Toma la responsabilidad de tu vida y de tu felicidad

149

¿Qué es la responsabilidad personal?

Es tomar el control consciente de tus respuestas a los eventos y a las circunstancias en tu vida.

Eres responsable de ti misma, bien sea que te guste o no. Lo que haces con tu vida y lo que ya has logrado depende de ti.

Mientras que tal vez no seas capaz de controlar todo lo que te sucede, eres responsable de como piensas, actúas y te sientes en respuesta a esas cosas.

La responsabilidad no puede ser dividida. Si le das a alguien más la responsabilidad, te excluyes a ti misma y puedes usarlo como una excusa cuando las cosas se pongan difíciles.

Quizás te interese: Entrenamiento por intervalos a alta intensidad

Tradicionalmente, hemos visto la noción de responsabilidad de una forma negativa, es una cuestión de obligación o de tener tareas que hacer.

Beneficios de aceptar la responsabilidad personal de tu vida

Tal vez no haya algo más impactante que puedas hacer por ti misma que tomar la responsabilidad de tu vida. Hay muchas clases de beneficios de los que te vas a dar cuenta, y mostraré los más importantes aquí.

Libertad

Al aceptar la responsabilidad personal, ganas la libertad de crear tu propia vida, de cualquier forma que lo quieras.

Cuando admites a ti misma que eres solamente responsable de tu vida, inmediatamente reconoces cuanto control tienes en realidad.

Quizás te interese: Ejemplos de entrenamiento por intervalos

Cualquier meta que quieras alcanzar está dentro de tu control, y las circunstancias externas no controlan tu destino.

La responsabilidad personal es también la base del desarrollo personal en general. Al reconocer tu rol en el proceso, te das a ti misma la oportunidad de mejorar.

Confías y respetas a otros

Digamos que cometes un error mientras estás trabajando en un proyecto en el trabajo.

Si admites que te equivocaste, las personas creerán más en ti con respecto a otras cosas que hagas. Tu palabra tiene más significado para otras personas cuando tomas la responsabilidad.

Pero no es una cuestión de confianza. También ganas bastante respeto cuando tomas la responsabilidad por tus acciones.

Si desarrollas una reputación por ser la chica que acepta la responsabilidad de sus acciones, las personas a menudo simplemente ignorarán el hecho de que cometiste un error.

Menos emociones negativas

Hay toda clase de emociones negativas que vienen con el no aceptar la responsabilidad personal.

Cuando culpas a otros, puedes sentir la ira o el resentimiento hacia esa persona. Casi invariablemente te sentirás culpable o avergonzada.

La peor parte acerca de negar la responsabilidad es un sentido en general de debilidad. Cuando sientes que no tienes el control sobre tu vida, puedes fácilmente deprimirte.

Bloqueos para aceptar la responsabilidad personal

Desearía mencionar que es trivialmente fácil empezar a tomar la responsabilidad de tu vida, pero hay bloqueos que debes aprender a reconocer.

Quizás te interese: Los 8 mejores ejercicios para los muslos internos

Cada una de las siguientes es un mecanismo de defensa empleado por tu mente para ayudarte a proteger tu imagen personal.

Culpar a otros

Cuando algo sale mal, inmediatamente buscas a quien echarle la culpa de forma externa.

No es realmente importante de quien sea la culpa, de todas formas. Lo que sucedió, sucedió. La pregunta ahora es: ¿cómo vas a responder a eso?

Desafortunadamente, demasiadas personas caen en la trampa de responder al culpar a alguien más por el problema.

Cambian su propia responsabilidad a otra persona, y juzgan a otra persona por haber fallado.

Cuando culpas a alguien más, le das el control de la situación y tu ego se siente un poquito mejor. Pero incluso si es su culpa, todavía eres la responsable.

Hacer excusas

Hacer excusas es similar a culpar a otros, excepto que involucra culpar la circunstancia en vez de a una persona.

Cuando te estableces nuevas metas, a menudo tienes toda clase de “excusas de respaldo” en caso de que vayas a fallar.

Piensa en esto por un minuto y ciertamente casi notarás una excusa de repuesto para una de tus metas.

Quizás te interese: Entrenamiento por intervalos (HIIT) para principiantes

El éxito o la falla en esa meta están en ti y en nadie más, sin importar de las circunstancias externas. Y al tomar la responsabilidad y reconocer esto, eres más probable a tomar acciones necesarias para tener éxito.

Quejarse

Quejarse es simplemente enfocarse en lo que está mal. Esto hará que las cosas parezcan peor de lo que son, y puede fácilmente distraerte de todas las cosas buenas que están sucediendo en tu vida.

El quejarse puede fácilmente convertirse en un hábito, a tal punto que siempre verás las cosas con el enfoque negativo. Y tu enfoque está en el aspecto negativo de tu situación, en vez de en lo que puedes hacer por cambiarlo.

Mientras más te quejes, más fácil se hace el no tomar la responsabilidad personal.

Hacerse la victima

Cuando culpas a otros, haces excusas, y te quejas lo suficiente, puedes desarrollar la mentalidad de la víctima.

La mentalidad de la víctima es lo opuesto de la responsabilidad personal. De hecho, hacerse la víctima involucra rendirle el control de tu vida a las circunstancias externas.

Compartir