Síntomas de infarto en la mujer: Aprende a reconocerlos

589
infartoenlamujer

La tendencia a pensar que los problemas del corazón son exclusivos del sexo masculino aún se mantiene. Es por eso que muchos síntomas de infarto en la mujer pasan desapercibidos.

La diferencia entre sobrevivir un infarto y perder la vida por ello, muchas veces está en recibir tratamiento de forma rápida, idealmente durante la primera hora de presentar una señal de alerta.

Cada vez hay más tratamientos y análisis de sangre que permiten diagnosticar un ataque al corazón más rápidamente y con la mejor precisión. ¡Hay que ganarle la carrera al tiempo!

¿Sabías que las mujeres representan la mitad de todas las muertes por ataque al corazón en todo el mundo?  

El riesgo de sufrir un infarto se aumenta entre los 40 y los 60 años. Muchas veces somos bien disciplinadas –como se debe- con el chequeo ginecológico y revisión mamaria, pero nos olvidamos del órgano que bombea sangre a todo el cuerpo y nos mantiene vivas.

Las estadísticas internacionales concluyen que las enfermedades del corazón causan cinco veces más muertes en las mujeres que el propio cáncer de mama.

 Evalúa tus factores de riesgo

El mejor problema es el que se previene, por lo que te invitemos a que determines qué tanto riesgo tienes de sufrir un infarto.

Si te identificas con más de tres de estas afirmaciones, tu riesgo es más elevado, pero ya con una sola debes estar atenta:

    • Fumas diariamente o te eres fumadora pasiva:  Te expones frecuentemente al “humo” de segunda mano de fumadores a tu alrededor.
    • Has sufrido un ataque al corazón previo, o has sido diagnosticada con una enfermedad coronaria.
    • Hay antecedentes familiares de infarto en tu familia
    • Tus niveles metabólicos están alterados: Tienes tu colesterol “malo” (o LDL) por encima de 240 mg/dl o el “Bueno” (HDL) en niveles inferiores a 35/mg/dl). Esto significa que estás comiendo muchas grasas saturadas.
    • *Sufres de taquicardias o tienes un ritmo cardiaco anormal.
    • Has sido diagnosticada de hipertensa (tienes la tensión arterial elevada) y además, no estás siendo controlada (no tomas pastillas recetadas por un cardiólogo)
    • Sobrepeso: Estás pasada 20 libras o más de tu peso ideal.
    • Has usado píldoras anticonceptivas por largo tiempo. Este riesgo se incrementa si además tienes el hábito del tabaquismo.
    • Llegaste a la etapa de la menopausia y no recibiste terapia de reemplazo hormonal. Las mujeres que por alguna condición, tuvieron una menopausia anticipada –histerectomía temprana- pueden elevar su riesgo cardiaco.
    • Estilo de vida sedentario: No caminas regularmente ni practicas ninguna otra actividad física de forma constante.

¡Los síntomas de infarto en la mujer son diferentes! Un tercio no presenta dolor de pecho!

Es común que asociemos los infartos con un dolor opresivo, repentino e incontrolable en el pecho, que nos hace perder el conocimiento de inmediato, pero en nosotras, no siempre se presenta así.

Los síntomas de infarto en la mujer suelen ser más leves. De hecho, 7 de cada 10 damas luego de superar estos eventos, afirman que presentaron síntomas similares a los de la gripe durante dos semanas a un mes de desarrollar una molestia más severa o aguda en el pecho, así como la característica insuficiencia de aire.

Como los síntomas son más leves o confundidos con otra condición benigna, las mujeres no llaman inmediatamente a emergencias, o ni siquiera comunican su malestar a sus cercanos y con eso, aumentan el riesgo de tener un desenlace mortal después de un infarto.

¡Alerta con los gritos silentes del corazón!

Ahora que ya sabes que no siempre vas a presentar un dolor de pecho que te desmayará en caso de infarto, debes estar pendiente con los síntomas. Aquí te resumimos los principales, que instituciones reputadas como la Asociación Americana del Corazón han enlistado:

  • Dolor, presión o malestar en el pecho, como si te estuviesen dando una “puñalada”. Puede ser tanto en el lado izquierdo, como en el derecho. Por lo general, dura unos minutos; va y viene.
  • El dolor se puede irradiar a uno o los dos brazos, hombros, cuello, espalda, mandíbula o a la parte alta del estómago. Estos cuatro últimos son más característicos síntomas de infarto en la mujer que en los hombres. Los dolores pueden hasta despertarte, así que sí te pasa, ¡no los ignores!
  • Falta de aire o dificultad para respirar: Necesitas hacer un esfuerzo extra para sentirte plena y puede ocurrir aún si estás sin hacer actividad física. Puede comenzar antes o al mismo tiempo que el dolor en el pecho e, incluso, ser el único síntoma que presentes
  • Fatiga extrema súbita, sin haber realizado un gran esfuerzo físico: aparte de la falta de aire, puedes sentir un desvanecimiento inexplicable. Este síntoma de infarto en la mujer comúnmente se ignora, ya que puede venir de repente o durar varios días y lo atribuimos a un estilo de vida agitado
  • Náuseas, vómitos, vértigos, mareos, indigestión severa o sentir el estómago “revuelto”: Estos son síntomas muy típicos de infarto en la mujer: los presentamos dos veces más que los hombres. Algunas mujeres describen que en medio de un infarto, han sentido un dolor intenso en la boca del estómago, como si un “elefante” se les hubiese sentado encima.
  • Sudoración sin razón aparente: No atribuibles a la menopausia o a una temperatura extrema. Puede ser un sudor frío y consistente.
  • Mareo o aturdimiento repentinos: A diferencia de lo que pasa en las películas, no siempre caerás inconsciente durante un infarto. La mayoría de los ataques del corazón no hacen que te desmayes de inmediato.

Al debutar cualquiera de estos síntomas de forma aguda, acentuada y por más de cinco minutos ¡debes comunicarte con tu servicio de emergencias local, o comunicarle a un familiar para ser trasladado a un centro médico!

No pierdas tiempo intentando con remedios caseros o esperando que la sensación se vaya por sí sola. Una actuación rápida puede salvarte la vida.

 

He presentado algún síntoma de estos. No ha sido infarto. ¿Estoy salvada?

¡No te confíes! Al estar dentro de cualquiera de los grupos de riesgo, tus antenas deben estar activadas. Un consejo de oro es evaluar, dentro de la medida de tus capacidades, si estos síntomas que estás sintiendo y que se parecen a los de un infarto son:

  • Diferentes a otros que hayas sentido antes.
  • Más fuertes de lo habitual, si se han presentado previamente.
  • Más duraderos de lo habitual.
  • Ocurren con menos esfuerzo físico de lo habitual.
  • No se calman con las primeras medidas de atención.Dolordeestómago

La única forma de cerciorarte de que estás bien es respetando tu control cardíaco: Si tienes una patología diagnosticada o estás dentro de los grupos de riesgo, acude al menos una vez al año al cardiólogo para una evaluación completa.

Esta inspección general debe incluir: lectrocardiograma, ecocardiograma, toma de tensión arterial y las pruebas complementarias que el médico considere.

Pero si has tenido síntomas de que tu condición cardíaca no es la más óptima –crisis hipertensiva, cansancio fácil, taquicardias o ritmos anormales de los latidos, dolor en el pecho o has aumentado mucho de peso- tu deber es consultar cuanto antes a un especialista en cardiología para que te de las pautas adecuadas.

Mis síntomas pueden ser de infarto: ¿qué hago?

Luego de llamar a una ambulancia, o servicio de emergencia, o mientras te trasladan al sitio de salud más cercano, puedes emplear medidas para reducir las consecuencias.

Algunos doctores recomiendan masticar una aspirina sin recubrimiento de inmediato, pues esto puede reducir el daño al músculo cardíaaco.

Esto evidentemente solo es posible si estás en estado de consciencia, no lo hagas ni intentes hacerlo con otra persona si se ha desvanecido.

Procura ser trasladada por una tercera persona a una unidad de cuidado cardíaco. ¡No vayas manejando tú! Y hazlo lo más pronto posible, porque en caso de infartos, cada minuto cuenta para salvar la vida.

El cuidado de tu corazón no es un asunto de emergencia, debe procurarse a diario, con una dieta saludable y actividad física supervisada.

La salud del músculo más importante del organismo es fundamental para tener una buena y larga vida. Cuídalo como tu joya más preciada y comparte la información para que ayudes a otras chicas a reconocer los síntomas de infarto en la mujer. ¡Mujer informada vive más y mejor!

Compartir