5 formas de tener un día genial en el trabajo

82

Tal vez tu trabajo no sea el mejor del mundo, o tal vez te guste demasiado. De igual manera es importante que puedas disfrutar el día de trabajo para que puedas dar el mejor rendimiento posible.

Entonces, aquí hay algunas de las cosas que he hecho para tener un gran día de trabajo. ¿Cuáles son?

Antes de comenzar, tal vez es mejor explicar que necesitas tener una mentalidad y una visión a largo plazo.

Esa visión es – alcanzar muchos más días en el trabajo (lo que sea posible) con el propósito de aprender algunos hábitos que crearán un buen día de forma más frecuente.

[td_block_ad_boxspot_id=”custom_ad_2″]

Quizás te interese: 13 formas de ejercitarte durante el invierno

1Termina el trabajo de hoy, hoy mismo

Un buen día de trabajo hoy, comenzó el día de ayer. Y un gran día de trabajo para mañana, comenzó hoy. Entonces, sin importar que hagas, termina el trabajo de hoy, hoy mismo.

Con esto quiero decir que procures lo más que puedas el no tener que dejar un trabajo pendiente.

Y si tu trabajo es como el mío, un trabajo que parece nunca acabar, comienza por tener horarios y metas diarias que quieras alcanzar cada uno de los días.

Estos se convertirán en el marcador de tu productividad, y podrás organizarte mucho mejor.

2Ten una atención plena

Aprende a ser consciente de tus propios sentimientos. Se consciente de por qué te sientes de una cierta manera con respecto a un cierto asunto del trabajo y con respecto a tus colegas.

Cuando tienes ciertos sentimientos, dite a ti misma por qué te sientes de esa manera. Por ejemplo, “me siento celosa porque María recibió mejores cumplidos”.

Entonces dite a ti misma – ¿cuál es una mejor forma de sentirse? Por ejemplo, “debo estar feliz porque maría ha trabajado muy duro en el día de hoy. Debería felicitarla”.

Por supuesto, no es algo fácil. Pero si lo haces constantemente, pronto vas a descubrirte a ti misma con pensamientos negativos.

Quizás te interese: 8 formas de mantener tu relación de pareja sana

Vas a arrestar esos pensamientos negativos antes de que se conviertan en palabras que salgan por tu boca y luego en acciones. Vas a estar más consciente de ti misma.

Una persona más consciente de sí misma puede instantáneamente cambiar la forma de pensar y de actuar.

Una persona con atención plena poco a poco logrará tener un gran día en el trabajo.

3Aprecia los desafíos

Los desafíos están a nuestro alrededor. Incluso en el momento que te montas en tu carro y vas manejando, el desafío comienza.

[td_block_ad_boxspot_id=”custom_ad_2″]

¿Por qué el carro de adelante se está moviendo tan lentamente? ¿Por qué esa luz roja está tardando tanto en cambiar? Los desafíos rodean tu día a día.

Si continuas peleando, de ninguna manera vas a tener un gran día de trabajo.

El truco está en apreciar esos desafíos como una forma de entrenarte a ti misma. Entrénate a ti misma para aceptar los desafíos.

De que no hay forma de que puedas cambiar eso y que es cuestión de que respondas de la manera correcta que determinará como te sientes en relación a tu día.

Cuando comiences a apreciar los desafíos en el trabajo, comenzarás a tener más días geniales allí.

4Acepta el cambio

Al igual que con los desafíos, el cambio también está alrededor de ti. Cada segundo, tus pensamientos cambian.

Cambias de sentirte bien a sentirte mal, de sentirte molesta y tener una gran cantidad de otros pensamientos y sentimientos.

Quizás te interese: Top 18 alimentos para un estómago plano

El cambio produce incertidumbres y debido a que nos gustan las constantes, la incertidumbre nos trae insatisfacción.

Una manera de superar esto es aceptando el cambio. Acepta que el cambio es un fenómeno natural y bien sea que sea un cambio bueno o uno malo, estos son simplemente etiquetas que le damos a una situación.

Debido a que las cosas cambian constantemente, algo bueno puede cambiar a algo malo muy rápidamente. Y viceversa.

Un gran día en el trabajo comienza cuando puedes aceptar el cambio de una mejor manera.

5Reflexiona y no te arrepientas

Reflexiona constantemente en tus acciones. Algunas personas les gustas reflexionar al final del día, algunas les gusta hacerlo al final de la semana.

Lo que mejor se adapte a ti, es lo que debes hacer. Simplemente debes reflexionar.

Te permite que seas más consciente de ti misma y con una atención plena de tus acciones. Reflexiona para que seas capaz de hacer ajustes y seas mejor la próxima vez.

Cuando haces esto constantemente, tendrás muchos más días buenos en el trabajo de manera frecuente.

No necesitas hacer todos estos tips de manera concurrente. Comienza con uno o dos, pero se consistente con eso.

Quizás te interese: Cómo hacer que los ojos color avellana resalten

Y así verás como la cantidad de días buenos de trabajo comienzan a incrementar.

[td_block_ad_boxspot_id=”custom_ad_2″]

Compartir