6 señales que en realidad necesitas perder peso

210

Relacionados:

Seamos sinceras, todas decimos “el tiempo vuela” por una razón.

Incluso si eres una diosa de la organización, el tiempo puede a menudo volar al frente de ti mientras te enfocas en tus hijos, en la lista de cosas por hacer, el trabajo, tu pareja, y si eres afortunada, en buscar un poquito de tiempo para ti.

Cuando nos vemos atrapada en un remolino de ocupaciones, el ejercicio y los hábitos alimenticios saludables pueden algunas veces quedar a un lado.

Si no estás prestándole atención a tu cuerpo, es cuando tu peso puede fácilmente incrementar sin que te des cuenta.

Toma el control nuevamente de tu cuerpo al usar estas 6 señales de que en realidad necesitas perder peso

Quizás te interese: Come estas 5 frutas para obtener una piel hermosa y radiante

Tienes un presentimiento

Normalmente tenemos todas las respuestas si solo prestamos atención.

¿Será la voz de tu cabeza susurrándote? Date cuenta:

  • Mi ropa parece quedarme más apretada.
  • No he ido al gimnasio en mucho tiempo
  • Estoy comiendo mucha comida chatarra últimamente
  • Pienso que salgo a comer muy a menudo
  • ¿Cuándo fue la última vez que me ejercité?

Muchas veces, sabemos que necesitamos perder peso, pero simplemente no queremos admitirlo.

Tenemos que quedarnos quietas lo suficiente como para escuchar lo que nuestra intuición nos está diciendo.

Probablemente ya tienes la respuesta, es solo que es difícil ser honesta cuando no te gusta la respuesta.

Ignorar algo que sabes que necesitas hacer solo contribuye con tu estrés y el agotamiento mental.

Una vez que hagas el cambio de la preocupación a la acción, puedes eliminar el peso emocional y físico.

Tu doctor o tus números te lo dicen

Algunos doctores te lo dirán directamente y no es algo divertido de oír. Si tu doctor no te lo dice, entonces los números dirán la historia.

Si tienes una alta presión en la sangre y un colesterol alto y/o te han dicho que estas al borde de ser diabética, es probablemente tiempo de prestar atención a esos kilos de más.

El exceso de grasa, particularmente la grasa abdominal, puede incrementar tu riesgo de enfermedades al corazón, diabetes tipo 2, y resultar en un colesterol alto y alta presión sanguínea.

Quizás te interese: Como hacerte una manicure francesa en casa

Tu pareja se queja de que roncas

El ronquido alto con sonidos puede ser un síntoma de apnea del sueño, una condición donde tu respiración se detiene repetidamente por 10 segundos o más mientras duermes.

El desorden resulta en una disminución de oxigeno en la sangre, y resulta en un mal sueño por la noche porque te despierta por la noche.

La causa más común de la apnea obstructora del sueño es el exceso de peso y la obesidad, de acuerdo a WebMD.

Si te sientes cansadas la mayoría de los días y te han dicho que roncas alto por las noches, puedes tener apnea del sueño.

Pierde peso y hay una probabilidad de que saltes el especialista del sueño, usar un aparato médico mientras duermes y este desorden tan peligroso.

Tu peso solo sube

¿Ganas peso todo el tiempo durante cada año?

Si miras lo que has pesado en el paso de los años y notas que solo está yendo en una dirección – hacia arriba – es tiempo de ponerle un freno al aumento de peso.

Si subes unos cuantos kilos cada año, debes darte cuenta.

Un par de kilos al año pueden no parecer mucho, pero pueden acumularse con el pasar del tiempo dejándote con mucho más peso que debes eliminar.

Tus articulaciones duelen o molestan

¿Tus rodillas, caderas y espalda te duelen todo el tiempo?

Quizás te interese: Disfruta de los numerosos beneficios de ejercitarte en casa

El exceso de peso pone presión en las articulaciones y puede desgastar el tejido alrededor de ellas causando que las articulaciones duelan y que el movimiento sea incómodo.

Vives en la zona de las excusas

Si te encuentras a ti misma racionalizando muchas de tus decisiones al venderte la noción de que estás muy ocupada y que no tienes tiempo para planificar adecuadamente tus comidas y ejercitarte, puede ser el tiempo de dejar a un lado esas excusas.

Racionalizar tus decisiones es una forma sencilla de hacer que te sientas mejor en el momento, pero no te ayuda a vivir mejor.

Sé totalmente honesta contigo para que te demuestres amor propio.

Descubre si estás usando excusas como una forma fácil de lidiar con el aumento de peso reciente.

Nuestro cuerpo normalmente dice la verdad.

Incluso un poquito de ejercicio hace que quedes sin aliento

¿Te sientes súper agotada con solo una actividad regular o subir las escaleras de tu casa?

Quizás te interese: Comer saludable cuando no te gustan las frutas y vegetales

A medida que ganas peso, tu capacidad respiratoria para la función muscular disminuye, de acuerdo al Instituto Nacional de Salud.

La falta de aliento está asociada con inactividad, una señal de que tu corazón y tus pulmones no están obteniendo el entrenamiento que necesitan para operar óptimamente.



Compartir