Remedios naturales contra el resfriado ¡Funcionan!

463
remedios naturales resfriado

Con los cambios de clima, las lluvias o las variaciones en la humedad, somos más propensas a pescar un resfriado. 

Los remedios naturales contra el resfriado te ayudarán a hacerlo desaparecer más rápidamente y también, a reducir la gravedad de los síntomas.

Los resfriados y gripes son causados por virus, así que NO necesitas tomar antibióticos para mejorar.Solo en caso de que un cuadro de éstos se complique con bacterias, es que debes ingerirlos y siempre bajo la supervisión de un médico.

 También, es recomendable tomar medicamentos antigripales solo si después de tres días, tus síntomas no mejoran o se hacen más fuertes.

De resto, lo ideal es que permitas que tu sistema inmunológico combata el resfriado pero eso sí, potenciar su actividad con remedios que puedes preparar con alimentos que usas a diario en la cocina.

Prueba con alguno de estos remedios naturales contra el resfriado y levántate más pronto de la cama.

Quizás te interese: Cómo tener un sistema inmune más fuerte

1Infusión de jengibre fresco:

 El jengibre es considerado un antigripal por excelencia. Compra un trozo de jengibre fresco y córtalo de forma muy fina. También, puedes rallarlo.

Coloca estos pequeños pedazos en un colador de té y ponlo sobre una taza. Vierte agua fresca hirviendo sobre el colador que tenía el jengibre y deja reposar el té durante unos cinco minutos.

Exprime el jengibre del colador con una cuchara, para conseguir que caiga un poco más del jugo sobre la taza. Endúlzalo con un poco de miel al gusto.

La raíz de jengibre tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a aliviar el dolor de garganta. También, mata los rinovirus, que son los principales causantes del resfriado. Bebe tres o más tazas de té  de este preparado al día hasta que te recuperes.

2Inhalar vapores del milagroso eucalipto:

Si estás muy congestionada o tienes tos, puedes poner a hervir una olla de agua. Retírala del fuego, deja que se repose unos dos minutos y colócate una toalla para cubrir tu cabeza y concentrar el vapor.

Ponle de tres a cinco gotas de aceite esencial de eucalipto y respira los vapores que se desprenden del agua hervida. Haz esto durante cinco minutos.

Comenzarás a sentir cómo respiras mejor, pues tus senos parasanales se descongestionarán. Además, si tienes tos, tus bronquios comenzarán a despejarse y mejorará también este molesto síntoma.

Si no tienes aceite esencial de eucalipto; puedes probar calentar el agua, colocar las matas de eucalipto cuando esté hirviendo;  luego, colar la mezcla y hacer el mismo procedimiento de inhalar vapores.

También, sirve colocar al agua productos comerciales a base de eucalipto, como el Vaporub.

3 Infusión de ajo, con limón y miel:

El ajo no solo sirve para ahuyentar a los vampiros, también combate muchas enfermedades y los resfriados tampoco se le resisten.

Es rico en alicina, sustancia que ayuda a combatir las infecciones y acelera la actividad del cuerpo frente a los virus.

Prepara una infusión de agua tibia, a la que debes añadirle un poco de ajo triturado. Si además le pones limón y miel, que son los principales aliados naturales contra los resfriados, mejorarás su sabor y blindarás el tratamiento.

4Sal marina para la congestión nasal:

Uno de los síntomas más molestos de la gripe es justamente la rinorrea, o expulsión constante de líquido por la nariz.

Para limpiar tus fosas nasales, mezcla un cuarto de cucharadita de sal marina –sin yodo- con otro cuarto de cucharadita de bicarbonato de sodio en una taza de agua tibia.

Luego, usa una inyectadora esterilizada y vierte un par de gotas en cada fosa nasal. Inclínate hacia adelante para que el líquido se escurra un poco y suena tu nariz suavemente. Pronto, notarás la diferencia.

5La tradicional sopa “levanta muertos”:

 

La solución “mágica” de la abuela sí funciona. Lo confirmó en 2015 un estudio de la Universidad de Nebraska: Las sopas tienen poderes curativos.

Una buena sopa de pollo reduce la congestión nasal y lubrica la garganta, por lo que la sentirás menos irritada.

Además, el caldo actúa para activar tu sistema inmunológico, porque contiene químicos semejantes a los de los antigripales.

Todos estos tratamientos individuales debes acompañarlos de algo fundamental: un buen descanso.

Mantenerse en cama durante los primeros días del resfriado no es una recomendación caprichosa, es algo que debes hacer para que tu cuerpo combata mejor el virus.

Si caminas mucho o te mantienes en actividad, gastarás toda la energía que tu organismo necesita invertir en liberarte del resfriado.

Otra recomendación fundamental:¡Tomar mucho agua! Con la gripe y la secreción nasal, te deshidratarás muy rápido, así que debes tomar el suficiente líquido para compensar esa pérdida.

Quizás te interese: ¿Por qué debo tomar agua para estar saludable?

Y si después de probar con estos remedios, sigues con síntomas como fiebre, tos y dificultad respiratoria, es mejor que consultes con tu médico para descartar otros virus más complejos.

¡Prueba con todas estas opciones y nos cuentas cómo te fue!

Compartir