Cómo volverse flexible de manera rápida (y segura)

2301

Las Posiciones Básicas de Asesoramiento son:

Sentadilla

Sentarse con las piernas cruzadas

Flexionar las rodillas

Rotación de caderas

Movimientos combinados de hombros

Movimientos de cuello

Backbending (Arquear la espalda hacia atrás)

Vas a comenzar trabajando en esas restricciones primarias, resolverlas tiende a ayudar a todo los demás también. Es como desenredar una cuerda, una vez que encuentras el nudo principal, el resto se desenreda de fácil manera.

El estiramiento que hagas será ahora más efectivo y es la mejor manera de utilizar tu tiempo, ya que vas a trabajar en los estiramientos más importantes para tus necesidades

Quizás te interese: 12 posiciones de yoga para aliviar el dolor de espalda

1

Vuélvete más flexible más rápido, al bajar la velocidad.

La dificultad en intentar ser flexible lo más rápido posible es que la mayoría de las persona necesitan bajar la velocidad.

No vas a mejorar la tolerancia a los estiramientos al ir tan lejos con un estiramiento que duela. De hecho, eso probablemente impida tu progreso. Es una acción tanto reflectiva como consciente el salir de un estímulo doloroso.

La imposibilidad de moverte en un cierto rango de movimiento debido a la “rigidez” puede estar relacionada con diferentes factores:

-Cicatrización de los tejidos blandos (adherencias estructurales reales que impiden el movimiento)

-Hipomovilidad conjunta (restricciones en la propia articulación debido a lesión o factores congénitos)

-Mayor reposo del tono muscular (resistencia del músculo de estirarse al estar en reposo)

Los primeros dos factores se manejan de mejor manera al consultar a un profesional en persona, pero este último lleva a la razón por la que la mayoría de las personas necesita ir un poco más lento en su régimen de estiramiento.

El tono muscular, determina tus ganancias en flexibilidad; no la intensidad.

Aunque existen algunas condiciones médicas que pueden causar un tono muscular muy alto, la mayoría de nosotros tenemos varios grados de tono muscular y esto explica porque algunas personas son naturalmente más flexibles  que otras.

Es sólo natural buscar intensidad cuando estás ejercitándote y estar enfocado en una meta en específico.

Esto es genial al presionar para luchar contra la fatiga y crear resistencia, pero para mejorar la flexibilidad, luchar contra el tono muscular natural es perder la batalla.

En cambio, te va mejor persuadiendo a tu cuerpo hacia la mejora de la flexibilidad.

Hay períodos de tiempo en los que realmente presionarte hacia una posición de estiramiento es útil, pero estos son niveles más avanzados de entrenamiento de flexibilidad.

Y bajo ningún término estos ejercicios serán la mayoría de tu entrenamiento, se hacen en pequeños porcentajes de tiempo para obtener pequeñas ganancias. Si te sientes tan rígida que tienes problemas al tocar tus pies, definitivamente no necesitas este estilo de ejercicios.

Sigue tu plan tan constantemente como sea posible.

Ahora, haz encontrado tu meta personal, identificado tus restricciones y haz mejorado tu enfoque para estirarte al bajar la intensidad. El último, pero no menos importante, paso a tomar es seguir un plan consistente de ataque y hacerlo tan regularmente como sea posible.

Tu plan ha sido formado para tus metas personales y para tus restricciones de movilidad.

La ganancia de este tipo de planes realizados de sesión en sesión, y con práctica consistente es que le van a dar a tu cuerpo mayor espacio para adaptarse a los cambios.

Quizás te interese: Los beneficios del ejercicio en el cerebro

Conócete, y anímate!