Cómo volverse flexible de manera rápida (y segura)

2302
1

Busca tus necesidades de flexibilidad.

Primero que todo, vamos a clarificar por qué quieres estirarte y trabajar en tu flexibilidad. Hay muchas razones por allí en cuanto al por qué deberías estirarte.

Disminuir el dolor muscular al terminar un entrenamiento, disminuir el riesgo de lesiones, mejorar el desempeño, mejorar el rango de movimiento, reducir dolor.

De hecho, te puede sorprender saber que los beneficios de estirarse son controversiales y están lejos de ser concluyentes. En realidad existe una buena cantidad de evidencia que indica que estirarse no es tan beneficioso como parece para reducir dolor y riesgos de lesiones.

En este artículo el eventualmente llega a la conclusión de que estirarse solo es bueno para mejorar la flexibilidad.. y se siente “placentero”

Bueno, francamente esas son las únicas razones para estirarse

Nuestra postura sobre el trabajo de flexibilidad es “si no puedes lograr activamente la posición que te gustaría, entonces necesitas encontrar una manera de llegar a ese rango de movimiento”

Sí, realmente es así de simple.

Entonces cómo sabes si necesitas estirarte?

Si tienes mala forma al pararte de manos porque tus brazos no logran pasar por encima de tu cabeza, necesitas estirarte.

Si quieres jugar con tus hijos pero tienes problemas al agacharte o al tirarte al piso porque estás muy tensa, necesitas estirarte

Como hemos dicho antes, debes encontrar la motivación correcta

Muchas personas te dirán que DEBES estirarte por una variedad de razones, pero no te preocupes por eso. Al contrario, concéntrate en el factor motivante para ti. Encuentra tu propia razón personal, pues es eso lo que te va a llevar a tu objetivo mucho más rápido y lo que te va a llevar mucho más lejos que cualquier otra justificación artificial.

Determina qué te retiene.

Cuando tengas tu meta clara, querrás descubrir que cosa en particular es la que te impide lograr esa meta. Y esa razón es mucho más que “tengo que estirarme más”.

Seguro debes hacerlo, pero sabes qué músculos debes estirar? Todos los músculos? Bueno, eso tomaría bastante tiempo!

Puede ser que se te haga difícil agacharte hacia el frente y tocar tus pies, y eso naturalmente te hace pensar que tus músculos femorales (isquiotibiales) están muy tensos pero hay unas cuantas otras cosas que te pueden restringir también, como tu espalda baja, flexores de la cadera, glúteos, etc.

Así que necesitarás una buena manera para asesorar rápidamente que es lo que está impidiendo tu movimiento específicamente.

Se desarrollaron una serie de Posiciones Básicas de Asesoramiento que cubren el cuerpo entero y te dirigen a encontrar tus posiciones más rígidas.