5 formas de medir la pérdida de peso sin usar la balanza

597

Incluso aunque hayan realizado muchos logros con respecto al comer saludable e incrementar sus programas de ejercicio, muchas personas atribuyen su éxito verdadero a los números que se reflejan en la balanza.

Sí, todos hemos oído que el músculo pesa más que la grasa y que la retención de agua puede desviar los números.

Sin embargo, la balanza es la que sostiene el mayor peso cuando se trata de determinar nuestro éxito de pérdida de peso o nuestra falla.

Nuestro estado de ánimo puede ser dramáticamente afectado por el pesaje diario.

Quizás te interese: Tutorial para pintarte las puntas de color arcoíris

Podemos estar en la cima del mundo un minuto porque hemos completado nuestra sesión aeróbica de 45 minutos, pero un paso a la balanza nos reduce a las lágrimas.

¿Cómo puedo ejercitarme tan duro y no perder nada de peso? Puedes creer que la sesión no tuvo sentido, debido a lo que dice la balanza.

Ese aparato en el suelo se ha convertido en el experto en dar una retroalimentación con respecto a la pérdida de peso.

Si la balanza no muestra un cambio en el peso (números más bajos) todos los días, entonces pensamos que hemos fallado.

Una balanza simplemente provee un número que puede hacer o deshacer nuestro día.

Y, ¿por qué? ¿Por qué permitimos que éste objeto inanimado haga estragos en nuestras emociones? ¿De quién fue la idea de que la balanza fuera la reina?

La verdad es que, la balanza puede trabajar como una fuerza de motivación detrás de nuestros esfuerzos de pérdida de peso, pero recuerda que tanto como esa escala puede motivarnos, también puede destrozarnos.

Hacer cambios pequeños en un largo periodo de tiempo nos llevará a una meta saludable, pero la balanza puede no reflejar los números positivos lo suficientemente rápido.

Lo que sucede a menudo es que nos ponemos impacientes, frustradas y eliminamos cualquier intento de movernos hacia adelante.

La balanza no puede decir que has comenzado a hacer algunos cambios positivos en tu estilo de vida o que la composición de tu cuerpo está cambiando.

Quizás te interese: 10 pasos sencillos para obtener cejas perfectas usando una hojilla

No, la balanza solo muestra que el peso ha cambiado sin explicación, porque a la balanza no le importa la explicación.

Aquí hay algunas formas de medir tu éxito de pérdida de peso en vez de usar la balanza.

Por cierto, cuando se trate de los pesajes, los pesajes semanales son suficientes.

Si estás haciendo pesajes 3 veces al día, estás haciéndote a ti misma (y a cualquier intento por cambiar tu estilo de vida) un daño.

Aquí están las 5 formas de medir tu pérdida de peso

1Ropa

¿Sabes cómo se siente el ponerse una falda o un vestido que no has sido capaz de usar por un año?

Nada es mejor que ser capaz de entrar cómodamente en ese artículo que habías considerado regalar porque nunca pensaste que serías capaz de usarlo nuevamente.

2Actitud

Cuando comienzas a comer mejor y te ejercitas más regularmente, encontrarás que te estás sintiendo más positiva acerca de los cambios que estás haciendo.

Tener una actitud positiva juega un rol importante en mantenerte motivada y moviendo hacia adelante.

Sentirte positiva te permite que haga más decisiones que son positivas.

Quizás te interese: 5 pasos sencillos para difuminar perfectamente la sombra de ojos

3Ocupar menos espacio

Antes de que perdiera 50 libras, siempre sentía que ocupaba una cantidad inusual de espacio adonde quiera que fuera.

Bien sea que fuera a una fiesta, a una reunión o a un trabajo, siempre sentía que ocupaba más espacio que nadie más allí.

Una vez que el cuerpo y el peso comienzan a cambiar, de repente el espacio que ocupas parece mucho más pequeño.

Meterte en el carro, meterte en el tren, ir al cine o en avión. Cualquiera de esos lugares puede darnos un sentimiento de que ocupamos demasiado espacio.

Una vez que tu nutrición es saludable y tu actividad diaria incrementa, esos espacios serán visto mágicamente como que son más grandes.

4Participación activa

No sé tú, pero antes de que perdiera peso, ir a cualquier lado con mis amigos o familia estaba determinado por la cantidad de agotamiento involucrado.

El pensamiento de hacer caminatas largas, o que Dios no lo permitiera, escalar algo, era decir un inmediato “no gracias”.

Una vez que empecé a practicar un estilo de vida más saludable y mi cuerpo comenzó a responder, no estaba tan reacia a las cosas nuevas y a ir a sitios nuevos.

Quizás te interese: 5 tips para mejorar tú practica de Pilates en casa

5Comentarios amigables

La mejor parte de cambiar tu estilo de vida a comer de forma saludable y a las actividades diarias son los comentarios que vas a comenzar a recibir de otros.

El que te digan “¡te ves genial!” hace mucho en recordarnos que nuestros esfuerzos bien valen la pena.

Una balanza no puede medir el sentirse bien, y el verse bien no puede ser visto tampoco a través de la balanza.

Hacer cambios positivos en el estilo de vida y conectarnos con la forma como nuestro cuerpo responde a ellos es una forma maravillosa de reforzar los beneficios de comer bien, ejercitarse bien y vivir bien.



Compartir