Técnicas de cocción saludables

27

Cuando de comer saludables se trata, ya no tiene por qué ser aburrido o hasta insípido, existen maneras de cocinar los alimentos, asegurando el buen sabor en ellos, además que son muy sencillas, nos ayudarán a estar en forma.

Una de la más sencilla es la cocción papillote, que consiste en alimentos que se cocinan en sus propios jugos, gracias al vapor que desprenden, conservan más su sabor, nutrientes y aromas, mantiene la humedad y  la textura se torna más tierna y sabrosa, aplicable a todo tipo de alimento.

Realiza esta cocción en una olla o horno, corta todos los ingredientes del mismo tamaño, no hay que agregar grasas ni aceites, envuelve los alimentos en papel aluminio y cocínalos en una temperatura media, previamente sofríe los ingredientes más duros, un tiempo de 20 a 30 minutos es suficiente, no uses alimentos blandos, cierra muy bien el aluminio para que no se abra durante la cocción.

Cocción al wok, que es una sartén profunda, amplia y ovalada que permite que el calor se reparta uniforme y rápidamente. Su alta temperatura sella el exterior de los alimentos y la cocción en su interior es más rápida, dorados por fuera y jugosos por dentro.

Para cocinar al wok, logrando que todos los ingredientes se cocinen igual, corta en láminas finas o rodajas de un mismo grosor, engrasa con poco aceite, para cocinar al vapor también puedes utilizarla, coloca una rejilla y agua en el fondo del wok, la carne roja o blanca al igual que los vegetales, son ideales para cocinar con esta técnica.

Al utilizar la cocción a vapor, se realiza la cocción a través del vapor del agua. Sus vitaminas y minerales se mantienen mucho más que en otras técnicas culinarias, conserva el aroma, sabor y textura de la comida.

Hazla colocando los ingredientes en una olla vaporera, también puedes usar un recipiente tipo rejilla o perforado suspendido en una olla que contenga agua, llévala a ebullición y tápala herméticamente, elije alimentos frescos, no uses aceites, corta todos los ingredientes del mismo tamaño, puedes usar los vapores de un líquido como un caldo para darle más sabor al plato y aromatizar tus alimentos.

El tipo de cocción hervida, que consiste en cocinarlos mediante la inmersión en líquido, agua o caldo en ebullición, según la clase de alimentos, cambia el tiempo de cocción, puedes hervir desde el frío o el calor, los alimentos que necesitan larga cocción se pondrán al estar frío y los que no necesitan tanto tiempo los puedes colocar desde el calor, luego de que el agua hierva, toma esto en cuenta para evitar sobrecocer los alimentos.

Para esta cocción, no necesitas grasas, puedes utilizar el caldo que sobra para sopas o caldos, esta técnica sirve para fondos, almíbar o salsa, para aquellas preparaciones que se realizan por reducción y la desventaja de este método es que produce la pérdida de algunos nutrientes.

La última alternativa para cocer nuestros alimentos, es a la plancha, asándolos, se usan los fogones de gas o eléctricos, y el secreto es lograr que se adhiera una buena temperatura para obtener la cocción ideal donde la comida se cocina mucho más por fuera y en su interior guarda los jugos ideal para quienes quieren mantener su peso corporal.

Para ello, utiliza una plancha o sartén muy caliente antes de ubicar los alimentos sobre ella, agrega aceite de oliva en el alimento no en la plancha, esto evitará que los alimentos se peguen, cocina los alimentos más duros o gruesos  a fuego más bajo y los más finos a fuego alto, no cortes ni pinches los alimentos sobre la plancha pueden perder sus jugos, añade la sal en el último momento la comida quedará más jugosa y por último nunca descuides los alimentos.

Comienza a probarlos, los métodos de cocción son tan importantes como el sabor de los alimentos, debes siempre estar atento para que los mismos queden en el punto ideal, además que podremos evitar mediante su cocción que un alimento saludable se convierta en uno hipocalórico, así disfrutarás de una comida sana y deliciosa.

 

Compartir