8 formas simples de comer menos sin notarlo

114

Lo que comes es importante, pero incluso los alimentos saludables pueden impedirte perder peso si comes demasiado.

Nunca recomiendo la restricción extrema de calorías (la mayoría de la gente no es muy buena en ello de todos modos), pero hay algunos trucos que puedes utilizar para reducir ligeramente la cantidad de comida que comes sin sentirte privada, o incluso realmente notarlo.

Tu cerebro es fácilmente engañado por los cambios de perspectiva. También es más sensible a señales externas como un plato vacío, que pistas internas como el estómago lleno.

Quizás te interese: ¿Por qué es importante tener una dieta balanceada?

Entender estas influencias puede mostrarte cómo inclinarlas a tu favor.

Con el tiempo una diferencia de calorías puede ayudarte a bajar de peso. Es lento, pero es constante. Y lo mejor de todo, es indoloro.

8 formas simples de comer menos

Usa platos más pequeños

Un plato lleno envía la señal que estás comiendo una comida completa y un plato parcialmente lleno parece una comida escasa, sin importar la cantidad real de comida.

Usar platos más pequeños y llenarlos es una manera probada de comer menos sin notar.

Sírvete a ti misma un 20% menos

El margen mínimo es aproximadamente el 20% de cualquier comida dada.

En otras palabras, se puede comer el 80% de la comida que comes normalmente y, probablemente no notarlo, siempre y cuando nadie te lo señale.

También podrías comer 20% más, no es una mala idea si estás comiendo vegetales.

Si tienes esos platos más pequeños mencionados anteriormente, sirviéndote un poco menos debe quedar igual de satisfecha.

Usa vasos más altos

Al igual que menos comida parece más comida en un plato más pequeño, la altura hace que las cosas se vean más grandes que el ancho, incluso cuando los volúmenes son los mismos.

Puedes reducir tus calorías líquidas eligiendo vasos más altos en lugar de los más cortos y gordos.

Quizás te interese: Cómo desarrollar confianza en tu apariencia a través de la aceptación personal

Come proteína en el desayuno

A la gente le encanta promover el comer el desayuno como una cura milagrosa de pérdida de peso, pero sólo los desayunos altos en proteínas se han demostrado que pueden suprimir el apetito y reducir la alimentación subsiguiente durante todo el día.

Salta los waffles y dirígete a la estación de la tortilla de huevo en su lugar.

Come tres comidas al día

Apuesto a que pensaste que comer muchas comidas pequeñas era mejor que comer tres más grandes a lo largo del día, pero los hechos nos dicen lo contrario.

Aunque saltar comidas puede hacer más difícil el control de tu apetito, comer más de tres comidas al día no ha demostrado tener ningún beneficio, e incluso puede ser peor para el control del apetito.

Come cuando se supone que debes y no debes necesitar ningún alimento adicional.

Quizás te interese: La verdad acerca de las dietas de moda

Mantén los bocadillos fuera de vista o fuera del edificio

Estudio tras estudio han demostrado que las personas comen mucho más cuando la comida está visible en lugar de estar lejos donde no se puede ver, incluso si saben que está allí.

La investigación también ha demostrado que el alimento más difícil es el que debes alcanzar, incluso si el esfuerzo extra es sólo la eliminación de una tapa o caminar al gabinete, es menos probable que lo coman.

El trabajo extra te obliga a cuestionar el valor de tu acción, y esto te da la oportunidad de hablar a ti misma y tomar una decisión que puedes lamentar más tarde.

Para evitar bocadillos adicionales, mantén los alimentos tentadores fuera de la vista, o mejor aún, fuera de la casa. Por otro lado, mantén los alimentos saludables de forma destacada y fácil de alcanzarlos.

Mastica completamente

Desde que he estado prestando más atención a la velocidad de comer, me he horrorizado al observar que la mayoría de la gente no mastica.

Si eres una de esas chicas que mastica el número mínimo de veces antes de tragar o meterte otro tenedor lleno, es probable que estés comiendo mucho más en cada comida que tus compañeros de masticación a fondo.

Reduce la velocidad, mastica cada mordida (contar tus masticadas puede ayudar a desarrollar este hábito) y veras como te llenas más rápido con menos calorías.

Quizás te interese: 5 pasos sencillos para hacerte un maquillaje de labios 3D

No comas directo del paquete

Tu estómago no puede contar. Cuando no se puede ver lo mucho que está comiendo es más  probable que pierdas la pista y consumas el doble o incluso el triple de la cantidad que comerías si tomaras el tiempo para servirte a ti misma una porción adecuada.

Utiliza un plato, o un tazón, o incluso una servilleta, sólo asegúrate de obtener una buena vista de todo lo que vas a comer antes de tomar tu primer bocado.



Compartir