrás de tu monitor: el negro debe ser negro; el gris, gris. Baja el brillo del monitor y ajusta el contraste.  Modifica los parámetros para que el color por defecto de fondo de texto no sea el blanco, sino el gris claro.
  • Evita usar tamaños de letra muy pequeños.
  • Regula la orientación de la pantalla y altura de tu silla, para que veas la pantalla ligeramente hacia abajo. No trabajes con la pantalla ni a un lado, ni demasiado baja o alta: Crearás presión adicional a tu cuello, cabeza y ojos.
Compartir