¿Puedes ganar peso al comer alimentos saludables?

44

“Solamente como alimentos saludables. Entonces ¿por qué no puedo perder peso?

Créelo o no, esta es una de las preguntas más frecuentes que me hacen por correo.

Debido a que la mayoría de personas en estos días saben que deberían estar comiendo bastantes vegetales, proteína magra, carbohidratos no procesados, frutas y grasas saludables.

Ellas saben que deberían minimizar su consumo de azúcar, deben cocinar en casa cuando sea posible, y cambiar su refresco diario por un té verde y agua.

Entonces, cuando las personas comen saludable pero aun así no parecen perder peso, o incluso terminan ganando peso, es entendible que sea muy frustrante.

Entonces, ¿cuál es la clave para no ganar peso con alimentos saludables?

La respuesta es muy simple, pero no es muy agradable: el control de las porciones.

Vigila lo que comes

Si, sabes que necesitas controlar tus porciones cuando comes un pedazo de torta o un tazón de helado.

Pero tal vez no te has dado cuenta de que lo mismo aplica para los granos, grasas saludables e incluso frutas.

Cuando cargas tu plato con buenas cosas como quinoa, aguacate, frutos secos, bayas, yogur griego y avena, lo que tienes que darte cuenta es que no son calorías “libres”.

Quizás te interese: 10 razones por las que tu hermana será siempre tu mejor amiga

No importa que tan saludable sea el alimento para ti, esas calorías igual cuentan, causando que experimentes un límite de pérdida de peso o incluso que aumentes peso.

Y seguro, hay diferentes escuelas de pensamiento sobre las calorías – la escuela tradicional de pensamiento es que cuando comes menos calorías de las que quemas, pierdes peso, y viceversa.

Pero las investigaciones recientes por el Diario de la Asociación Médica Americana sugieren que esta forma de pensamiento está equivocada, y que el cuerpo procesa diferentes tipos de calorías de forma diferente.

Entonces básicamente, cuando estás comiendo una dieta que es bastante baja en carbohidratos e incluye granos mínimamente procesados, vegetales, legumbres, y grasas saludables, puedes en realidad comer más que si estuvieras comiendo una dieta baja en grasa con mínimo de proteína.

Pero eso no significa que incluso si tu dieta es mayormente como la última, no tienes que seguir vigilando tus porciones.

Quizás te interese: Batidos para el desayuno: 5 recetas saludables para perder peso

Entonces, ¿cuánto de alimento saludable deberías comer?

Mientras que obviamente varía basado en tus propias metas personales, aquí hay una regla general a seguir cuando estás tratando de descubrir que tan grandes deben ser tus porciones:

Para mujeres:

  • Proteína magra: aproximadamente del tamaño de tu palma.
  • Carbohidratos: aproximadamente del tamaño de tu palma.
  • Vegetales: aproximadamente dos veces el tamaño de tu palma.

Y eso es todo lo que necesitas recordar cuando se trata de descubrir los tamaños de las porciones.

Por supuesto, puedes ser más técnica al medir los gramos, pero si te apegas a la regla de la palma, estarás bien.

Y esas medidas están basadas en comer unas 4-6 veces al día. Siéntete libre de ajustar lo necesario si comes más o menos que eso.

Con respecto a las frutas, trata de apegarte a unas 2-3 porciones al día – siendo el tamaño de una porción una manzana, naranja o pera medianas, un puñado de bayas, una banana pequeña o mediana, etc.

Cualquier cosa más de eso y podrás estar impidiendo tu potencial de pérdida de peso.

Se consciente de los extras

Aparte de las porciones demasiado grandes o pequeñas, una de las formas más sencillas de hacer que la comida saludable trabaje en tu contra es que tú (o el restaurant donde estés comiendo) le coloques encima.

Quizás te interese: Frutas y vegetales en una dieta para perder peso

Los mayores culpables aquí son los aceites, salsas, queso, margarina y otros.

Obviamente, esto va a ser mucho más sencillo de descubrir si estás comiendo en casa, debido a que cocinar tu propia comida ayuda a saber exactamente que tanto aceite o extras le estas colocando a tu comida.

Si comes bastante en la calle, sin embargo, va a ser un poco más complicado, y aquí es donde tal vez te estés metiendo en problemas.

Por ejemplo, hay un restaurant maravilloso donde a mi esposo y a mí nos encanta ir que tiene una comida fantástica y fresca, asientos al aire libre y un buen vino.

Cuando miras primero su menú, parecen ofrecer varias opciones saludables, incluyendo entradas como broccolini, col rizada horneada, y remolachas asadas.

La mayoría de las personas probablemente ordenan esos platos pensando que están tomando una decisión saludable. Pero no se dan cuenta de que:

  • La col rizada está cubierta en margarina y migajas de pan.
  • El brócoli está sumergido en aceite y queso.
  • Las remolachas tienen por lo menos tres porciones de queso (más de 300 calorías) y probablemente aceite o margarina también.

Solos, esos tres vegetales serían opciones increíbles, bajas en calorías y saludables. Pero con lo que le añaden (que obviamente los hace deliciosos) pueden fácilmente contener más calorías de las que estarías comiendo en una sola comida.

¿Cuál es la lección aquí? Préstale atención no solo a la cantidad que estás comiendo, sino también a lo que le has añadido a tu comida.



Compartir