Como incrementar la distancia de correr sin incrementar el riesgo de lesión

1294

Si eres una corredora novata o una corredora con experiencia preparándose para un ultra-maratón, incrementar tu distancia de correr, lamentablemente, a menudo se asocia con lesiones.

El 70% de todas las lesiones deportivas ocurren en el pie y miembros inferiores y la mayoría de estas son lesiones por uso excesivo, muchas de las cuales pueden prevenirse.

Las lesiones por uso excesivo se sostienen a partir de acciones extenuantes repetitivas, y el aumento repentino en estas acciones aumenta aún más tu riesgo de lesión.

Correr es una actividad muy repetitiva, poniendo la misma tensión en las mismas partes de tu cuerpo paso tras paso, carrera tras carrera.

Hacer demasiado (distancia), demasiado pronto, es la causa número uno de las lesiones corrientes.

Si estás regresando de un descanso o empezando a correr más que nunca antes, estás en una zona de peligro de lesión potencial.

Quizás te interese: 5 formas de perder la grasa interna de los muslos

Tu cuerpo necesita tiempo para adaptarse y condicionarse a las tensiones aumentadas que colocas en él con cada carrera.

Aquí hay 4 consejos para ayudarte a aumentar tu distancia de carrera:

3Enfócate en la técnica

Al regresar a, o comenzar con una carrera debes apuntar tener una técnica relajada, libre de dolor.

Es importante lograr esto antes de aumentar tus distancias.

Los estudios han descubierto que los corredores que habitualmente tienen un paso con golpe en la parte trasera del pie tienen índices significativamente más altos de lesiones por esfuerzo repetitivo que los que en su mayoría corren afincando la mitad del pie delantero.

Hay mucha controversia sobre cuál es la mejor técnica de correr. La técnica de correr es individualizada.

La longitud de las piernas, la postura del pie, la altura y el peso son diferentes de persona a persona, por lo que no existe una técnica genérica de correr estándar de oro.

La única sugerencia que podemos hacer está basada en lo que dice la investigación: «aumentar la cadencia puede reducir la carga en ciertos tejidos».

Mantener una cadencia constante – la velocidad a la que tus pies golpean el suelo medida en pasos por minuto – evita que tus piernas pasen demasiado tiempo apoyando su peso corporal con cada paso.