15 Tips para mejorar tu calidad de vida

500
calidad de vida

Mejorar tu calidad de vida debe ser un propósito diario. No es una tarea para recordar solo cuando te sientas agotada, o cuando las enfermedades y problemas te repiquen la campana.

Lo mejor del asunto es que no tienes que invertir mucho dinero: solo basta que te organices, administres mejor tu tiempo y te tomes como tu principal prioridad.

Si tú no te cuidas ni te haces feliz, ¿quién más lo hará? Una mujer que se quiere y se cuida, rinde mejor en el trabajo, tiene mejores relaciones y se enferma menos. Por ende, tendrá mejor calidad de vida.

Acá te damos 15 tips para tener una mejor calidad de vida, que pueden ser solo el comienzo. ¡No existen fórmulas mágicas! Tienes toda la libertad de adaptarlos a tus preferencias y posibilidades.

Quizás le interese: ¿Ser feliz es posible? ¿Cómo se logra?

1Come al menos una vez a la semana lo que quieras

¿Sushi? ¿Una hamburguesa con todo? ¿Un dulce en el que siempre piensas? ¡Una vez a la semana no hace daño!

Puedes hacer este pequeño pacto contigo misma de complacerte con una comida que te haga feliz. Es mejor si lo haces fuera de casa, pero que eso no te detenga.

Pide a domicilio; o cómpralo cuando regresas a casa; siéntate en un jardín a degustarlo y disfruta lentamente los sabores.

2Invierte tiempo en hacer algo que amas

Aunque disfrutes mucho tu trabajo, eres un ser humano, no solamente un humano que hace y ejecuta.

Cuando hablamos de cosas que amas, nos referimos a la lectura, pintura, una práctica física,baile; correr en grupo, escultura, repostería, jardinería, voluntariado, pertenecer a un club de lectura, ecología o cine.

Lo importante es que sean actividades distintas a tu trabajo y por las que no recibas únicamente compensación monetaria. Llenar el alma es una forma de lograr una mejor calidad de vida.

3Aprende algo nuevo

¿Qué tal una clase de otro idioma? ¿O aprender a maquillarte como una diosa de la televisión? ¿Tocar un instrumento musical? ¿Vocalización para cantar fuera de la ducha?

¡Anímate! El cerebro crea nuevas conexiones cuando desarrollas una nueva habilidad y esto te hace, a su vez, aumentar tu capacidad de seguir aprendiendo. Además, te ayuda a tomar mejores decisiones.

4Mantente cerca de tus seres queridos

Bien sea por llamadas telefónicas, Skype, un mensajito vía whatsapp o de la mejor manera: cara a cara; abrazo a abrazo.

Una sola palabra de un ser querido puede cambiar el ánimo de tu día o aliviarte en un momento difícil. Y en nuestra atareada cotidianidad, a veces los dejamos por fuera.

No desestimes el poder que tiene un abrazo. Cuando tocas cariñosamente a un ser querido, liberas más oxitocina, una hormona que aumenta los sentimientos de amor y autoconfianza.

Abraza a tus padres, hermanos, hijos, sobrinos; acurrúcate con tu pareja o acaricia a tu mascota.

5Haz una lista de agradecimiento

Esto te puede sonar un poco cursi, pero es necesario. Todas necesitamos un pequeño recordatorio de lo afortunadas que somos.

La gratitud es una gran forma de mejorar tu percepción de calidad de vida y de darte cuenta de que no todo está completamente mal. 

Procura que esté en un lugar visible: tu equipo de trabajo, tu oficina, en un documento de tu teléfono. Un sitio que veas con frecuencia.

6Ríe más

La risa no solo te ayuda a liberar tensiones y reducir el estrés. Ayuda a fortalecer tu sistema inmunológico y adivina ¿a qué más? ¡A quemar calorías!

Agenda en tu rutina semanal ver un programa cómico, ir a un show de stand up o mirar una película divertida. Tu salud lo agradecerá.

7Escoge tus pensamientos como la ropa que te pones:

Esta frase la dice la protagonista de la película “Come, reza y ama” y no lo hace en vano. ¡Funciona!

Tus pensamientos son los únicos que te acompañan las 24 horas del día. ¿Cómo puedes estar bien con ruido ensordecedor de voces, recordándote a cada momento que te falta pareja, dinero, felicidad?

¡Nadie puede vivir feliz así! Mejora tu diálogo interno. En este mismo momento, analiza los próximos diez pensamientos que crucen por tu mente y clasifícalos.

¿La mayoría de ellos son negativos, autocríticos, derrotistas? ¡Bueno! Es hora de trabajar. Empieza a depurar la lista y suma pensamientos positivos. Tu calidad de vida mejorará de inmediato.

8Haz ejercicio

No es solo un asunto de quemar calorías para lucir más estilizada y reducir la posibilidad de enfermarte del corazón.

Cuando te ejercitas, y más si lo haces bajo la luz solar tu cuerpo producirá más vitamina D, lo que inmediatamente, activa la liberación de serotonina.

La serotonina es la sustancia que mantiene el equilibrio químico de tu ánimo. Si ella falta o se disminuye, te deprimes. No la dejes caer de nivel.

9Organiza tus espacios

El desorden en tu casa, cuarto o oficina no solo es poco atractivo. Estudios científicos han demostrado que el desorden, en realidad, puede conducir a mayores niveles de estrés.

Cuando organizas las cosas de tu mundo material, tu cerebro también se motiva a poner orden en las cosas que le preocupan. Así, será más fácil hallarle solución a tus problemas y también, “organizar” tu vida espiritual.

Una de las terapias que más se les recomienda a las personas con depresión o ansiedad es justamente organizar los objetos de sus espacios y crear clasificaciones por color, textura o tamaño.

Estas actividades despejan sus mentes y los abren a otras posibilidades de comprensión.

Limpiar tu entorno y usar perfumes agradables o velas aromáticas, lo hará más habitable y tú, sin duda, te sentirás mejor cuando termines de realizarlo. ¡Pruébalo!

10Planifica tu día

Toda jornada es más pesada cuando tenemos muchas cosas por hacer y no hemos ideado un plan para que el día nos rinda.

Te sorprenderás al comprobar que cuando planificas tu agenda, te queda tiempo hasta para un breve descanso. Mientras más improvisas, menos tiempo tienes y más te complicas.

11Sal de compras

No tienes que comprar el objeto más caro o de la marca más reconocida. Tampoco debes renovar tu armario cada mes.

Adquirir unos lindos aretes, un coqueto accesorio para el cabello, un nuevo tono de labial o unos zapatos exquisitos, te harán sentir divina y mejor.

Comprar es casi terapeútico para las mujeres; siempre que no se salga de control, te puede ayudar a sentirte mejor. Y si incluyes en la caminata de compras a una amiga, ¡mejor!

12Medita o haz yoga

Estas prácticas no solo traen beneficios físicos, sino también mentales. Y hay miles de opciones en la Internet para iniciarte en ellas, sino tienes tiempo de hacerlo bajo supervisión.

Aparta un poco de tiempo para despejar tu mente y centrarte en el presente. Es la mejor forma de reducir la ansiedad. Y estas disciplinas milenarias son perfectas para eso.

13Tómate tus días de descanso semanal

Los cristianos creen que Dios se tomó el séptimo día para descansar de todo el trajín de la creación. Si el máximo padre del Universo pudo hacerlo, ¿porque tú no?

La gente cansada, ojerosa y trasnochada se pone de mal humor y no luce nada sexy. El agotamiento te hace perder facultades físicas y mentales.

Así mismo, el cansancio crónico solo deriva en enfermedad. Es mejor descansar dos días a la semana, que caer enfermo y tener que reposar y quedar inactivo muchos más.

Quizás te interese: El estrés engorda y la ciencia te explica por qué

14Planea unas minivacaciones cada dos o tres meses:

Planifica una escapada a un sitio natural cercano o una especie de “retiro” el próximo fin de semana largo. Que sea un tiempo para ti, sin interrupciones laborales, mientras llegan tus vacaciones largas.

Camina descalza sobre la grama de un parque; mira un atardecer en una zona distinta a tu residencia. Sube una montaña cercana, visita la playa o el río; ve a nadar un poco.

Volverás a tu rutina fresca como una lechuga y con renovadas fuerzas.

15Haz algo amable por otra persona:

Piensa en alguien de tu entorno que necesita acompañamiento o apoyo. Sino, haz voluntariado para personas o animales.

Dar un poco de amor y afecto es una de las mejores formas de sentirse bien. Cuando eres útil y ayudas a los demás, activas también el círculo de la “bendición” en tu vida.

Si crees en las leyes de acción y reacción; debes saber que todo lo que das, retorno a ti multiplicado. Si haces el bien de forma desinteresada, el Universo te sabrá premiar.

Compartir