Ayuda a tu pareja a perder peso sin dañar tu relación

138

Todas las parejas tienen dificultades para negociar sobre los asuntos de comida y de peso.

Por ejemplo, tal vez tu estés tan en forma como un atleta y deseas que tu pareja que vive acostado en el sofá se una a ti en una carrera una vez cada cierto tiempo.

O estás trabajando en comer de forma más nutricional mientras que tu pareja continua comiendo bocadillos altos en grasa y en azúcar aunque el doctor le haya advertido que está al borde de ser diabético.

Estas situaciones pueden producir sentimientos de estrés, frustración y desamparo, generando las actitudes y los comportamientos equivocados necesarios para motivar y apoyar un cambio.

Saber precisamente como puedes ayudar a quién amas puede hacer toda una gran diferencia.

Lo que debes hacer

1Humildemente pregunta cómo puedes ayudar

Los humanos somos criaturas curiosas. A menudo les damos a las personas lo que queremos en vez de preguntarles qué puede ser útil para ellos.

Está bien ser directo con una pregunta – siempre y cuando traigas el tema acerca de comer dulces con tacto, sinceridad, humildad, compasión y curiosidad.

Dile que quieres asegurarte de que estás siendo de ayuda y pídele que te alerte si no es así.

Se abierta con respecto a tomar direcciones con respecto a lo que piensa y lo que funcionará para él y revisa con él a menudo acerca de lo que estás haciendo.

Quizás te interese: 10 formas cómo la dieta afecta tu salud y tu belleza

2Enfócate en ti misma

He conocido casos donde un miembro de la pareja está en un peso sano, pero se siente tan incómodo con respecto a eso que termina comiendo más que su pareja no saludable y ganando kilos.

Incluso aunque puede hacerte sentir incómoda que tu – o tu esposo – que seas una comedora “normal” y estés en forma y él no, no uses eso como una excusa para rendirte a los hábitos no saludables.

Haz lo que sea correcto para ti y da el ejemplo (sin presumir de ello).

3Se consciente de los problemas implícitos

Muchas personas con problemas al comer sufren de depresión o ansiedad y cuidan mejor de sus cuerpos cuando su estado de ánimo está equilibrado.

Busca las señales de depresión: aislamiento, irritabilidad, malos hábitos diarios de vida, dificultades para dormir, desesperanza, falta de interés en actividades que antes les despertaban interés.

Si reconoces síntomas de depresión o de ansiedad excesiva, tu pareja puede estar usando la comida para lidiar con ellos y puede necesitar una evaluación psicológica.

Quizás te interese: Cómo tus emociones pueden afectar tu salud

En este caso, nuevamente, menciona el tema suavemente y con compasión.

4Acentúa lo positivo

En esa sociedad con fobia a los gordos, las personas que son pesadas tienden a olvidar sus atributos maravillosos porque la delgadez es considerada ridículamente y arbitrariamente como algo de alta estima.

Recuérdale a tu pareja que él es más que un cuerpo y ayúdalo a enfocarse en lo que amas acerca de él – su creatividad, sensibilidad, sentido del humor o ética.

Lo que no debes hacer

5No regañes constantemente

Piensa en cómo te sientes cuando alguien está sobre ti las 24 horas los 7 días de la semana recordándote tus malos hábitos.

Si eres como la mayoría de nosotros, acumulas resentimiento y lo dices en cualquier momento, incuso cuando reconoces que las sugerencias o consejos los dices sin duda con tu mejor interés.

El regañar crea distancia entre ti y la persona que amas, lo cual es lo menos que quieres hacer cuando estás tratando de convertirte en su aliada para promover el cambio.

6No culpes ni avergüences

El avergonzar a tu esposo por sus malos hábitos alimenticios o evitar el ejercicio no te llevará a ningún lado.

Tal vez hayas sido criada con críticas y humillaciones como un motivador y pienses que eso funciona, piensas que ser dura contigo misma hace que tengas éxito.

Quizás te interese: 10 pasos sencillos para obtener cejas perfectas usando una hojilla

Incluso los programas de TV han caído en el acto de tratar de avergonzar a las personas para que se conviertan en comedores saludables y más activos.

El avergonzar a alguien es herirlo de forma intencional.

Cree en mi, las personas con sobrepeso ya se sienten lo suficientemente mal con el hecho de que no pueden manejar su ingesta de comida bien o que no están en buena forma.

Y el culparlo – decirle a tu amado, “Si no haces esto y haces esto otro en su lugar, vas a estar más delgado.” Piensa: ¿Cómo te sientes cuando te culpan por tus errores?

Apuesto que la respuesta es tan culpable y avergonzada que no quieres hablar del tema porque es demasiado doloroso para incluso contemplarlo.

7No te pongas a ti misma como un modelo a seguir

Cuando estás practicando hábitos alimenticios saludables y estás en un peso cómodo, puedes estar inclinada a tratar de inspirar a tu pareja a ser más como tu como una forma de decir, “mira, si yo puedo hacerlo, tú también puedes.”

Sin embargo, esta estrategia a menudo falla por un simple motivo: Tú eres tú, y él es él.

Quizás te interese: 5 pasos sencillos para difuminar perfectamente la sombra de ojos

Todos tenemos diferentes historias, bioquímicas, y formas de copiar.

No tengo duda de que tu pareja tiene fortalezas y habilidades que a ti te faltan y que hay áreas de la vida que tu pareja maneja mucho mejor que ti.

La comida y el ejercicio pueden ser su área vulnerable, así que no compares tu fuerza contra sus debilidades.



Compartir